José Luis Alonso de Santos. Escritor, dramaturgo y director teatral.

Etiquetas

, , , , , ,

José Luis Alonso de Santos es hombre de teatro, un creador de extrema lucidez y un faro generoso para su legión de seguidores.

Ha sido director de la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid, director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, y presidente y miembro fundador de la Academia de las Artes Escénicas de España.

Ha transitado por todos los campos escénicos desde interpretación, dirección o producción y es autor de cerca de cincuenta obras, Bajarse al moro, La estanquera de Vallecas, Pares y Nines, La sombra del Tenorio, En el oscuro corazón del bosque,… 

Un optimista que se empeña en meter el mar en una botella. Vacío de ego y convencido de que sus memorias no tienen interés alguno, aún cuando cuenta con cerca de medio centenar de premios como el Premio Nacional de Teatro, Tirso de Molina, Medalla de Oro de Teatro de Valladolid,  Premio Max,  Premio Castilla y León de las de las Letras,…

Aunque toda enumeración de éxitos ensombrece su valía. Su don va más allá. Entre, como diría él. Su don está entre la emoción y la admiración, entre la inteligencia y la sabiduría, entre la generosidad y la educación.

Reconoce haber sido feliz en general, en el instituto, en la universidad, en su infancia e incluso en la cárcel o en la guerra. Confronta con la idea extendida de felicidad que rechaza las situaciones no favorables, que busca la comodidad y la inmediatez. ¿Estas distintas posturas son generacionales, históricas o conviven?

J.L. Alonso de Santos: El tema de la felicidad me temo que es muy escurridizo y muy personal. No sé si soy una persona adecuada para dar normas generales. Yo he vivido una vida hasta ahora bastante feliz, pero la palabra feliz no tiene la misma dimensión en mí que en otras personas. Cada felicidad es personal y lo que a uno le gusta a otro le disgusta. Por ejemplo, yo nunca entro en los bares, no es un sitio cómodo para mí, pero la mayoría de las personas entran en un bar se relajan, disfrutan y lo pasan bien. Bueno, la norma general no coincide con mi norma particular. Yo soy feliz, si hago lo que me gusta. Si hago lo que me disgusta pues soy más desgraciado. Y luego tengo momentos buenos, momentos malos, porque la vida tiene tiempo para todo. Tenemos tiempo para la felicidad y para la desgracia, para la sonrisa y para el llanto, para la alegría y para la meditación. Los días son muy largos y la vida es larga, la de cualquiera, porque un año son 365 días. Hay tiempo para todo.

¿Qué consecuencias tienen?

J.L.A.S.: Si eres más optimista o pesimista, inundas lo que te rodea un poco de tí mismo. Tal vez huímos un poco de las personas más tristes, negativas, por eso hay que tener cuidado porque si no tienes una amabilidad, una cierta simpatía, una cierta emisión de cordialidad te puedes quedar solo y esa soledad te puede producir melancolía, es decir menos felicidad.  Son conceptos muy personales y difíciles de definir.

82400-media

Presentación en Mérida de curso de interpretación de comedia grecolatina (2016)

Para el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, ha dirigido o adaptado seis obras entre 1983 y 2004. La puesta en escena en el teatro romano de la capital extremeña, ¿qué valor añadido tiene para usted como director?

J.L.A.S.: Hacer teatro en un sitio tan especial como el teatro romano de Mérida, tiene siempre el valor añadido para un creador de estar conectando por un lado con mucho público y el público es importantísimo para la comunicación. Cuando tenemos poco público lo justificamos y decimos que escribimos para La Vanguardia y tal… pero todo creador de teatro lo que quiere es publicar para mucho público, es lógico. Por otro lado, es tener un sitio maravilloso, bello, que inunda de sensaciones positivas. Y el tercer grado y para mí el más importante, conecta con la historia del teatro. Están allí las raíces y estás explicándote el fenómeno del teatro dentro de la historia. El teatro es un fenómeno histórico, nace, evoluciona y vive en función de los momentos históricos, pero también tiene la sensación diacrónica del paso de los tiempos, de que cada movimiento viene de otro, cada obra viene de otra, cada actor viene de otro…  y entonces cuando estás en un sitio con esa enorme tradición como el Teatro Romano de Mérida estás un poco representando a todos los que han estado trabajando durante siglos en ese mismo lugar al igual que tú.

Tiene una legión de seguidores, amantes de sus reflexiones, conferencias… de sus palabras. ¿Ha sopesado en alguna ocasión representar un monólogo como obra teatral?

J.L.A.S.: Me gusta la comunicación y me gusta reunirme con personas, hablar, y comunicar mi pensamiento que duda cabe. Siempre relativizando porque las opiniones hay que dejarlas en el tamiz de las circunstancias, de la personalidad, no hay que ser rígido ni riguroso y pensar que lo que para uno es bacía de barbero para otro es el yelmo de mambrino. Hay que tener cuidado con la rigidez de pensamiento, pero sin duda me gusta comunicar mis reflexiones y mis conocimientos de años, trabajando en el teatro alumnos o a compañeros. Otra cosa es representar un monólogo como actor. Yo empecé como actor y lo dejé, o sea que durante toda mi vida no he sido actor. Y ser actor es muy complicado, hay que ser un atleta físicamente hay que estar muy preparado y yo no lo estoy. Mi trabajo es más intelectual, más con la cabeza, con la fantasía, pero un actor es un atleta en todos los sentidos, de la voz, de la comunicación, de la emoción. Un autor normalmente no está preparado. No tiene nada que ver una charla, una reflexión, una conferencia, con una actuación, donde tienes que traspasar el listón de la comunicación del logos pasar a la del pathos y comunicar pasiones, comunicar belleza, en una palabra arte y para comunicar arte sobre el escenario hay que tener una postura artística y eso es muy complicado.

Cervantes nos dice que la meta de la escritura es admirar, suspender, alborozar y entretener. Javier Cercas, en cambio, define al buen escritor como un individuo que dice lo que la gente no quiere escuchar, un tocapelotas, un aguafiestas.  ¿Como concibe Alonso de Santos la escritura?

J.L.A.S.: Sin duda alguna estoy más cerca del humanismo abierto y comprensivo de Cervantes que de la fuerza o el dirigismo de esa respuesta de Cercas. El escritor tiene un poco de todo, pero luego su manantial de agua tiende hacia un lado o hacia otro dependiendo de las cuestas que le rodean. Soy una persona en general amable y no soy la imagen del tocapelotas, el que viene a romper los esquemas no corresponde con mi personalidad, lo cual no significa que me parezca mal que lo hagan otros. Hay muchas líneas de escritura, lo importante es que sean buenas. Hay el escritor agresivo, el que trata de cambiar el mundo, el que trata de ayudar a vivir, el que hace contigo el camino y el que como yo, lo que hace es recibir, por cortesía a la visita que llega a tu umbral y procura atenderle y cuidarle. En resumen, yo sigo los ideales cervantinos y si tuviera que definir lo que me hubiera gustado ser o lo que soy es un escritor humanista.

“(…)  quel desiderio che hanno naturalmente tutti gli uomini di vivere eternalmente; il qual comun desiderio della natura umana esce da un senso comune, nascosto nel fondo dell’umana mente, che gli animi umani sono inmortali; (…)” Giambattista Vico (1668-1744)  ¿Es la obra para el creador su respuesta a la búsqueda de la inmortalidad que refiere G.Vico?

J.L.A.S.: Giambattista Vico es uno de mis escritores favoritos. Soy un gran seguidor suyo, de su ciencia nueva y de los filósofos italianos que le siguen. Sus frases suelen ser muy acertadas, pero dentro del terreno de la razón poética que sentiría luego Zambrano. No usa palabra inmortalidad en el sentido de fama, si no de romper un poco los esquemas de la vida corriente y entrar en otro terreno, el del ingenio o la fantasía en el que los límites incluido el de la mortalidad se borran. Cuando entramos en terrenos desconocidos, no se muere nadie, somos piezas que continuamos las tareas los unos de los otros. La idea de talar el claro en el bosque, que se reúna la comunidad y que cante y que baile y que recite y que descubra las dimensiones de la luna,… estas cosas de Vico son imágenes muy maravillosas. En este sentido, sí estoy de acuerdo con todas sus frases porque soy un gran seguidor de este filósofo.

46 premios o distinciones nacionales, pero si le dieran uno por tirar piedras, siempre estaría insatisfecho por no llegar a la luna que es adonde apunta. Un hombre perfeccionista y buscador de la excelencia seguro que tiene algún reconocimiento, proyecto o sueño que aún no ha cumplido…

J.L.A.S.: Los creadores y es mucho decir esa palabra, los escritores que intentamos dar voz a lo que pide ser sacado del silencio, las personas que estamos indagando en el silencio somos como los científicos que indagan en el misterio de la materia, como los alquimistas. Estamos siempre buscando, nuestro sueño es transformar la piedra filosofal, encontrar los elementos mágicos que hacen a los seres más humanos, más felices, más dignos, más justos… ir un poco hacia el dorado, buscar la plenitud, no solo la excelencia. Encontrar caminos grandes que hagan los seres humanos dioses de sí mismos. Somos a la vez muy pequeños muy poca cosa y a la vez dioses. Y esa palabra mágica “entre”, entre lo que soñamos y lo que somos, entre nuestros deseos y nuestras posibilidades, entre la búsqueda de amor y los pequeños consuelos que conseguimos… entre, entre, entre, ¡ahí está el secreto de lo que buscamos! Los premios y reconocimientos siempre te halagan y te gusta que la gente cuente contigo y que valoren lo que haces, es una respuesta positiva de tu trabajo silencioso, escondido, que muchas veces no tienen nada más que el trabajo por el trabajo y esas recompensas siempre te agradan, pero tienen una pequeña dimensión. Evidentemente un creador, que lo es de verdad, tira piedras a la luna y la luna está tan lejos….

alonsodesantos_versiones2.jpgSegún Aristóteles a los hombres buenos les creemos de modo más pleno y con menos vacilación. Su formación en psicología y su empatía natural (o desarrollada) ¿ha contribuido en su éxito profesional?

J.L.A.S.: Para que te quieran los demás, la primera regla es quererles tú a ellos. Es absurdo querer recibir sin dar. El sentido de la bondad, de la amabilidad, del acercamiento a los demás, de que el otro es tu meta. Crear puentes afectivos y personales hacia los demás. Puentes para que ellos también puedan venir hacia ti. La empatía hacia los demás es un arma de ida y de vuelta, pero también es egoísta porque de lo que das también vas a recibir. Nadie recoge lo que no ha sembrado. Si siembras patatas tendrás patatas… La palabra éxito es discutible, pero si tú vas contra el público, si le agredes o le molestas, si no le ayudas a vivir ¿por qué te va a querer? Yo siempre he amado al público. A todo el público. A los que me entienden, a los que no, a los que me siguen, a los que no me siguen, a los que vienen a oir mi reflexión, mis pequeños brotes de ingenio, mi juego con la vida, que yo les comunico a ellos, porque yo lo hago para ellos. Yo soy un cocinero que cocino para los demás, no para mí mismo, sería absurdo. Entonces procuro ofrecerles en esa comida que les doy todo lo que tengo como me dan ellos a mí lo suyo. Por lo que, claro que influye en la carrera profesional.

¿Quién o quiénes son su actor o actriz fetiche?

J.L.A.S.: Me gustan muchos actores o muchas actrices, en general lo he pasado y lo paso muy bien con ellos. Los actores son finalmente como los toreros, los que torean al toro. Los escritores y directores les ayudamos, les damos textos, dirección, ideas… pero al final, el que está allí con el toro, el que está realizando la obra de arte es el actor. Adoro a los actores, a todos. Decir un nombre me es complicado. Mi actor favorito son todos, sobre todo los que trabajan en mis obras, a esos los quiero más, hagan papeles grandes, pequeños… cuando alguien me dice que ha hecho un papel de mi obra, para mí es como un hermano, un hijo. De entre todos destacaría uno que es mi hijo, Daniel Alonso. Tiene 28 años y es un actor maravilloso. En este momento acaba de estrenar en Estados Unidos, en un teatro de Washington con el papel de Segismundo en La vida es Sueño con un gran éxito. Es un actor fuerte físicamente con una gran voz, con dominio del verso, con talento, con formación… y además es mi hijo, con lo que yo le adoro. Mi actor favorito: Daniel Alonso.

Tipos de humor: absurdo, blanco, crudo, grotesco, hacker, negro, satírico, sarcástico, seco o verde.  ¿El teatro en clave de humor es intemporal o necesita adaptarse al tiempo en el que se representa?

J.L.A.S.: El teatro de humor tiene una serie de reglas intemporales por dónde va el tren, más anchos o estrechos, pero son raíles. Hay unas reglas determinadas y fuera de ahí, no es humor, son tonterías. El problema del teatro cómico es ser capaz de despertar el humor, lo jocoso, lo risible, la euforia o el entusiasmo del público sin decir bobadas. Un chiste en un bar tiene gracia con un grupo de amigos, pero en un teatro no es más que una bobada, porque tiene que tener siempre significación. El humor sin significación sin un sentido más o menos profundo, sin un juego de lenguaje, sin una riqueza de estilo, pues es un chiste en un bar y no tiene gracia. Aparte de esas constantes artísticas universales, como las hay en la música o pintura, cada época tiene su propio lenguaje, su propio tempo y circunstancias. Como decía Gracian, no bastan las sustancias requiérese también de las circunstancias. Éstas hacen que el lenguaje del humor tenga que tener unas claves y un sabor determinados. Por eso tenemos que hacer muchas más adaptaciones de las comedias que de las tragedias. El lenguaje trágico es muy parecido a lo largo del tiempo, el lenguaje cómico o humorístico varía porque está mucho más cerca de la vida de la calle que cambia cada año, cada circunstancia, cada país o cada temporada.

descarga

Representación “En el oscuro coracón del bosque”.

 Necesitamos creer de forma vital que nunca le abandonó el humor, pero… ¿y el amor?

J.L.A.S.: El humor y el amor, esos cuadros míos que se llaman “Cuadros de humor y amor” no por casualidad.  Ambos son unas constantes importantísimas en el teatro, sobre todo el humor en el teatro cómico. El teatro cómico sin humor no es nada, pero sin amor tampoco. El amor es un componente esencial del teatro. Creo que más del 90% de las obras de teatro tiene que ver con el amor. Amor de padre e hijo ” La vida es sueño”, de hermanos “Trampa para pájaros”, de familiares, de suegro y yerna “Creonte y Antígona” y amor de enamorados, amor correspondido no correspondido, amor cortesano, el amor sexual, el amor que se espera, siempre esperamos algo aunque no podamos tener, la duda… todo el terreno amoroso es un terreno fértil, porque el amor es el terreno de los deseos y el teatro se alimenta de deseos.

José Luis Alonso de Santos, ¿qué es la belleza?

J.L.A.S.: La belleza es esa visita que está toda nuestra vida al lado y que tenemos que recibirla, darle la bienvenida y tener cortesía con ella, ponerle los mejores manteles en nuestra mesa, tenemos que sentirla y aceptarla porque si no, no entra en nuestra casa, no pasa nuestro umbral. La belleza no va a acercarse a nosotros si nosotros no nos preparamos para recibirla, es un poco arisca y suele ir solo a los sitios donde es querida, donde es bien recibida. Por eso hay que estar siempre como decía Van Gogh esperando con los ojos abiertos el milagro de la belleza, que está a nuestro alrededor solo tenemos que prepararnos para recibirla, porque no es una visita cualquiera, es nada más y nada menos la visita de la belleza, ese elemento que hace que el mundo sea maravilloso.

Entrevista y redacción:
María José Trinidad Ruiz
http://www.trinidadruiz.com

 

Las cien formas del agua.

Etiquetas

, , , , ,

67158558_2322311651138675_3928767608270094336_n

Fuente de la Jarilla. Alange (Badajoz)

En 1835 Mariano José de Larra escribió sobre Alange refiriendo una de las virtudes del agua que allí había. Por entonces era común que las caballerías al beber de charcas y arroyos, tragaran sanguijuelas que las llevaban a desangrarse; en tales casos, solo con llevar el animal al manantial y beber del agua, los bichos sanguinarios soltaban la presa y dejaban libre al paciente. En una nación donde hay tanta sanguijuela solo es de temer, ironizaba Larra, que no haya en Alange agua bastante para empezar.

El agua, carente de forma, tiene más de cien en este vergel de naranjos que inspiró poesía en Carolina Coronado hace casi ya dos siglos.

El agua cambió la morfología del pueblo y un pantano hizo que allá donde había casas, huertas, un campo de fútbol y un río con pasaderas se convirtiera en una inmensidad azul oscuro en la que muchas historias atracaron en su fondo y otras comenzaron en su superficie.

En una bañera de mármol con agua caliente mitigaba mi madre los dolores de espalda.  Los niños se bañaban durante todo el verano en la única piscina del pueblo, bajo una parra llena de uvas. Infinidad de rincones de un balneario con imágenes cosidas al alma con hilo de aramida.

Al menos cuatro albercas, varios pozos, y por supuesto dos fuentes, sitios de encuentro. Visitantes y lugareños, frente a los mismos manantiales a los que se asomaron nuestros antepasados árabes.

Las bestias bebían en pilones mientras las mujeres lavaban la ropa en un lavadero que encierra tantas leyendas como encanto.

A los pies del castillo, aljibes.

No son las caballerías las que ahora vienen a beber aunque siguen siendo sanguijuelas malditas las que adolecen reencarnadas en las prisas y el desasosiego que produce correr hacia ninguna parte. Hay fantasmas que desangran cual sanguinarios parásitos.

Siempre habrá manos sabias, que dirijan y protejan casi invisibles el camino del que empieza. Y le enseñe que el agua no sirve solo para beber. Que el agua es vida, recuerdos e historias.

Y sentido de pertenencia y orgullo.

 

María José Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

 

 

 

 

La Tamalera.

Etiquetas

, , ,

 

La imagen puede contener: exterior

Obra de Juan Gamino Vivas. Maderas talladas e hierro.

Escucho a un sarcástico humorista contar que para gastar una broma a un amigo, buscó la palabra “imbécil” en google y apareció su propia imagen en la segunda página. El sarcasmo y su gracia para reírse de sí mismo me agrada y mucho.  Ya alguien escribió un libro precisamente de hacer esto: buscar tu nombre en google.

La curiosidad es espesa como una gota de mermelada que cae en la parte superior de tu dedo pulgar. O te la quitas rápidamente o una vez olido su dulzor la disfrutas de lleno.  Efectivamente, yo también hice la búsqueda, 11 M de resultados en 0,42 segundos. Trinidad Ruiz Téllez, reconocida científica extremeña, Jose Trinidad Ruiz, militar y predicador protestante mexicano,… Pero hay una que me inquieta como solo la punzante miseria del ajeno puede hacerlo. De forma vergonzante, pudorosa, mirando de reojo para que no salpique, condescendiente y hasta dulcemente triste. Trinidad Ruiz Mares, La Tamalera.

En 1971, en México, Trinidad sobrevivía en la pobreza y la miseria personal que le acompañó cada uno de sus días.  Se separó de su primer marido con el que tenía tres hijos, porque la despreciaba y le era infiel en su propia casa. Con sus niños tan chicos que cabían todos bajo una manta, su ruina, la desolación y ella misma fue a parar  a casa de otro hombre, un peluquero alcohólico, aficionado al boxeo y lucha libre que la maltrató desde el primer día a ella y a la procesión que traía consigo.

Pablo Díaz Ramírez, le robaba el dinero que cada día la mujer ganaba vendiendo tamales, un enrollado de masa de maíz relleno de carne, vegetales o frutas, con salsas y envueltos en hojas vegetales. Los tamales los preparaba ella misma y los vendía en la calle, bajo los portales a precio de suspiro. El peluquero disponía de cada uno de sus suspiros que convirtió en lamentos y en quejidos.

Quítale a una vida los sueños, las esperanzas, el amor, la salud, la capacidad de socializar, la seguridad de sus hijos, anula su voluntad, machaca su naturaleza y con lo que quede, pídele que siga viviendo.

Trinidad lo hizo en ese mundo instalado e  ignorado en el ostracismo, en la pobreza, en la inmundicia. La locura o un rayo de instinto protector se apoderó de ella y una noche mientras el peluquero dormía lo asesinó con un bate de béisbol, a golpe por cada suspiro. Lo descuartizó y vendió tamales durante toda una semana rellenos de difunto. Las extremidades inferiores las encontraron en un vertedero y fueron precisamente éstas, las piernas, las que llevaron a casa de la tamalera.

La cabeza la hirvió en una olla, aún reconocible cuando llegaron los agentes.

Cuarenta años de cárcel la sacaron del infierno y allí murió sin saber que su desgracia se convirtió en una leyenda con distintas versiones como una bruma negra.

Releo alguna ficha policial y ver mis apellidos en esa historia me hace ver lo efímeros que somos. No nos pertenece ni el nombre. Hubiera podido ser otro, también nosotros, hubiéramos podido ser otros. Si ella hubiera tenido posibilidad de leer mi vida, habría deseado que su risa fuera como el peor de mis llantos, que la hubieran amado tanto como lo han hecho en la más nefasta de mis experiencias, que su cima hubiera sido lo que es mi fondo. Solo somos mientras estamos, lo demás es un nombre que pronuncian otros, que serán los que estén, los que sean. Escribir nuestra propia historia es una responsabilidad no endosable.

Pienso que se podría hacer un libro con mis dos apellidos y los cientos de vidas distintas que encierran, Las Cien vidas de Trinidad Ruiz, pero sobre todo pienso en que jamás comeré tamales.

Suerte con la búsqueda.

“Así que en lugar de enseñar a Chizalum a agradar, enséñale a ser sincera. Y amable. Y valiente. Anímala a decir lo que piensa, a decir lo que opina en realidad, a decir la verdad. Y luego alábala cuando lo haga. (…) Demuéstrale que no necesita gustarle a todo el mundo” Chimamanda Ngozi. Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo.

María José Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

Entrevista a Guillermo Fernández Vara. Candidato a la presidencia de la Junta de Extremadura.

Etiquetas

, , ,

116486_vara3

Guillermo Fernández Vara. Entrevista publicada en Región Digital.

Guillermo Fernández Vara es médico forense, profesor, actual presidente de la Junta de Extremadura y candidato para renovar su cargo representando al PSOE.

Es padre, bloggero y pudoroso, cualidad que tal vez le hace ser lacónico en situaciones comprometidas.

Su profesión de médico forense le ha hecho conocedor de desenlaces y situaciones íntimas, de las que marcan los pensamientos de por vida. Y es un hombre que se emociona cuando mi pregunta evoca a su hijo o a sus padres y un hombre que se emociona bien merece leerle.

Juan Carlos Rodríguez Ibarra ha sido su mentor político. Y en su vida personal ¿Quién ha sido su mayor referencia?

Básicamente mi padre y luego he tenido personas que tienen que ver con distintas fases de la vida, probablemente, Don Casimiro que fue mi maestro cuando era pequeño, Don Manuel Montanero que fue profesor de matemáticas que tuve en el colegio y Don Armando Romano que fue un catedrático que tuve en la universidad.116490_20190523-145539

 Es una frase suya “La medicina forense es una especialidad que está entre la vida y la muerte; la locura y la cordura» En el mundo de la política, como es su caso, muchos dirigentes tienen una formación transversal. Usted, que es médico forense, ¿qué valor diferenciador le ha aportado esta profesión, en el campo político?

Me ha permitido saber que hay que perder siempre algo de tiempo en hacer buenos diagnósticos. En la política lo más importante de todo es hacer buenos diagnósticos. Que la honestidad no es solo no llevarte dinero, la honestidad es también ser capaz no tomar decisiones sin un análisis crítico y estudio previo. La política no puede ser ocurrencias, hacer unas cosas para tapar otras, tiene que ser muy honesta intelectualmente hablando y eso me lo ha aportado la condición de médico. Y por otra parte, le doy mucha importancia a la historia, en algún momento he dicho que debía ser obligatorio pasar un examen de historia para poder ser diputado, porque los pueblos que no saben de donde vienen acaban no sabiendo muy bien adonde van.

¿El mejor consejo que alguien le ha dado?

La política es la vida.  He intentado rodearme siempre de buenas personas, rodearme de buena gente que me ayuden.

 Estar en un recinto en el que 8000 personas o más coreen su nombre, rodeado de gente que le admira y sentir que tal vez esté acariciando otra futura victoria, debe ser una situación que genere emociones muy densas y que disparen la adrenalina. ¿Realiza usted algún ritual mental o tiene un mantra personal que sea una toma a tierra y le ayude a no perder el horizonte que le ha llevado a estar en política?

Soy una persona muy pudorosa y esas situaciones me producen un enorme pudor, lo reconozco. Lo que hago es intentar disfrutarlas, mirarles las caras y sentirme parte de un proyecto, que al final es lo que se trata. Tú eres ellos y eso te otorga una enorme responsabilidad. Cuando sales de un acto de esos tienen un lado de alegría y otro de una enorme responsabilidad.

 Hay preguntas que hacen nudos en la garganta. Usted nos felicitó el nuevo año 2018 con una de ellas en su blog. ¿Cuál de éstas dos añora más?  ¿Eres tú, papá? o ¿Eres tú, hijo?

Pues sí, así es, cuando las circunstancias cambias es cuando uno le da valor de ese sonido de tu padre o de tu hijo llamándote. Mi hijo me llama todos los días, para preguntarme por la campaña y probablemente sea lo que más me anima y lo que más me ayuda, saber que aunque esté lejos de aquí sigue pendiente de mí y sigue ese hilo conductor entre nosotros.

 ¿Cuáles cree que son las cualidades o destrezas personales que tienen en común los grandes líderes mundiales?

A la gente grande de verdad, que yo he conocido, cuanto más grande, más sencillo. El que no es sencillo no puede ser nunca grande aunque lo parezca, como esa gente que se rodea del boato y se cree grande… Cuanta más grandeza más sencillez, y así ha sido con toda la gente grande que he conocido, que han tenido en sus comportamientos personales una gran sencillez.

 Es imprescindible que el ponente haga suyo el discurso político, pero ¿hasta qué punto el partido hace suyo al ponente, sin que éste pierda autenticidad?116489_vara5

Las dos cosas son necesarias. También depende de qué partido. El nuestro tiene 140 años de historia, es un partido reconocible. Hace poco un periodista me dijo que el PSOE ha recuperado su mejor versión, porque un partido a lo largo de la historia tiene sus momentos. Somos un partido reconocible, muy identificable y eso es un valor para nosotros. Es un voto refugio, un voto confianza, un voto seguridad, el PSOE no es un experimento, el PSOE es la experiencia.

 ¿Cuál es el logro personal, fuera del ámbito político del que se siente más orgulloso?

Haber creado junto con mi mujer una familia y haberles transmitido a nuestros hijos los valores que nos habían transmitido nuestros padres.

 Le gusta la gastronomía extremeña… Díganos un plato típico que nos recomiende y dónde comerlo.

El cocido extremeño y en el restaurante El Alfarero, en Mérida.

Para finalizar…. ¿qué le dice a un votante extremeño para que confíe de nuevo en Guillermo Vara como el próximo Presidente de la Junta de Extremadura?

En la vida somos lo que hacemos para cambiar lo que somos. La vida es un constante cambio para mejorar y avanzar y yo le ofrezco que lo hagamos juntos. No uno delante y otro detrás, si no juntos y que trabajemos para que su vida, y también la de los que le rodean sea un proyecto de fidelidad.

Entrevista a Cayetano Polo. Candidato a la Presidencia de la Junta de Extremadura.

Etiquetas

, , ,

116441_polo5

Cayetano Polo. Entrevista publicada en Región Digital.

Cayetano Polo Naharro es Ingeniero de Montes y Experto en Coach Ejecutivo. También ha trabajado como Profesor Colaborador en escuelas de negocios y es el candidato a la Presidencia de la Junta de Extremadura representando a Ciudadanos.

Habla con pasión de montes y de parques, independientemente de que la grabadora ya esté apagada y es entonces cuando mira el reloj y recuerda que tiene prisa porque ha de recoger a su hijo de cinco años. Que un hombre, político y en plena campaña haga ese inciso, te reconcilia con el mundo. La política tiene grandes historias, pero son las personas las que tienen las mejores.

Se incorporó a la política cuando tenía cuarenta años. No haber tenido contacto con el mundo político anteriormente, ¿en qué medida ha sido positivo en estos seis años?

 Frescura. Me ha aportado traer a la política una visión absolutamente diferente a la de los políticos al uso y eso te permite no traer mochilas que puedan pesar en la espalda a la hora de tomar decisiones y creo que eso es muy positivo para los ciudadanos y para la labor de los políticos. Necesitamos que la sociedad civil se incorpore al ámbito de la decisión política con mucha más frecuencia de la que sucede hasta ahora.

¿Qué líder internacional, actual o no, tiene siempre en mente como modelo a seguir?

Igual te sorprende, pero no tengo ninguno. No tengo a nadie como referente, me gustan determinados personajes de la historia o de la actualidad, pero ninguno es un referente concreto para mí.116439_polo1

¿Cree que el mundo de la política con el paso del tiempo acaba mermando la empatía y autenticidad de las personas que se dedican a ella, en pro del interés por el partido?

Las personas que se acaban convirtiendo en profesionales de la política corren el serio riesgo de dejar de tener los pies en el suelo y de dejar de tener contacto con la gente y de percibir sus problemas de una manera más cercana. En política hay que estar el tiempo justo y necesario para aportar lo que trae de su experiencia profesional y marcharse cuanto antes para evitar caer en la tentación de convertirse en una ficha más del sistema que deja de resolver los problemas de los ciudadanos. Creo que en esto hay que estar poco tiempo.

Está usted especializado en proyectos de internacionalización con América Latina. Muchas empresas extremeñas están apostando fuerte por la exportación, ¿qué consejo les daría?

Que hagan un esfuerzo, que ya lo hacen teniendo que salir de Extremadura y más que un consejo les pediría que sean embajadores de nuestra tierra allá donde vayan. Para mí son un ejemplo de que en Extremadura podemos hacer grandes cosas, que tenemos emprendedores que son ejemplos para generaciones más jóvenes y les pediría que no dejaran nunca de pensar en nuestra tierra y que jamás se vayan de aquí, por difícil que se lo haya puesto la administración, que se lo ponen muy difícil, que sigan apostando por Extremadura  para seguir exportando desde esta tierra.

Ha realizado talleres para coach, liderazgo o desarrollo de habilidades directivas, entre otros. ¿Qué parte del éxito de un discurso pertenece al contenido, qué parte al ponente y qué parte a la devoción de los oyentes?

El éxito está en la confianza que sea capaz de generar quien emite el discurso. El éxito está en ser natural, en ser auténtico, en no dejarte nada dentro, que cuando hables digas la verdad, que hables de tus valores. No hay otro éxito que el de la confianza, si eres capaz de generar confianza tienes el éxito asegurado y eso solo se consigue siendo auténtico. No hay más secreto, hable de lo que hables, quien te escucha se queda con las sensaciones que le transmite quien habla.

¿Qué es lo que nunca permitiría en su partido político, aunque supusiera ir en contra del mismo?

Que se convierta en PP o PSOE. Si estoy en Ciudadanos es precisamente para luchar contra lo que se han convertido estos dos partidos, que son más estructuras de colocación y de como mantener a los que viven de ellos y se han olvidado del verdadero objetivo que es servir al ciudadano. Estamos en política para hacer la vida más fácil a quién lo necesita. En el caso de ellos, se han convertido en partidos que tienen un serio problema en colocar a los suyos. Cuando se vienen abajo y se hunden tienen serios problemas en mantener su estructura. Espero y creo que a Ciudadanos no le pase nunca eso. Eso es lo que no permitiría nunca que sucediese en mi partido.116438_polo

Ha publicado tres libros en el año 2014 y otro junto con otros dos autores en el 2015, sobre contaminación, medio ambiente y gestión. ¿Somos los extremeños conscientes del valor ecológico de nuestra tierra?

Creo que sí, los extremeños sabemos de los recursos naturales de los que disponemos. Pero no solo eso, los extremeños somos los auténticos protagonistas de los recursos naturales que tenemos. Si hoy disfrutamos de los recursos naturales existentes es gracias al uso que se ha hecho del monte por parte de nuestros abuelos y por parte de nuestros padres. Ellos son los que nos han legado el ecosistema en el que vivimos y los extremeños lo apreciamos porque somos los protagonistas de tener lo que tenemos. El problema surge cuando desde la administración se ponen obstáculos a eso que se venimos haciendo desde siglos en nuestros montes. En nuestros pueblos la gente se queja de que no les dejan hacer uso del monte, como hacían. Se quejan de que para un desbroce o una poda hay que hacer un montón de papeleo. Se les dice como tienen que realizar esos trabajos desde un despacho en Mérida. No podemos caer en el extremo de hiper regular para proteger el ambiente porque conseguimos el efecto contrario. Nuestros montes están más abandonados hoy que hace cincuenta años y los incendios son de mayor generación y eso pasa por una mala gestión de los montes. Nuestros montes más maduros y bellos son aquellos en los que el hombre ha actuado.

¿Hay forma de conciliar familia y trabajo en campaña electoral?

Durante la campaña electoral no hay manera ni ir al súper a comprar unos yogures. No sé ni lo que me pongo cada mañana cuando me levanto. No sé si tengo ropa sucia o limpia y cuando llego por la noche a las 11,30 no sé que comer porque no tengo nada en la nevera. La campaña es absolutamente absorbente y es imposible conciliar.

Por cuál de nuestros parques naturales de Extremadura siente debilidad y por qué.

Por el parque natural de Monfragüe y porque está ligado a mi infancia que está unida a Serradilla que es el pueblo de mi madre. Desde que tengo uso de razón he pisado cada verano el parque y he corrido por allí. Esta pregunta para mi es fácil. Otra parte de mi corazón, la tengo en la Sierra de Gata y en Descargamaría donde he pasado muchos veranos de campamento con el Padre Pacífico.

Para finalizar…. ¿qué le dice a un votante extremeño para que confíe en Cayetano Polo como el próximo Presidente de la Junta de Extremadura?

Que me comprometo a decirle siempre la verdad y que me comprometo a devolverle la ilusión. Que Extremadura no está muerta por más que lo hayan intentado el Sr. Vara y el Sr. Monago. Extremadura no la han matado. Extremadura tiene futuro, hemos sido capaces de levantar muchos proyectos y muchas tierras en otras partes y ahora nos toca levantar la nuestra. Nuestro compromiso es decirles siempre la verdad.  Mi obsesión es que mi hijo no se tenga que ir de aquí dentro de veinte años porque no haya trabajo. Ni mi hijo ni el hijo de ninguno de los extremeños tiene que sufrir esas circunstancias y por eso estamos luchando en este proyecto.

 

 

 

Entrevista a Jose Antonio Monago. Candidato a la presidencia de la Junta de Extremadura.

Etiquetas

, , ,

116418_monago4

Jose Antonio Monago. Entrevista publicada en Región Digital.

Jose Antonio Monago Terraza, es Doctor en Derecho, cursó estudios de formación del profesorado en la especialidad de Ciencias Humanas y Criminología y es Jefe de sección del cuerpo de bomberos de Badajoz en excedencia.

Así mismo, es candidato a la presidencia de la Junta de Extremadura representando al Partido Popular.

Formó parte del rescate en el incendio de los Almacenes Arias de Madrid, y conserva el casco de bomberos con su nombre, Monago Jr. (porque su hermano era también bombero) en su despacho. Un casco antiguo, que me enseña y explica cada parte del mismo, mientras recuerda que en aquel incendio fallecieron diez de sus compañeros. Probablemente, el único momento de la entrevista que baja la mirada.

Lidera el PP de Extremadura desde 2008 y estuvo el frente del Ejecutivo Regional desde el 2011 al 2015. Ahora vuelve a ser candidato a la Presidencia de la Junta de Extremadura, al frente de la candidatura popular extremeña.

Tiene raíces extendidas por toda la región, … su madre era de Hornachos, aunque se crió en Cordobilla de Lácara, su padre de Guareña, usted nació en Quintana de la Serena y vivió en Badajoz. El mundo rural forma gran parte de su vida. ¿Qué es lo que recuerda con más cariño de esa infancia?

Tengo muy pocos recuerdos de Quintana porque era muy pequeño, recuerdo a mis padrinos, levemente, pero sobre todo recuerdo la infancia en Badajoz, en el barrio de Pardaleras, jugando cerca de la muralla, era un descampado, me acuerdo de pequeño tirando piedras, ahora se tiran otras cosas en las redes sociales, o jugando a los bolindres, ese era nuestro mundo que también era campo, aunque fuera ciudad.

116417_monago3

Ha ejercido de bombero y ha fundado la ONG SOS Extremadura, formada junto con otros cinco compañeros, dedicada al rescate en desastres naturales con la que han participado en los terremotos de Argelia y de Marruecos. ¿En qué medida ha plasmado el valor humano que supone la solidaridad al terreno de las ideas que es la política?

Al final es lo mismo, supone superar adversidades en el momento de mucha dificultad, salvando las distancias. Me sirvió de mucho esa profesión, de la que estoy en excedencia ahora mismo, porque supone también un servicio público. En ocasiones uno va más allá de sus obligaciones y en la política también, en ocasiones va más allá de sus obligaciones. Mientras algunos quieren que se fiche en el trabajo, los políticos nunca fichamos en el trabajo porque si ficháramos, muchos romperíamos las máquinas de fichar. Y esos son los mitos de la política que hay a veces fuera y pocos conocen lo que supone de servicio público. Me sirvió el sacrificio, la profesión de bombero y lo que es ser voluntario, cooperante y la política también exige mucho sacrificio y ese es el precio que tienes que pagar, si no te debes dedicar a otra cosa.

 Es un gran lector, y entre los géneros que le gustan están las biografías de políticos de todo el mundo, desde Obama, Cameron, Gordon Brown, … ¿Cuáles son las cualidades o destrezas personales que tienen en común los grandes líderes mundiales?

La constancia. Al final nada es fruto de la casualidad, todo es fruto de la constancia. De la suerte en ocasiones, pero solo si te pilla trabajando. Todos tienen largas trayectorias de servicio público y de mucho esfuerzo, nada es gratuito, esto es como los juegos olímpicos, nadie tiene medalla olímpica si no tiene una gran trayectoria detrás.  Es verdad que queda la purpurina en ocasiones y queda el estereotipo, pero es como el gran cantante que llena estadios y aparentemente no se cuida pero son gente que se cuidan mucho, hacen mucho deporte para mantener respiración durante horas, etc. Todas estas biografías de los grandes líderes mundiales son gente que se marcaron objetivos y que los han perseguido con constancia. Son vidas todas, cada uno en su orden apasionantes.

 Entre los deportes que practica o ha practicado, destacaría, enduro, submarinismo y ala delta. A alguien tan inquieto como es usted, ¿qué le ha puesto más obstáculos, el paso del tiempo o las responsabilidades?

El paso del tiempo no, el paso del tiempo te da experiencia y eso es bueno, y te enseña y te forja, y las cicatrices te van haciendo más resistente. La responsabilidad siempre es un reto, pero nunca me ha dado miedo ninguna de las responsabilidades que he tenido y las he asumido con tensión baja, que es la que tengo, …

En los discursos, ¿qué parte del triunfo del mismo es mérito del contenido, qué parte corresponde a el carisma del ponente y qué parte a la devoción de los oyentes?

Cuando haces un discurso tienes que comunicar tu verdad y cada uno la comunica a su estilo. Es verdad que a mi me gusta mucho el chascarrillo y la broma y hay quienes me lo han criticado en la prensa, pero no voy a ser como esos que me critican que son unos siesos desde que se levantan hasta que se acuestan. Cada uno es como es, con sus matices, lo cual no está reñido, el sentido del humor con la profundidad de lo que dices, pero en ocasiones acompaña más una broma y ayuda a comunicar el mensaje. La clave está en el mensaje y el canal forma parte de la personalidad de cada uno.

116416_monago2

Tiene una larga trayectoria profesional, en la que cada palabra que dice en público está expuesta a ser escrutada, incluso a veces sucesos de su vida privada. ¿Cómo ha gestionado personalmente la capacidad de resiliencia, para mantenerse de una forma saludable mentalmente?

Como las hemorroides, en silencio. Hay veces que te llueven chuzos y te puedes revelar o asumirlo. Tú sabes tu verdad y en ocasiones tienes la tentación de escribirla, pero creo que cuando prescriban alguna de las cosas que vea, voy a decir algo de algunas personas. No soy una persona resentida y no quiero hacerle daño a nadie ahora, pero antes de irme si voy a decir algunas cosas, las quedaré escritas para que la historia de uno no la escriban quienes le odian y sus enemigos y al menos quede un depósito mío. Porque no todo lo que se ha publicado es verdad en ningún orden de la vida y desgraciadamente la auténtica historia no se conoce porque el protagonista no la escribió. En muchas ocasiones por humildad, porque no tengo un sentido de la trascendencia, … Me da igual como me recuerden cuando ya no esté, no tengo ese sentido de la trascendencia, pero es verdad que hay muchos personajillos que han escrito sobre mí mismo sin yo haberlo hecho y creo que tengo ese derecho, pero cuando yo decida.

 Una de sus pasiones es la fotografía.  Aptitudes para ser un buen fotógrafo: Visión y curiosidad, creatividad e imaginación, pasión, sensibilidad, recursos, habilidades comunicativas y poseer un estilo propio. ¿Se siente definido? ¿En cuál más? ¿En cuál menos?116415_monago1

Para hacer fotografía, aparte de la técnica, lo que tiene que tener es pasión con lo que haces. La pasión se nota. Fotógrafos buenos hay muchos, pero grandes fotógrafos hay pocos.  No es una cuestión de técnica, hay gente que lo hace con pocos recursos y son unos grandes maestros. Esa chispa, es un don. El enfoque, el ángulo, el momento, hay que perseverar y trabajar mucho también. Hay demasiado teleobjetivo, robado, … hay que arrimarse, hacer fotos de cerca y ponerle mucho corazón. La técnica no es problema, eso siempre hay gente que lo puede desarrollar.

¿Cuál es el logro personal, fuera del ámbito político del que se siente más orgulloso?

Nunca se pueden bajar los brazos, siempre quedan muchos retos por delante. Pero el mejor logro personal es la familia, que al final son las personas que nunca te fallan, que te quieren, tu mujer, tus hijos, …  lo demás es albañilería, son obras, lo hace cualquiera, pero tu familia es tu espacio, tu refugio, donde siempre encuentras acomodo cuando tienes problemas.

 Cuando le nombraron presidente de la Junta de Extremadura en 2011, afirmaba que una de las cosas más tediosas era la agenda que le programaban, que otros manejaran su tiempo. ¿Se ha llegado a acostumbrar a ello o ha tomado medidas personales para sobrellevar las vertiginosas agendas de campañas políticas?

Me revela muchas veces, porque es verdad que hay muchas obligaciones y eso de mirar la agenda a un mes vista y que tengas cosas puestas, … no tienes control de tu vida. Lo más valioso de una persona es su tiempo, y nosotros lamentablemente no tenemos mucho tiempo para nosotros. Estamos todo el día viajando por Extremadura y vemos enclaves que son maravillosos y le digo a mi equipo que cuando podamos disfrutarlo ya estamos con el Sintrom, ya se nos pasó el tiempo. Vamos siempre de paso a todos sitios y por eso yo envidio a quién tiene tiempo que no significa que tenga dinero. Los guardas de Monfragüe, de los cuales algunos son amigos míos, tienen tiempo, trabajan allí, pero tienen su tiempo y eso es una bendición. ¿Para qué quieres el dinero o un avión privado si no tienes tiempo para disfrutarlos? El tiempo es lo más valioso que hay.

Para finalizar…. ¿qué le dice a un votante extremeño para que confíe en José Antonio Monago como el próximo Presidente de la Junta de Extremadura?

En una cosa no le vamos a fallar y es en el amor por Extremadura. El cariño, la dedicación y el trabajo por esta tierra con nuestros aciertos y con nuestros errores, que todo el mundo se equivoca, pero en ese patriotismo extremeño que no quiere decir nacionalismo, siempre nos vamos a encontrar y creo que eso lo reconocen buena parte de los extremeños. Yo me siento muy extremeño, nací aquí al igual que toda mi familia, y uno tiene que ser consecuente e intentar devolverle a la tierra lo que le ha dado a él, a sus padres y a tanta gente. Y eso no quiere que uno sea ni patriotero ni nacionalista porque me encuentro cómodo en todos sitios, pero hay que saber vender lo propio.

Entrevista y redacción:

María José Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

 

Entrevista a Irene de Miguel. Candidata a la presidencia de la Junta de Extremadura.

Etiquetas

, , , , , , ,

irene1

Irene de Miguel. Entrevista publicada en Región Digital.

Irene de Miguel, ingeniera agrónoma, máster en agricultura ecológica, emprendedora en Las Villuercas y madre de familia numerosa en un matriarcado capitaneado por su suegra y su madre. Tiene un huerto propio en el que elabora conservas, una visión positiva de la vida y un concepto profundo y espiritual de los rincones extremeños menos transitados.

Junto con todo, también es candidata a la Presidencia de la Junta de Extremadura, representando al partido político Unidas Podemos, pero es su parte más personal la que me lleva a conocerla.

Su relación con Extremadura comienza hace ya 9 años, en Navatrasierra, las Villuercas, con el inicio de un proyecto de cultivos tradicionales en concreto variedades de frutales antiguas. ¿En qué consiste esta práctica?

IRENE DE MIGUEL. Yo vine a trabajar en la mancomunidad en Las Villuercas-Ibores-Jara, en un proyecto que se llamaba ciudades saludables y sostenibles de civilización ambiental. Un proyecto interesante para gente joven, colegios, asociaciones de mujeres, un proyecto global que se centra en la salud y medioambiente, basado en la recuperación de variedades antiguas de frutales. Desde los años 70, la revolución verde, hemos ido hacia una especificación en las variedades que han avanzado mucho y hace que las frutas lleguen a los mercados en buenas  condiciones pero con pérdidas organolépticas de sabor o de olor y con ello  hay muchas variedades que se han quedado por el camino, variedades antiguas cultivadas de generación en generación con muchísimo potencial para el mercado de cercanía, y en lo que hemos trabajado es en la recuperación de estas variedades hablando con la gente mayor que tenía frutales en sus huertas plantados por sus abuelos o bisabuelos,  por lo que va unido a la recuperación del conocimiento campesino que también se ha ido perdiendo.

Hemos hecho demasiado caso a las industrias de agroquímicos y hemos dejado de lado el conocimiento empírico que venía de la gente del campo que se adaptaba a su entorno y con esos recursos producían alimentos saludables y de alta calidad. Ese conocimiento también va asociado a estas variedades y queríamos recuperarlo porque consideramos que es un patrimonio natural-cultural de incalculable valor al que no se le está prestando demasiado valor y el día de mañana cuando estas personas desaparezcan se nos va con ellos un conocimiento difícil de recuperar. Es un trabajo muy bonito porque también se les da un recuerdo de la infancia a mucha gente, que les retrotrae a un momento de felicidad y variedades con sabor y olor incomparables.

¿Qué puede hacer el consumidor a nivel individual para poner su granito de arena en los procesos de sostenibilidad de la agricultura? ¿Supone esto un gasto mayor en su bolsillo?

I.M: Es muy importante la concienciación de los consumidores para el cambio de paradigma que necesitamos. Planteamos en esta legislatura y ha sido para mi una de las leyes más importantes planteadas, aunque no haya seguido adelante, la ley de Compra Pública Alimentaria. No era una ley donde instáramos exclusivamente al ejecutivo a que potenciáramos más los productos extremeños en comedores de restauración colectiva, si no también un cambio hacia mayor concienciación del consumidor.

Los productos mejores son los que producimos aquí y eso contribuye a mitigar cambio climático, a rentabilizar nuestra producciones agrarias, a luchar contra la despoblación, a fijar población en el medio rural, a tener menús más saludables,… Creo que todo va unido y que las políticas alimentarias son muy potentes para transformar las realidades. Planteamos que la administración fuera el escaparate de nuestros productos y concienciar así al consumidor, generando un sentimiento patrio extremeño que lleve a consumir primero lo de aquí.

Considero que a veces calculamos mal lo que es caro o barato. Los alimentos tienen que ser asequibles a todos los bolsillos, la agricultura ecológica es un error haberse vendido como un producto gourmet, todos deberíamos consumir productos ecológicos más saludables y es hacia ahí donde debería ir la agricultura. Traer unas gambas de Nueva Zelanda serán más baratas que las de aquí cerca, pero el coste medioambiental lo vamos a pagar a largo plazo. Es muy importante el etiquetado, saber la procedencia de cada alimento, para poder elegir el producto. El acto político más potente que tenemos es nuestro carro de la compra y yo me lo tomo en serio.

¿Qué habilidades o destrezas cree que su formación como ingeniera agrónoma te ha aportado para la política como valor diferenciador?

I.M: Al principio me sentía un poco marciana, porque yo venía de otro ambiente totalmente distinto que es la agroecología y trabajaba hacia la soberanía alimentaria, pero creo que ha contribuido porque el discurso que yo he llevado en la asamblea, no sé, si se había oído antes, pero mucha gente me ha agradecido algunos de los planteamientos, porque creo que eran novedosos.  Traer aire fresco a las instituciones es positivo y que venga gente de la calle es muy positivo, porque hemos demostrado que gente corriente como yo, puede hacer política y hacerlo bien. Hemos demostrado solvencia, trabajo y seriedad, y somos gente normal. Yo nunca en mi vida había pensado dedicarme a la política, ni había participado en ningún partido político. Esto me hace reflexionar sobre lo importante qué es que venga gente de la calle con experiencias vitales distintas. La gente que se ha dedicado a la política y más admiro, no habían estudiado políticas y eran trabajadores, Pepe Mújica o Morales eran gente de la calle y creo que eso es lo que necesita la política, gente que realmente represente las demandas de la gente corriente.

El término sostenibilidad se ha usado de forma indiscriminada hasta sufrir el riesgo de convertirse en una palabra “ameba” o “tóxica” vacía de sentido y a veces incluso en ámbitos turísticos provocando reticencias.  ¿Cree que puede pasar igual con el término feminismo?

I.M: Ya está pasando de alguna manera. Nos plantean desde algunos partidos que hay que ponerle apellido al feminismo, como por ejemplo feminismo liberal. Yo creo que el feminismo está por encima de los partidos políticos y eso es positivo. Nos ha pasado a todos por encima el movimiento feminista y eso es muy positivo, que esté alejado, que sea apartidista y así no se vea cooptado por ningún partido ni ideología.

El feminismo, nos está planteando que este sistema no vale, que hay que reformular todo y que hay que empezar a pensar que lo primero no son los mercados, que lo primero son las personas y eso plantea políticas muy distintas a las que tenemos hoy en día y muy profundas. Tenemos que trabajar menos, porque nuestros horarios laborarles tienen que permitir poder tener tiempo no solo para tu familia, si no para ir a comprar al mercado. Tenemos que plantearnos que los cuidados, que es algo indispensable en la vida, que tanto cuando somos bebés o cuando somos mayores, vamos a necesitar, debería ser protegido, cuidado y casi blindado; y eso tiene que ver con que las mujeres y hombres que trabajen en cuidados cobren un sueldo digno y que puedan tener acceso a ese cuidado quien lo necesite. La dependencia debe ser un servicio público fundamental. Necesitamos tener vidas dignas de ser vividas.

Irene, en su lenguaje hay palabras que no están dentro de los discursos políticos habituales, “trabajar con fuerzas hermanas”, “tengo buenas personas a mi lado”, “un país que nos cuide”,… ¿Cree que el mundo de la política con el paso del tiempo acaba mermando la empatía y autenticidad de las personas que se dedican a ella, en la búsqueda del interés por el partido?irene2

I.M: Totalmente, por eso aquí hay que estar de paso. Aquí uno no se puede agarrar. Ocho años máximo, creo que es una buena etapa de tu vida y asumo que cuando llegas de nuevas necesita un tiempo para cogerle el truco y empezar a ser efectivo y trabajar a gusto, sin miedo, sin falta de seguridad,… A mí me ha pasado, al principio tenía muchísima falta de seguridad en lo que estaba haciendo y muchísimo miedo a meter la pata, a decir cosas que no debía,… nunca había tenido tantos focos encima de mí, por lo que creo que es lógico. Es verdad que una necesita un tiempo, pero después va rodado.

Pero llega un momento que te das cuenta de que necesitas tomar distancia, para poder volver a la raíz de por qué entraste a la institución, entender que esto es un servicio público y no una forma de vida. Donde yo más he aprendido es trabajando con la gente de los pueblos o en el campo que me ha enseñado mucho más de lo que me ha podido enseñar el parlamento. No pongo la mano en el fuego por nadie y puede ser fácil acabar perdiendo el norte. Tengo gente muy valiosa cerca con espíritu absoluto de servicio público, pero es positivo que tengamos mecanismos por si viene alguna persona que no tenga esa conciencia, evitar que se aproveche de forma personal. Si no has desarrollado todo lo que te hubiera gustado, puedes irte, trabajar en otra cosa y luego volver.

¿Para ti la lectura es una forma de evadirte o donde buscas el crecimiento personal o profesional?

I.M: Pues no puedo leer mucho ahora, pero he sido una lectora voraz. Mi madre ha sido profesora de lengua y literatura, por lo que lo he vivido de pequeña, he leído muchísimo y ahora me da mucha rabia no tener tiempo para poder leer novela negra que me encanta. Ahora leo todas las noches pero cuentos infantiles y he de decir que hay cuentos infantiles muy buenos. El nivel de la literatura infantil me sorprende. Tengo una pila de libros en la mesilla, que ahora no abro, no tengo tiempo.

Ser familia numerosa hoy en día, ya es tener una visión positiva del mundo.  Pero… ¿en qué medida han contribuido a que sea una experiencia gratificante en su caso esos superhéroes del siglo en el que vivimos que son los abuelos?

 I.M: En toda. Tengo una tribu en casa. Nosotros estamos criando en tribu, y de otra forma sería inviable. Mi casa es un matriarcado con mi suegra y mi madre que son mis pilares. Son las que nos cuidan a todos, no solo a mis niños.

Por desgracia no todo el mundo tiene la suerte que tengo yo, y me siento una afortunada por poder contar con ellas, porque el sistema que tenemos no permite que podamos conciliar. La política tampoco está pensada para conciliar. Está muy bien que las mujeres demos un paso adelante, pero además de encabezar hay que cambiar las formas de hacer política, horarios más ajustados, horarios de reuniones,… pero ahora en campaña es inviable. Si debo dar un mitin debe ser cuando la gente sale de trabajar que es justo la hora de la cena, del baño y de acostar a los niños.  Sin mi madre y sin mi suegra no podría estar aquí.

Superabuelas, sí.

¿Cuál es su segundo rincón favorito de Extremadura? (El primero es Las Villuercas, sin duda)

I.M: Efectivamente el primero son Las Villuercas y el segundo…. Pues me encanta la zona de La Raya, me fascina la zona rayana. Me gusta mucho la zona de Alcántara, creo que tiene una energía especial y me gusta mucho la mezcla entre Portugal y España que hay en esa zona, me parece enriquecedor. Tengo la suerte de haber estado varias veces este año y me encanta volver y también la gastronomía.irene

He leído que te gustan los juegos de mesa. ¿Hablamos de dominó y trivial o estás practicando el blackjack preparándote para el futuro?

I.M:¡Si! Me encantan,… hay un montón de juegos de mesas fascinantes. Soy muy de juntarme en casa con los amigos, pues casi todos tenemos niños pequeños y pasamos horas jugando a juegos de mesa.

De blackjack, nada. El modelo de casino es un error para Extremadura. Nosotros no llegamos a acariciar la revolución industrial y ahora se está planteando una transición ecológica pues el cambio climático nos hace ver que no tenemos un planeta B, y aquí tenemos todo lo necesario para este nuevo modelo productivo y ser líderes, y eso generará muchos puestos de trabajo. Obviar el contexto de espacio natural con alta productividad en recursos naturales y poner un macro casino, es una locura absoluta. Sería un proyecto que entraría en contradicción absoluta con lo que queremos exponer, la marca propia de Extremadura. El problema es que los políticos consideren eso desarrollo y no involución.

Que puede decir a un votante extremeño para que confíe en Irene de Miguel como futura Presidenta de la junta….

I.M: Pues, le diría que no le vamos a traicionar ni a defraudar. Si algo tenemos claro es por qué hemos venido aquí. No hemos venido ni por mantener una organización, como podéis ver no hemos tenido problema en unirnos a otras tres y crear un espacio mucho más amplio que es Unidas por Extremadura, que ha sido un ejercicio también de generosidad de todas las organizaciones que se han deconstruido para generar un nuevo espacio. Ni hemos venido a perpetuarnos en ninguna organización ni perpetuar su estructura. Hemos venido a solucionar la vida de la gente, que sus vidas estén en el centro de las políticas y yo no les voy a defraudar y cuando nos voten a nosotros van a tener muy claro a qué están votando: están votando a un proyecto progresista. Un proyecto que va a luchar por derechos sociales, por empleo de calidad, por derechos laborales y yo lo digo claro, no así otras organizaciones políticas. Nuestro proyecto es antagónico al de ellos. Defendemos modelos totalmente opuestos. Yo nunca defendería el despido libre o una mina de litio en Cáceres. Nuestra apuesta es clara y honesta y de ahí no nos vamos a salir. No quiere decir que no sepamos consensuar ni negociar, pero no quiero engañar a la gente.

 

Entrevista y redacción: 

María José Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

Agustín Ostos. Soy Tribu. Viajero.

Etiquetas

, , , , ,

31184877_2117669771853564_7304879878820593664_n

Agustín Ostos. http://www.soytribu.es

Agustín Ostos Robina, abogado, nacido en Llerena hace 29 años, dejó su trabajo en Madrid para cumplir su sueño: recorrer el mundo en moto.

Hace quince meses que aterrizó en Chile y lleva ya más de 50.000 kilómetros de experiencias, aprendizaje y gratitud, pues su proyecto Soy Tribu, aparte de su moto, tiene una parte social y espiritual intensa. Ahonda en el factor humano e inspira a otros a realizar su propio camino.

Solidaridad y viajar, son dos de los pilares de su existencia.

Se ha convertido en terapia para miles de personas que le siguen a través de las redes sociales mientras él recorre kilómetros, le agradecen la energía y buen rollo que contagia y a la vez comparten sus propias experiencias, incluso ya tiene seguidores que aseguran seguir sus pasos.

Con su compañera inseparable, Supernova, su moto tribalizada, nos acerca la belleza de lo cotidiano y de la naturaleza de cada país que recorre.  Sus vídeos, que tienen millones de reproducciones, nos muestra las distintas caras de este planeta a través de quienes lo habitan.

Viajar, ir en moto y cumplir con lo que sueño”. ¿Cuándo empezó a germinar en tu cabeza este gran proyecto?

Agustín Ostos: Llevar a cabo esta aventura lleva en mi subconsciente desde los 21 años cuando, como un acto de revelación profética, me vino a la cabeza mientras me preparaba para unos tediosos exámenes de Derecho. Obviamente, al inicio uno piensa que no es más que una quimera fruto de unos grises días de estudio. Sin embargo, conforme pasaron los años, esa semilla fue creciendo hasta tal punto que rozó la obsesión y, para cuando me quise dar cuenta, todo lo que estaba haciendo en mi presente iba dirigido a materializar aquel sueño.

Y antes de emprender el viaje, los preparativos. ¿Cuál fue más complicada, la preparación técnica o la mental?

A.O.: En mi caso, fue vital ordenar todo lo que pululaba en mi cabeza ya que cuando los pájaros son muchos, los agobios pueden jugarte una mala pasada, pero puedes irte con todo planificado o con mucho para improvisar en el camino y tener súper anécdotas cómo la de aquella vez en la que te quedaste tirado 4 días en un bosque por no haber hecho un curso de mecánica básica.

Pero eso y otras muchas cosas son parte de lo técnico y al final siempre se soluciona y aprendes. La preparación mental es la que realmente hay que saber encarar. Yo no sabía, pero me encomendé a mi destino y, según parece, él cuidó de mí.

¿Cuántos kilómetros y países lleváis Supernova y tú juntos? 

A.O.: 50.000 kilómetros a lo largo de 9 países: Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, Guayana Francesa, Suriname, Guyana, Venezuela y Paraguay.

Soy Tribu” engancha. Esta amalgama de vivencias tuyas y la comunidad creada que comparte experiencias e historias. Cuéntanoslo tú, Agustín, ¿Qué es “Soy Tribu”?

A.O.: Soy Tribu es un viaje alrededor del mundo en moto que tiene como objetivo mostrar las distintas caras de este planeta a través de la caras de quienes lo habitan mediante fotografía social, vídeo documental y relatos de viaje para, con suerte, inspirarte a que tú también inicies el camino hacia lo que verdaderamente quieres, siendo coherente, ante todo, contigo mismo.

La pasada nochebuena estuviste en un campo de refugiados venezolanos, el relato de uno de ellos, remueve entrañas, más de 3 millones de reproducciones. Debe ser enorme el crecimiento personal, humano y psicológico que estás llevando a cabo…

A.O.:   Si el viaje es un viaje REAL, el crecimiento personal, humano y psicológico se vuelve prácticamente indisociable. Sería extraño vivir esas experiencias y permanecer impasible, como si nada sucediera y no se alterara tu forma de relacionarte con el mundo y contigo mismo. Para mí, todas estas experiencias me llevan hacia la expansión de consciencia; consciencia hacia mis circunstancias, mis relaciones, mi realidad, mi búsqueda, mi suerte, hacia todo lo interno y todo lo externo, hacia lo concreto y hacia lo abstracto, hacia todas direcciones, hacia lo visible e invisible, hacia qué y hacia a quién dedico mi tiempo, hacia la coherencia entre acción y pensamiento, hacia el propósito, en definitiva, de estar vivo.

 Podríamos seguir con ejemplos similares, pescadores que parecen discípulos de Schopenhauer, yayas Cum Laude en el arte de vivir, guerreras que nos hablan de su batalla con el cáncer, niños de las favelas de Salvadord de Bahía, personas con poca fachada y mucho fondo… ¿Cuál es una de las historias que más te ha impactado? 

A.O.: Resulta muy difícil comparar porque cada personaje e historia me han calado de forma diferente. Tal vez la historia de Joselito y los 500 niños que vio morir en su favela de Salvador de Bahía sea la que más me dejó petrificado. Vi con mis propios ojos niños de 10 años con heridas de bala y todos tenían parientes fallecidos por la violencia de sus comunidades. Ese vídeo lo publicaré a lo largo del mes de marzo.

Has tenido la oportunidad de volver a España, aunque por poco tiempo. La extrañaste o la sentías extraña…

A.O.:  La realidad es que volví porque se me rompió la moto en Salvador de Bahía y sabía que si daba una charla en el evento que BMW Motorrad España organiza anualmente en Sabiñáñigo, tendría mayores posibilidades de solucionar mi situación. Y así fue. Sin embargo, la verdad más verdadera es que no quería volver, era demasiado pronto, pero el camino manda y no pude sino escucharlo.

Y teniendo la oportunidad de comparar nuestro país y situación con tantos otros de primera mano, ¿en qué destacamos positivamente?

A.O.:  Depende mucho de en qué ambiente nos movamos, ya que te puedes encontrar desde el viajero que se adapta a casi todo lo que venga al niño de papá que no soporta estar dos días sin ducharse. Nuestro punto fuerte es que por lo general caemos bien en el extranjero pero si tuviera que resaltar algo que cambiar no sería solo de los españoles sino de la cultura occidental en general: relaja la raja, baja el perfil, sé humilde y escucha las señales del camino, que a menudo nos hablan con espeluznante claridad.

La evolución de la aventura va a la par que los recursos. Ahora tienes patrocinadores y das discursos para cientos de personas. ¿Qué puertas te ha abierto o que facilidades te ha supuesto este respaldo?

41539068_2236068900013650_8456865694737235968_nA.O.: Los patrocinios económicos son recientes; al comienzo, solo contaba con ayuda en material y difusión, lo cual fue un gran logro pues nadie me conocía en el mundo de los viajes y, menos aún, en el de los viajes en moto.

Veo estos patrocinios como una de las recompensas de dedicar más de la mitad de mi tiempo de viaje a estar frente al ordenador y el móvil dando forma al proyecto diariamente. Principalmente, los patrocinios me ayudan a sustentar el proyecto y poder pagar los gastos asociados al mismo.

Hace algunos meses conocí a una chica de Madrid, que comenzaba una aventura muy similar a la tuya en Sudamérica. ¿Crees que pudiera tener alguna dificultad añadida el hecho de que sea mujer?

A.O.:   En países con mayor emigración europea como Chile, Argentina y Uruguay los movimientos por los derechos de la mujer están creciendo notablemente. La sensibilidad de a poquito se expande por todo el planeta pero es cierto que en las zonas más aisladas, tradicionales y rurales se siguen encontrando los patrones y roles que todos conocemos. Quiero creer que está cercano el día en el que el empoderamiento femenino se extienda hasta los lugares más remotos, aunque no hay que irse demasiado lejos. Considero que en España y el resto de países mediterráneos aún queda un largo camino de concienciación social.

Respecto a la dificultad, tal vez estén más expuestas, pero según me han contado precisamente por eso reciben más ayuda en el camino. Aquí podéis ver el testimonio que filmé a estas moto-grandiosas de Chile:

Desarrollas una parte artística amplia: reflexiones, poesía, fotografía, imagen, música, humor y vídeos con un montaje de cine. Aseguras hacerlo todo tú. ¿Tienes algún secreto? 

A.O.:   Trabajar, trabajar y trabajar. Todo esto aderezado de pasión y mucho corazón. Hago todo (y cuando digo todo, es TODO) absolutamente solo. Grabación, edición, sonido, color y programación de contenidos. Por eso, tomármelo con la disciplina de un trabajo serio es esencial para poder sacar semanalmente un vídeo de calidad, fotografías y relatos para Instagram, Facebook y YouTube. Es cierto que me ayudó mucho la experiencia de haber trabajado antes de empezar la aventura en algunas start-ups de Madrid, pero sin duda que si no pusiera todo lo que está en mi mano para que el contenido salga, el proyecto no estaría teniendo el alcance que está teniendo.

Despojado de pudor alguno, te vemos en el amor, en la tristeza, en el humor más absurdo, e incluso desnudo literalmente,… ¿Cuántas capas hay que quitarse para llegar a uno mismo?

A.O.:  Desprenderse de las capas, máscaras y corazas que portamos para no ser tan vulnerables ante la vida es una de las cosas más difíciles. No siempre consigo mostrarme como realmente soy en cámara o cómo siento, disfruto o sufro las cosas que me pasan. Sin querer, uno puede llegar a modificar su forma de actuación y comportamiento. Es inconsciente. Pero mi propósito es abrirme por completo y sacar todo lo que llevo dentro, aunque un año y medio después sigo trabajando en ello…

No veía la hora de llegar a esta pregunta… Háblanos, por favor, de tu álter ego Aklea Neon(Dorotea) (risas)

A.O.:  Aklea Neon es una cantante croata con

35550006_2151429795144228_1557457640924119040_n

 la que comparto cuna cósmica. Sospechamos que fuimos separados al nacer. Nos conocimos en Hungría en 2017 y, desde entonces, nos hemos estado visitando el uno al otro en distintos puntos del planeta unidos por viajar en moto juntos.

Hicimos gran parte de Brasil, la costa Dálmata y ahora en mayo atravesaremos Bolivia y Perú. Una relación así no puede sino ser vivida con mucha intensidad. La verdad sea dicha: los vídeos ganan mucho cuando estamos los dos porque es una especie de tele-novela, pero es cierto que a veces se hace duro porque le cuesta adaptarse un poco al estilo de vida nómada, lo cual es comprensible porque no es para todo el mundo. No obstante, cada vez de adapta mejor y tengo fe de que en esta ocasión solo traiga la mitad de equipaje que la vez anterior.

 Por último, ¿con qué sueña Agustín Ostos, fuera de su travesía mundial en moto?

A.O.: Sueño con que esta travesía mundial en moto sea realmente útil para quien la siga, sueño con que provoque un cambio, por pequeño que sea, en algunas personas que, a su vez, provoquen cambios en otras porque en una noche oscura frente a unas brasas tuve una visión bien clara: ese es el origen del cambio a gran escala.

Entrevista y redacción: María José Trinidad Ruiz
http://www.trinidadruiz.com

 

Cualquier mujer pensante solo puede ser feminista.

Etiquetas

, , , ,

García de Marina

Autor: García de Marina. Fotografía.  2013.  http://www.garciademarina.net

Lo peor de una guerra es no escoger bien al enemigo. El término feminismo (principio de la igualdad de derechos de la mujer y el hombre. RAE 1992) provoca a veces más revueltas que la conquista del mismo, en la que llevamos ya casi 4 siglos, desde que   Marie Le Jars de Gournay  publicara De l’Égalité des hommes et des femmes (1622).  Todavía hay mujeres que recelan en declararse feministas, aún cuando respaldan lo que significa con sus palabras y actos. La estrechez de conocimiento a veces; el exceso de información tergiversada y loca otras tantas; la falta de conexión entre cerebro y boca también.

Y es que son muchas las que se han equivocado y renegado del término, siendo jabatas trabajadoras, independientes e incluso incendiarias reivindicativas. Al menos lo que me consta, si me equivoco seguro que alguien me lo hará saber. La generosidad de corregir  es complaciente en su parte más oscura. Bebe, Paula Echevarría, Taylor Swift, Carmen Posadas, Maribel Verdú, Carla Bruni, Carmen Cervera

Algunas acompañan audio para sordos, Soy feminista, pero desde la igualdad, que es como decir, está lloviendo, pero para abajo. Podría ser que las mujeres que necesitan relevancia  y apoyo social, sientan pánico de ser incluidas en grupos de resentidas, antisociales y en pie de guerra contra el hombre,… no, esto no es feminismo. Recordad: igualdad de derechos.

Y mantengo equivocado como único conducto viable de la posición de negación del feminismo en una mujer, pues como dice Ana Mª Perez del Campo: Cualquier mujer pensante sólo puede ser feminista. 

Existieron sufragistas (termino inicialmente peyorativo para nombrar a las mujeres que pedían el sufragio femenino) que tuvieron el valor de abrir brechas que fueron caminos, algunas con una acción social más enérgica, suffragettes, fueron encarceladas, hicieron huelgas de hambre y hasta perdieron la vida en manifestaciones.  Pienso en ellas, leo sobre ellas, y no las imagino señalando con el dedo a esas otras que vivían ajenas al movimiento emergente que surgía a cien metros de su realidad. Es más, tal vez, si las tenían en cuenta y las sumaban a su lista de motivos por los que luchar. La generosidad, por tanto, es otro de nuestros distintivos.

Las diferencias físicas y psicológicas entre hombres y mujeres, también pesan en los argumentos contra el feminismo. Pero es que no se trata de ser iguales, criaturas. Reclamamos los mismos derechos, el mismo trato, las mismas deferencias, obligaciones y posibilidades. Después, ya veremos, si queremos ser como los demás o no parecernos a nadie. Decidir es un triunfo.

El ejemplo y filosofía en el camino de muchas mujeres, corcome las bases del patriarcado y nos hacen más libres a todos con su luz.  Ellas ni siquieran lo saben, afanadas en su trabajo, en su vida, en vivir su libertad. Son feministas de raza  y la fuente de donde nos alimentamos muchas. Profesoras, deportistas, madres, psicólogas, escritoras, cocineras, amas de casa, ingenieras, científicas,… femeninas o no, libres y luchadoras siempre.

El ejemplo y filosofía en el camino de muchos hombres, corcome las bases del patriarcado y nos hacen más libres a todos con su luz.  Como Berto Romero, que ha exigido igualdad de sueldos por el mismo trabajo realizado que su compañera de reparto Eva Ugarte.  Sumaron ambos sueldos y dividieron entre dos. Berto se ha quedado con algo menos de nómina, pero con la dignidad que le sobra ya va vestido para tres temporadas. O García de Marina, quien me ha cedido la evocadora portada de esta entrada con la condición de que el contenido fuera en pro de la igualdad.

El feminismo hay que defenderlo y practicarlo más allá del día en el que todos sepamos lo que es, hay que defenderlo y practicarlo, hasta que todos olvidemos lo que significa. Como la tribu que no sabe lo que es la palabra libertad, porque son libres.

El lenguaje es importante en la medida que es sentencioso, por eso todos los artículos femeninos de esta entrada, contienen la historia de una mujer feminista.

“Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”. Rosa Luxemburg( 1871-1919)

 

María José Trinidad

http://www.trinidadruiz.com

Amistad.

Etiquetas

, , ,

Somos animales sociales, donde la amistad supone la forma más satisfactoria de la convivencia.  Cuando tengamos duda de nuestra naturaleza, podemos consultar a los clásicos. Aristóteles. Hace más de 2300 años.

Entre mis pertenencias también están tus recuerdos. Los nuestros. Hay secretos en zanjas, como ese tuyo que tienes tan presente y del que nunca más hablaremos. Los míos son tantos, que puedes contar alguno, liviano e insulso, cuando nadie te oiga. Los más importantes ya perdieron su valor. Bueno, el de la zanja no, ese déjalo ahí.  El orden de prioridades ha cambiado pero sigue trastocando nuestro interior pensar en aquella locura de la juventud que tenía tanto sentido. El futuro nada importaba, lo único con carácter urgente era el amor.

Mientra avanzamos afanosos en busca del camino de la gloria y del sí, también hay opciones con noes y fracasos que reconfortan. Ahí también te he encontrado. Tu mano, dear, que de forma discreta y siempre positiva tiendes, sin hacer pregunta alguna. Tu generosidad me respalda tanto como puede servirte nadar si caes a una piscina.  Hay amigos que te acompañan hasta en los momentos buenos. Que te empujan hacia arriba y aplauden los logros. Hostia, esos sí que son grandes.

Sin titubeos, nos movemos entre carencias y excesos, que están los dos en el mismo extremo, y es que los días parecen haber menguado horas y nosotras seguimos dando de comer a los sueños, ajenas a lo que no se puede. El cariño es concesión, la complicidad es más fruto de la admiración.

Y que importan las raíces, cuando lo que te hace feliz es oler las flores. No por años ni por meses. Con un lapso basta. Así amiga, estás en esos momentos que hacen de mí algo importante, por poder compartirlos contigo. Seguro que hay mil puntos que nos diferencian, aunque  puede que de eso no nos lleguemos a enterar, porque resulta que nos buscamos en el que tal vez sea el único que nos une.

Unas cuantas casualidades son suficiente para forjar una amistad. Durante un tiempo limitado unas vivencias y para toda la vida, la satisfacción de la experiencia, del recuerdo, de contar contigo, de mullidas risas y ahogados llantos.

Tengo amigos que nunca están cuando se les necesita, pero ellos saben perdonarme.

Y tengo amigos que son mi familia y por supuesto casi nunca veo. Ni nos corre la misma sangre ni falta que nos hace. No hay mes último del año que no endulcen mis recuerdos.

Celebro las amistades que aún no he conocido. Con el paso de las noches, aprendes que siempre es un tiempo demasiado largo, y que tarde a veces es mejor que pronto.

Para tener grandes amistades nada mejor que no esperar mucho del otro, al fin y al cabo, los amigos son tan imperfectos como nosotros mismos; pero ante todo, disfrutar y construir buenos momentos, camaradería, como un bien valioso e imprescindible para ser feliz.

Y es que la amistad es como la ciudad de Cádiz, puedes estar cien años sin ir pero nunca dudas de que a la vuelta, todo estará en su sitio.

Y que dure.

The show must go on!

“Las historias son lo que se queda dentro, los números se van”. Javier Sierra. Hay Festival 2018

María José Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

María Victoria Gil Álvarez. Química.

Etiquetas

, , ,

DOCU_HOY

Indagar en la trayectoria profesional de María Victoria Gil Álvarez (Almendralejo, 1973), es explorar un vasto camino de trabajo y tenacidad, con muchas ramificaciones y un manto contagioso de entusiasmo y coraje. Esta mujer es pura inspiración, de hecho, forma parte del equipo de mentoras de Stem Talent Girl, un proyecto orientado a inspirar, educar y empoderar a niñas, jóvenes y mujeres con el fin de que desarrollen su talento y realicen carreras en las áreas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).

Científica, profesora titular de química orgánica en la UEX, divulgadora y activista social, la denominan “La mujer de las siglas“:

  • Presidenta y fundadora de AEXAAL (Asociación Extremeña de Alérgicos a Alimentos).
  • Fundadora de ADICITEX (Asociación para la Difusión de la Ciencia y la Tecnología en Extremadura).
  • Investigadora en QUOREX (Grupo de investigación Química Orgánica).

Su discurso, en el acto de concesión de la Medalla de Extremadura 2018 estuvo cargado de emoción, agradecimiento y reivindicación. Desde 1986 sólo se habían concedido 20 medallas a mujeres a título personal y ella, número 21 es efigie perfecta para la visibilidad e igualdad anhelada. “Mientras tanto habrá que insistir, resistir y persistir, pero nunca desistir”; sus finales de artículo, bien merecen ser reutilizados.

Premio a la Excelencia Docente 2016, Personaje de Almendralejo 2017 y Medalla de Extremadura 2018 ,  ¿Qué le han supuesto estos reconocimientos a nivel personal y profesional?

Maria Victoria Álvarez: Todos, cada uno en su parcela, me proporcionaron un gran honor y felicidad al recibirlo. El primero fue un reconocimiento a una trayectoria docente en la que mis alumnos tuvieron mucho que decir, ¿puede haber mayor reconocimiento para un profesor?

El galardón de Personaje de Almendralejo, otorgado por el Centro de Iniciativas Turísticas, me llenó de una enorme emoción. Era un reconocimiento que venía de mi gente, de mi pueblo, como así me gusta llamarlo. Desde que salí de casa para estudiar en la Universidad siempre decía que ALMENDRALEJO, con mayúsculas, fluía por mis venas.

Para los que vivimos fuera de nuestra patria chica, sea cual sea ésta, hay algo tremendamente importante: la Referencia, ese punto del pasado al que aferrarse, ese lugar del que presumir, ese recuerdo al que regresar, la cuna que nos ofrece un sinfín de motivos para sentirnos orgullosos. Eso representa para mí Almendralejo, ese maravilloso lugar que me vio nacer y partir, y que llevaré grabado a fuego en mi corazón hasta el final de mis días.

medalla 3Respecto a la Medalla de Extremadura, ¡qué puedo decir!, a veces no soy ni siquiera consciente de haberla recibido. Cuando el Presidente me trasladó la noticia sentí una emoción indescriptible, casi ni me salían las palabras de agradecimiento. Este reconocimiento parte de la iniciativa de tres amigas, Tony, Raquel y Mercedes. Ellas, junto con el Ayuntamiento de Almendralejo, trabajaron mucho para que la candidatura fuera firme y para que además recibiera el inmenso apoyo social con que fui respaldada. Por ello les dediqué un aforismo del escritor y filósofo hindú, Tagore: “Agradece a la llama su luz, pero no olvides el pie del candil que, constante y paciente, la sostiene en la sombra”. Esas palabras reflejaban toda su gran labor desde un segundo plano, labor que sólo se hace cuando existe el cariño que mutuamente nos profesamos.

Es una distinción que me compromete aún más con mi tierra, con Extremadura, y por la que todos, desde nuestra posición, podemos contribuir para hacerla un poco más grande de lo que ya es. Nunca podría expresar con palabras todo el agradecimiento que requiere.

“Responsabilidad psicobiológica”. Ésta es su respuesta para la conciliación de madre y trabajo. ¿Cómo se lleva a cabo?

M.V.A.: Ver crecer a nuestros hijos, y no perderse un solo instante de sus vidas, es uno de nuestros principales objetivos como madres, pero además de madres también queremos desarrollarnos profesionalmente. Hay que asistir a reuniones, congresos, tribunales, conferencias,… y todo ello supone un desplazamiento y por tanto alejarse de quienes más queremos. Por ello, cuando el camino se bifurca y lleva implícita una renuncia a tiempo con tus hijos, es muy difícil tomar decisiones. Así, en demasiadas ocasiones se termina sacrificando el plano laboral, de ahí el famoso techo de cristal que aún no hemos conseguido romper socialmente. Creo que ya es momento de poner en marcha las medidas que verdaderamente surtirán los efectos que las mujeres deseamos, para que ninguna joven vea frenada su carrera por el mero hecho de convertirse en madre.

La paridad de género en el ámbito de la ciencia en la vocación, las aulas universitarias  y el desempeño en el mundo laboral, ¿Existe, estamos en el camino o sufre un retroceso en la última etapa, es decir en el trabajo?

M.V.A.: Los datos del último informe ‘Científicas en cifras‘ (2015), elaborado por la Unidad de Mujer y Ciencia del Ministerio de Economía y Competitividad, reflejan que las mujeres en la ciencia no rompen todavía el techo de cristal. Según los datos de dicho estudio, en España un 38,5% de los investigadores son mujeres.

Creo que estamos en el buen camino, de hecho, el pasado 10 de enero conocíamos la creación del primer Observatorio “Mujeres, Ciencia e Innovación para la igualdad de género” (OMCI), cuya línea prioritaria es garantizar la igualdad de oportunidades en los ámbitos de investigación, innovación y la Universidad en España. También pretende impulsar medidas para que en los proyectos de investigación se tenga en cuenta el tiempo de maternidad y conciliación entre la vida familiar y profesional, así como promover la contratación y presencia de mujeres en los tribunales de selección. Considero muy importante incidir sobre los estudios y políticas de género para conseguir la igualdad en todo el sistema español de I+D+I”.

Nos reunimos a diario y celebramos en torno a la mesa y cada vez son más las alergias. A través de la Asociación Extremeña de Alérgicos a Alimentos (AEXAAL) han conseguido grandes logros y están en pro de otros…

M.V.A.: Queda mucho camino aún por recorrer. Estamos aunando esfuerzos con otras asociaciones para conseguir, entre otros objetivos, que se aumente la lista de alérgenos de declaración obligatoria que regula el R. E. 1169/2011. También consideramos de vital importancia que se declare la presencia de los alérgenos alimentarios en medicamentos, cosméticos y material escolar, ya que, además de la ubicuidad de éstos, hay que recordar que las vías de exposición son tres: ingesta, contacto e inhalación.

Químico suena a tubo de ensayo, vapores e incluso explosiones. Natural nos acerca a salud, bondades y equilibrio. Esto que puede parecer una simpleza, es la esencia de muchas campañas comerciales con gran éxito. ¿Cuáles son los argumentos de una química ante esto?

M.V.A.: Me gustaría comenzar recordando que una de las grandes aportaciones que ha hecho la Química por la Humanidad es la cloración del agua. No olvidemos que el agua contaminada mata anualmente a miles de personas; de hecho, según un informe de ONU-Agua, el consumo de agua no potable “mata a más personas que cualquier otra forma de violencia, incluida la guerra”.

Una de las estrategias, de dudosa responsabilidad, más empleadas por algunas industrias ha consistido precisamente en alimentar la quimiofobia, que cursa con un miedo atroz a las sustancias químicas.

En uno de los ámbitos donde más se ha puesto de manifiesto es en la alimentación, donde ha surgido una obsesión por lo natural. ¿Y qué es lo natural? ¿Acaso lo natural está exento de compuestos químicos? Si nos detenemos a analizar la composición de los alimentos, ya sean de origen natural o sintético, tanto los macro como los micronutrientes, son sustancias químicas. Entre éstas se encuentran los carbohidratos, los lípidos, las proteínas, las vitaminas y las sales minerales. ¡Y el agua!, base de nuestra vida, ¿qué es si no el agua que una sustancia química?

Una de sus ocupaciones es la divulgación científica y lo hace a través de sus conferencias y charlas, en colegios, hospitales, centros penitenciarios y hasta… ¡bares! Seguro que sobran los motivos, como diría Sabina, y unos cuantos de ellos son…

M.V.A.: El artículo 27 de la Declaración de los Derechos Humanos recoge el derecho de los ciudadanos a participar en el progreso científico, por ello considero la divulgación científica un compromiso social de los investigadores.

La divulgación contribuye, además, a aumentar la cultura científica de la ciudadanía; sólo cuando la sociedad reconozca la importancia de la ciencia, exigirá a quienes deciden una mayor inversión. No habrá pacto por la Ciencia hasta que la sociedad lo demande, y nos corresponde a quienes nos dedicamos a esta grata labor trasladar esa necesidad.

También es mentora en Stem Talent Girl. ¿Qué labor realiza y con qué alumnas trabaja?

M.V.A.: Se trata de un Proyecto de mentorización para el desarrollo del talento STEM (Science, Technology, Engineering y Mathematics) y el fomento de vocaciones científico-tecnológicas dirigido específicamente a mujeres con el objetivo de inspirar y empoderar a la próxima generación de mujeres líderes en ciencia y tecnología.

Hay diversos programas, uno de ellos está orientado a identificar el talento y el fomento de vocaciones STEM en alumnas de 3º-4º de Secundaria y Bachillerato mediante masterclass, sesiones de shadowing con mentoras y talleres STEM.

Intuyo que el grado de satisfacción personal será muy alto.

M.V.A.: Sí lo es, como cualquier labor de mentorazgo te permite conocer la faceta humana, para mí la más importante, y aportar, si es posible, desde mi experiencia.

¿Qué eventos de ciencia para niños nos recomienda?

M.V.A.: Los más pequeños, y debido a su fácil acceso a las nuevas tecnologías, llegan ya a nuestros eventos conociendo muchos experimentos de antemano, por ello, para nosotros, lograr sorprenderlos constituye cada día un nuevo reto. Se divierten fundamentalmente con talleres experimentales, aunque también responden con gran inquietud a charlas adaptadas a su edad y nivel.

¿Y para adultos?

M.V.A.: Sorprendería ver las caras de sorpresa de muchos padres cuando acompañan a sus hijos a estos eventos científicos, y me refiero a actividades tan consolidadas como La Noche de los Investigadores, la gran final de las Escuelas Municipales de Jóvenes Científicos, …

Los adultos acuden cada vez con más frecuencia a charlas de divulgación organizadas, por ejemplo, en bares; encuentran en este formato una forma divertida de aprender.

maría victoria gil ÁlvarezRecientemente el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades ha dicho “La homeopatía puede estar en las farmacias junto con los caramelos”. ¿Cuál es el sitio que cree que deben ocupar las pseudociencias, como ésta o la numerología, grafología, astrología,…?

M.V.A.:  Etimológicamente, pseudociencia significa falsa ciencia, sin embargo, y fruto de la sorprendente involución científica popular, algunos movimientos están cobrando un auge peligroso.

Por desgracia, son varios los ejemplos que demuestran que las pseudociencias matan, aunque lo hacen silenciosamente. No es difícil encontrar casos de personas que han sufrido daños o, peor, fallecido por basar su tratamiento en pseudociencias, alejándose de la medicina tradicional.

Un caso muy mediático es el de Steve Jobs, una de las personas más ricas del mundo que sufrió una muerte, quizás evitable, debido a un cáncer de páncreas. En su biografía Jobs admitía que declinó tratarse con los tratamientos oncológicos convencionales, optando por la acupuntura, zumos y suplementos dietéticos.

La divulgación científica juega un papel crucial para combatir las pseudociencias ya que la población no recibe suficiente información como para luchar contra ellas. También los gobiernos deben tratar por todos los medios de frenar estos engaños y los órganos judiciales han de perseguir estas prácticas fraudulentas.

Extremadura es una de sus pasiones. Podemos escucharle o leerle a menudo, la reivindicación del patrimonio cultural y humano que posee y la defensa de sus intereses. Profesionalmente, ¿qué diferencias o carencias existen en comparación con otras comunidades?

M.V.A.: Como cualquier comunidad autónoma de nuestro país, Extremadura lleva aparejada una problemática de carácter general propia de la situación económica y demográfica por las que atraviesa España.

Todas las diferencias y carencias que sufre nuestra región respecto a otras comunidades redundan, sin duda, en cualquier ámbito laboral. La falta de unas comunicaciones dignas me parece de una gravedad extrema, amén del continuo menosprecio al pueblo extremeño.

Hay que alzar nuestras voces y no sólo para entonar nuestro himno. Es crucial potenciar líneas estratégicas de trabajo y políticas encaminadas a combatir la falta de emprendimiento, arquetipo socialmente muy instaurado que hay que desterrar comenzando desde la propia educación.

Espero y deseo que pronto en Extremadura haya oportunidades de trabajo dignas para todos, y se observe una mejora de la productividad del tejido empresarial.

“Las palabras nunca alcanzan cuando lo que se pretende decir desborda al alma”. Julio Cortázar. Preciosa frase de agradecimiento que ha usado en el acto de entrega de la Medalla de Extremadura. ¿Qué libro nos recomienda no perdernos?

M.V.A.: Un clásico de la literatura universal, “Los Buddenbrook”, de Thomas Mann. Me resulta, por dos motivos, una novela casi perfecta; el primero, por el análisis detallado que hace de las raíces de la sociedad europea contemporánea, vista a partir de la historia de una familia burguesa alemana de mediados de siglo XIX, donde se puede apreciar la influencia de aspectos tan relevantes como los prejuicios morales y la religión. Por otro, su cuidada prosa, aspecto que facilita enormemente su lectura a pesar del tamaño de la novela, que se acerca a las mil páginas.

¿Cuál es su próxima carrera? Con zapatillas de deporte, quiero decir…

M.V.A.: Ja, ja, siempre alguna cercana a Badajoz, de carácter solidario y de no demasiada distancia, 10-15 kms. No dedico el tiempo que me gustaría a hacer deporte y una distancia superior me supondría un esfuerzo terrible además de una práctica irresponsable.

Por último, ¿Con qué sueña María Victoria Gil, cuando no lo hace con su vocación profesional?

M.V.A.: Sueña con lo mismo que cualquier madre, ver crecer a sus hijos, deseándoles siempre lo mejor, cuidando ese balance entre el amor y el rigor, los límites y las reglas, el amor y la flexibilidad. Nunca escatimando esfuerzos por y para ellos, y poco a poco, y con el inevitable paso del tiempo, saber trasladarles paulatinamente las responsabilidades, que a bien seguro los convertirán en hombres de bien.

Entrevista y redacción: 
María José Trinidad Ruiz
http://www.trinidadruiz.com

Sigue leyendo

Noche de reyes y de Magos.

Etiquetas

, ,

Portada. La soledad de los números primos. Paolo Giordano.

Seis meses han pasado desde que doce niños junto con su monitor quedaron atrapados en una cueva en Tailandia. La mitad del mundo¹ conmocionado, los medios de comunicación inundaron la ciudad y la atención, ayuda y esfuerzo dignificaron al ser humano. La causa lo merecía.

Cuando fueron rescatados, los niños padecían alexitimia o incapacidad para expresar sus sentimientos. No mostraban alegría, ni miedo, ni temor, . . . 

En tan sólo nueve días, parece que se hicieron adultos. El miedo a la incertidumbre que poco a poco amordaza, a ellos les asfixió de golpe. Mientras caminamos a ninguna parte, va medrando la inseguridad que nos separa de las palabras que construyen puentes y los gestos de cariño son malogrados;  la ilusión que nos hace vibrar se esfuma lentamente, como la joven muda de El Piano se hunde en el mar, dejándose llevar sin hacer aspavientos ni contrariando a lo que cree su destino. En el último aliento reacciona de forma salvaje, como haría un cachorro, sin pensarlo, sin dudarlo, sin saber bien que hacer. Como la niña que fue.

Y es que podríamos pasar una vida aprendiendo de ellos. De los niños. “Yo los miro,  y a veces soy capaz de ver aquello en que se van a convertir si los dejan, si no los machacan demasiado” nos decía Pilar Galán hace algunas semanas sobre sus alumnos ya adolescentes.

Tal vez estamos demasiado atentos de donde venimos, si acaso ello importara más que lo que hemos aprendido. Tal vez centrar la atención hacia donde vamos sería más interesante. O tal vez, podríamos aprender de ellos y otear el presente con infinita curiosidad. Aunque esto son sólo varios tal vez.

Si les preguntamos nos darán respuestas exactas. Honestas y variadas. 

Porque muchas posibilidades  asume quien no tiene el velo de los prejuicios.

Sus respuestas serán divertidas, inteligentes, audaces, simples o pícaras, más nunca inamovibles. El sueño profundo hace que sus conciencias estén descansadas y la ocupación les aleja de la preocupación.

Nos miran admirados, como si la grandeza estuviera de nuestro lado, así de generosos respiran el mundo. Nos escuchan mientras hábilmente cosen nuestras palabras a su alma con hilo de bramante. 

El día de reyes, podríamos pasarlo disponibles para ellos, para jugar, para escuchar, abrazar o aquello que necesiten que nunca será más que a nosotros mismos. Ese pequeño detalle envuelto en papel estampado  y cinta de colores junto al pie del árbol o debajo de la ventana es un boleto de feria de un solo uso comparado con el carrusel de emociones que ellos nos regalan. No les alcanzamos, pero es que nunca estaremos a su altura. Conformémonos con imitarles y sonreír de corazón.

Y si estamos atentos, nosotros los adultos llegaremos antes de ese  último aliento a aprender el camino certero de, como dijo Bruno Schulz,  “madurar hacia la infancia”.

“Te acostumbras, al final ni repararás en él. – Y… ¿Cómo, si lo tendré siempre a la vista?
-Por eso, por eso mismo dejarás de verlo.” La soledad de los números primos. Paolo Giordano.

M.J. Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

   ¹La otra mitad estaba en campos de refugiados, barcos sin puerto donde atracar, vertederos de medio mundo o en fronteras infranqueables, pero de éstos hoy tampoco hablaremos.

 

Recaída al abismo. Capítulo 44.

Etiquetas

, , ,

frase-virginiawolf-anonimoMujeres que convocáis sólo a mujeres, conmigo no contéis. Para esto no. Esta contienda no es sólo nuestra. El derecho a vivir en plena libertad de mi hija, aparte de mí, desean defenderlo también su abuelo, su padre y su hermano. Si algún día tiene un hijo, cruzo los dedos para que hable en pasado de estos hechos, como parte de la historia negra del duro camino de la mujer.

La sociedad entera debe estar. Aquí y ahora. La indignación no es contra los hombres, ni  únicamente de las mujeres. Es contra las leyes, el silencio, la cobardía y la atrocidad. Y aquí cabe mucho. Tanto que rebosa; ya caen borbotones grasientos como cuajarones de sangre.

Cada parcela, desde la más íntima del hogar hasta la más amplia de la ley necesita revisar sus códigos, hay algo que hace aguas. Y seguro que lo podemos hacer mejor.

Un paso adelante es apoyar y ensalzar las nuevas masculinidades. Hombres que desprecian los chistes machistas de otros hombres hacia sus compañeras, hombres que se atreven a no formar parte del acoso verbal a una camarera, hombres que son tan fuertes que hacen gala de su sensibilidad y de sus miedos, que huelen a los lobos y  piden ayuda a sus iguales para  vigilarlos de cerca. Hombres que caminan a nuestro lado y no delante como escudo, ni detrás como retaguardia.

Un paso adelante es la educación de forma activa y consciente, en el colegio, en la familia, en la asociación del barrio, en las actividades deportivas,… respeto absoluto al de enfrente, rechazo enérgico a cualquier agresión, solidaridad y cooperación.

Habrá tantos pasos como personas diferentes somos y seguro que la suma de todos hará el camino. El único que no aporta es la indiferencia. Yo que no sé hablar con grandes masas de gente, si acaso con personas y preferiblemente de una en una, me atrevo a animar a dar el mejor paseo de nuestras vidas, el de la solidaridad. Necesitamos como sociedad unirnos en esta lucha que nos hace más pobres a todos, que nos hace menos humanos, que nos veja a hombres y mujeres y nos hunde en el fango del miedo.

Llevamos muchos pasos dados, pero son pocos  para los que aún quedan… Tal vez lo mejor es vivir, perseverar y reír, porque la alegría es un acto de resistencia  mucho más fuerte que la tristeza.

Parafraseando a Popper y la paradoja de la tolerancia: para ser una sociedad tolerante la sociedad tiene que ser intolerante con la intolerancia;

resolveríamos la paradoja de la paz tal vez así: para que la sociedad esté en paz, la sociedad debe estar en constante ofensiva con el que perturba esa paz.

“Más que nada, viviendo como vivimos de la ilusión, quizá lo más importante para nosotros sea la confianza en nosotros mismos. Sin esta confianza somos como bebés en la cuna.

Virginia Woolf. Una habitación propia”

Nota: 44 son las mujeres asesinadas en España en el año 2018

M.J.Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

 

 

 

Ana Hernández San Pedro. Artista Plástica.

Etiquetas

,

ALICE ON TIME

Once upon a time… Una joven que estudiaba filología pero su estancia en Italia y la belleza de Paestum cambió su destino. Allí descubrió su camino, pintar, pero no de cualquier forma, ella quería ser profesional. Estuvo siete  años formándose, perfeccionándose y  realizó su primera exposición, en Italia, con gran éxito.

Sus obras han llegado hasta el Museo Louvre (París) y galerías y centros de arte de Francia, Reino Unido, Portugal, Italia, Estados Unidos y por supuesto España. Su sensibilidad ha llegado aún a más rincones, a cada una de las personas que hayan descubierto su pintura y la delicadeza de sus infinitos detalles.

Tus lienzos están llenos de paisajes oníricos, simbología y una reinterpretación constante con tu particular visión del mundo, desde Las tres gracias de Rubens hasta el universo de Alicia. Sitúanos Ana, ¿qué movimientos artísticos te han influido más y qué artistas?

Ana Hernández: La primera influencia que recibí y que apliqué a mi obra desde el primer momento, fue la que me transmitió el Movimiento Surrealista. En mis primeros lienzos, que pretendían ser paisajes, quedaba claro en mis cielos, en mis nubes de algodón, en mis desiertos de arena infinitos, etc. mi inclinación hacia ese estilo y es por lo que decidí no revelarme y remar en esa dirección. Para mí, el Pintor (con mayúsculas) que sobresale por encima de cualquier otro, ha sido y es Salvador Dalí, pero también me apasiona la metafísica de Giorgio de Chirico, Renè Magritte, etc. Con el paso del tiempo, el surrealismo fue dando paso en mi obra a otros movimientos que también me han influido y que me apasionan, como el Romanticismo y Neoclásico del XIX o el Barroco y Rococó del XVII y XVIII. Quizá por ello, mi pintura actual está llena de guiños hacia esos estilos e incluso denomino a mi estilo pictórico como NeoBarroco. Me encanta de esas épocas, no solo la pintura sino todas las manifestaciones artísticas como la escultura, la arquitectura, la decoración, el vestuario… Hay lienzos de algunos artistas románticos que estaría horas mirándolos como Dante Gabriel Rossetti, Arnold Böcklin, Caspar David Friedrich y, por supuesto, casi todo el barroco español e italiano. Por ello, quizá, algunos de mis cielos azules con nubes blancas son absolutamente surrealistas, mientras que en otros recurro al tenebrismo del barroco que ilumina por contraste la claridad de mis muñecas.

Encontrar tu propio sello, que tu obra sea reconocible habrá sido un camino interesante,…

A.H.: Interesante, complicado y muy laborioso. Cuando comencé a pintar en Italia, al maestro que me guió y me envolvió con los mejores consejos tanto técnicos como personales, le presenté un día un batiburrillo de obras distintas que había pintado a mi manera pensando que le iba a encantar que fuese capaz de hacer cosas tan diferentes y él me dijo, para mi sorpresa, que la esencia de un buen pintor está en buscar un hilo conductor que haga tu obra reconocible y reconocida al primer vistazo, que no saltara de estilos ni de temáticas y ahí fue cuando comenzó mi búsqueda incesante que culminó con mi primera marioneta en 2010-2011. Desde entonces, ese hilo conductor ha evolucionado, siempre a través de la figura femenina hasta mis actuales muñecas que hacen tan reconocible mi obra. A la vez, no se trata solo de pintar lo que ya es conocido por otros sino aquello en lo que me siento cómoda y a través de lo cual puedo expresar todo lo que necesito cuando comienzo una obra. Afortunadamente, hoy en día, cualquiera que ve mis cuadros sabe que, sin lugar a dudas, son de mi autoría.

Tu obra es reivindicativa en distintos planos, concienciada en el medio ambiente, protección de animales y defensora del feminismo. ¿En qué modo reflejas este feminismo en tus muñecas?
A.H.: Te agradezco el punto reivindicativo y cultural que le has visto a mi obra porque realmente lo tiene, aunque hay ojos que a simple vista y sin profundizar pueden ver simplemente figuras de muñecas bellísimas, rodeadas de objetos elegantes y bonitos y no ven más allá de esa capa de superficialidad. Mis chicas, como a mí me gusta llamarlas, son en verdad bellas y elegantes porque yo he decidido que sean así a mis ojos (no voy a entrar en la subjetividad de la belleza) y no corresponden a ningún ideal de canon estético porque, como premisa, considero que toda mujer es bella por sí misma; simplemente he elegido unas determinadas características físicas que nos representen y esas son las que plasmo en mis pinturas. Para mí, cualquier homenaje o exaltación de la figura femenina, sea cual sea, ya es feminista y así lo entiendo. Mis muñecas han evolucionado desde aquellas primeras marionetas atadas y sujetas con cuerdas movidas por fuerzas externas a ellas hasta mis actuales protagonistas que han cortado sus cuerdas y son fuertes, independientes y han podido, sobretodo, dejar sus miedos atrás. Precisamente en un mundo donde las mujeres están, por desgracia, marcadas por ese miedo en todos los ámbitos, familiar, social, laboral, etc. En mis pinturas esto no ocurre porque mi primera reivindicación es que debemos vivir libres y sin temor.

SINE PECCATO

Sine Peccato

Una muestra de ello podría ser la obra “Sine peccato” el mito de Adán y Eva, en el que sólo hay cuatro Evas “que hacen lo que les da la gana”. ¡Esto sí que es empezar por el principio!

 

A.H.: En mi obra, además de revisitar los clásicos como en el caso de Las Tres Gracias que comentaste antes, me gusta hacer guiños a otras temáticas clásicas como la mitología, los cuentos o, como en este caso, a la Biblia; y es que durante todos estos siglos la mujer ha pagado por el mero hecho de serlo, la culpa de haber mordido esa fatídica manzana. Con esa obra he querido gritar un “Ya está bien” y desde mi punto de vista quiero mostrar mi creencia de una mala e injusta interpretación que debe acabar y desaparecer del acerbo cultural de occidente. Por supuesto, todas mis interpretaciones mitológicas, religiosas, tradicionales (como cuando pinto muñecas vestidas con el traje regional extremeño), etc. lo hago siempre desde el más profundo respeto pero sin renunciar ni a mi estilo personal ni a mi idea reivindicativa.

Los distintos mundos que nos muestras tienen fetiches y objetos con significado como botas, calaveras o ángeles entre muchos de ellos. La reflexión y la ironía se acomoda en tus cuadros. ¿Intencionadamente o forman parte de tu arte?

A.H.: Forman parte de mi arte, intencionadamente. Sin querer parecer demasiado academicista y me comprendan los lectores no entendidos en arte, mi estilo pictórico que algunos llaman surrealismo, otros surrealismo pop pero a mí me gusta llamarlo neo-barroco, debe seguir unos cánones para estar integrado en esas corrientes, de ahí que muchos de esos objetos se repitan en mis cuadros como las calaveras, los tatuajes, la piel tatuada como si fuera porcelana inglesa, etc. Otros se repiten porque forman parte de mi propia simbología, como son los zapatos de tacones vertiginosos siempre diferentes en cada pie, las joyas barrocas, los animales reales o inventados, los corsés, las tazas y teteras, etc. Para formar parte de estos estilos pictóricos hace falta un punto de ironía que muchos de mis obras exhiben, como mi Caperucita Roja, mis diferentes versiones de Alicia en Wonderland o uno de mis últimos cuadros, Paseando a Miss Turtle, etc. donde auno la reivindicación por la salvación y el cuidado de los fondos marinos, que me vuelven loca, con la ironía de una paseadora bajo el mar llena de glamour…

Vivir casi veinte años en Italia, es atesorar muchos recuerdos. ¿Cómo ha sido esa parte de tu vida allí?

A.H.: Como todos los recuerdos del pasado, tienen sus lados buenos y sus lados no tan buenos. Me fui muy joven y todo era nuevo y diferente para mí así que me convertí en una esponja que absorbía lo que me rodeaba y le sacaba el mayor partido. Procuro centrarme en los buenos recuerdos y las experiencias positivas: mi primera exposición en el 2001 en Roma que dio lugar a un camino de ascenso en el mundo de la pintura; las críticas súper positivas en los medios especializados y generalistas de todo el país, de la gente que alucinaba con mis obras, de la gente que conocí, de las tertulias, de los amigos, etc. Por pura justicia me considero auténticamente medio italiana, de hecho hay veces que me cuesta menos expresarme en italiano que en castellano para desgracia de los que me rodean. 😉 Así como me llevé cosas muy positivas, también he dejado, creo, un grato recuerdo a la gente que aún hoy y gracias a las Redes Sociales me siguen, me echan de menos, me hablan, etc. No quiero olvidar que las dos veces que he expuesto en el Carrousel del Louvre han sido de la mano de mi galerista italiano, con el que sigo teniendo una gran relación.

Los cambios son necesarios para evolucionar o tal vez la evolución te lleva al cambio. Mejor que nos lo explique una persona con experiencia en ellos y positiva como tú.

A.H.: Hablando de mi carrera pictórica, sería tonto no admitir que cuando eres un pintor profesional estás siempre en continua evolución e inmersa en un proceso de aprendizaje constante. Tú evolucionas como persona y en consecuencia lo que creas, evoluciona a la par contigo. El mayor salto evolutivo de mi pintura se ha dado y ha coincidido al cien por cien con mi vuelta a España y mi ruptura con el pasado y eso, lógicamente, no es una casualidad, sino el fruto de un proceso de cambio y de evolución que he sabido enfocar positivamente a mi carrera y extraer todo lo bueno que ese cambio me ofreció. Actualmente me encuentro en un momento productivo de alto nivel, lo cual también discurre en paralelo con el sentirme apoyada, ayudada y comprendida por las personas que me quieren y me rodean.

 

x-trema-doll-peq_orig

Xtrema Doll

 

Ahora te encuentras en tu tierra, Extremadura, a la que has hecho un homenaje con tu última obra “Xtrema _doll”. En tu carrera profesional, esta vuelta a casa tendrá ventajas e inconvenientes,…

A.H.: Anteriormente ya había hecho otros homenajes a mi tierra pintando muñecas Montehermoseñas, de hecho, tres de esas imágenes fueron las protagonistas de la cartelería del Día Internacional de la Poesía en Cáceres en 2012 y de la Feria del Libro de mi ciudad en el mismo año. Es cierto que la repercusión mediática y de seguidores que ha tenido esta última obra, XtremaDoll, ha sido mucho mayor debido posiblemente a la evolución tan rápida de mi obra y a que inevitablemente cada vez soy más reconocida en mi tierra como artista.
Las ventajas y los inconvenientes de estar en Extremadura son las mismas que estar en cualquier otra parte del mundo. Hoy en día no es tan importante donde residas porque las Redes Sociales, Internet, los medios, etc. nos acercan a todos cada vez más. Yo realizo mi trabajo en Cáceres sabiendo que luego va a viajar por España y el mundo sin ningún problema. Aún así, Extremadura en general y Cáceres en particular siguen siendo, a día de hoy, donde más me impone exponer y mostrar mi obra y en compensación, donde con más cariño y admiración se me recibe.

Entre pinceles y premios, Cilento Donna (2011), POP EYE (2014), ARCOBALENO (2017),… ¿cuál reconocimiento es el que has vivido con más emoción?

Cualquier premio y reconocimiento es una inyección de adrenalina en la carrera de un artista, porque somos muchos y de entre todos ellos un jurado te ha elegido a ti, pero si me tuviera que quedar con uno solo de ellos sería sin duda el Pop-Eye 2014. Cuando me enteré de quienes eran los anteriores artistas que tenían ese premio y cuando he visto los que me han seguido (Ouka Lele, El Hortelano, Javier Mariscal, Antonio de Felipe, Cristina García Rodero, Chema Madoz, Herminio Molero, Óscar Mariné, Javier de Juan, Guillermo Pérez Villalta…) no tengo más remedio que sentirme especialmente orgullosa, entusiasmada y agradecida de tenerlo. Además, coincidió con que yo llevaba muy poco tiempo en España desde mi vuelta, tenía miedo del futuro y ese premio fue un antes y un después en esta etapa artística. Desde que obtuve el Pop-Eye en el 2014, mi marido y yo asistimos a la gala todos los años, hasta el 2016 en Cáceres y los dos últimos en Trujillo. Hay pocas oportunidades en Cáceres para ver a gente del calibre de Carlos Saura, Miguel Ríos, Fernando Colomo, Cayetana Guillén Cuervo, etc (por citar solo a unos pocos de los premiados en estos últimos años), como para que un premio tan importante a nivel nacional tenga que abandonar Cáceres por falta de apoyo institucional y marchar a Trujillo, donde incluso ahora, me llegan comentarios acerca de que esas ayudas pueden peligrar también y se planteen el irse de Extremadura. Me encantaría aprovechar este foro para reivindicar que la Cultura es un bien escaso para el país y especialmente para nuestra región y las autoridades deberían hacer mucho más por ella…

Que tus pinturas sean las portadas de varios libros lo consideras como un encargo que te ha hecho especial ilusión. Los cuadros de una artista que es una gran lectora, tendrán gran influencia literaria…

A.H.: Muchas de mis obras son directamente referencias a obras literarias que me han marcado en la niñez y en la juventud, como Alicia en el País de las Maravillas, El Principito, los cuentos de Andersen, de los Hermanos Grimm, Mitos y Leyendas, etc. Forman parte de mi universo personal y por ello lo reflejo en algunas de mis obras. Actualmente me he pasado a los audiolibros por falta de tiempo para sentarme unas horas con un libro entre manos, pero siempre he sido una lectora voraz destacando el romanticismo del XIX (Oscar Wilde, Lord Byron, los poetas malditos, Poe)… No puedo decir que aparte de los cuentos y las obras fantásticas, la literatura esté demasiado presente en mi obra como trasfondo pero sí lo está como formato narrativo ya que, y así lo han visto también algunos críticos, me planteo cada cuadro como si fuera un cuento, un libro que cada espectador lee de una manera personal y única creando, de la mano de mis muñecas y de sus mundos, una historia diferente.
Ese es el motivo incluso de que mi última exposición se titule “Once upon a time” (“Érase una vez”), ya que cada pintura, desde el primer momento en que la miras, comienza a narrarte la historia que tú quieres ver en ella.

En las redes sociales, podemos ver la evolución de tus cuadros, que nacen, crecen y llegan al resultado final, para nosotros de una forma casi mágica. ¿Este proceso tiene improvisaciones o está cerrado desde el inicio?

A.H.: Mis obras son el resultado de un proceso que en mi cabeza está perfectamente arquitectado. Hago pocos bocetos previos, pero cuando doy las primeras pinceladas ya sé perfectamente donde irá cada joya, cada objeto, cada tatuaje, etc., pero por supuesto siempre hay lugar a la improvisación porque de repente te surge un objeto nuevo que no estaba allí al principio pero te llama y sabes que su lugar está en el cuadro y muchas veces, depende de él que el resultado final sea mágico. En cuanto a las Redes Sociales, me gusta subir el proceso de mis obras, desde la madera limpia (siempre pinto sobre madera desde hace dos o tres años) hasta el momento de la firma, porque sé que hay muchísima gente que disfruta ese proceso como algo diferente y mágico y además es una oportunidad real de mostrar la complejidad y las horas de trabajo que tiene cada una de mis pinturas (la media de una de mis obras grandes es de un mes de trabajo). De esta forma se puede apreciar en primera persona ese esfuerzo y eso ayuda a comprender el valor real de cada pintura.

Tus obras están por todo el mundo y la interpretación de la misma será diversa. ¿Se han puesto en contacto contigo alguna vez las personas que adquieren tus cuadros, para comentar o preguntarte sobre tus creaciones?

A.H.: Sé que mis obras están por toda Europa, en Asia, Sudamérica, etc. y es cierto que muchos de ellos me siguen por Redes Sociales y de vez en cuando me comentan detalles acerca de mis obras, sobre todo cuando descubren, y eso es algo que me hace mucha gracia, algún detalle años después, algo que se les había escapado o en lo que no se habían fijado hasta ese momento, como que han encontrado la llave de la cerradura, que no habían visto el insecto en el pelo o un cangrejo en la arena, cosas así. En general la gente que posee alguna de mis cuadros son personas con una sensibilidad especial hacia ese mundo onírico y de fantasía que reflejo en mis cuadros, ese País de las Maravillas del que no se cansan. Mis obras tienen la ventaja de que cada vez que las miras puedes verlas de diferentes maneras y descubrir nuevas interpretaciones.

Tus bambolinas han ido forjando carácter, se diría que tienen cada vez más fuerza, más seguridad. ¿Es cierto esa evolución o es una lectura excesiva de tu alter ego en ellas?

A.H.: Yo he evolucionado, me he hecho más fuerte y más segura y ellas me han seguido en ese camino. Tienen más carácter, no dependen de nadie y como te decía antes, no tienen miedo. Todos en algún momento tenemos miedo pero afortunadamente, yo tengo la ventaja de poderlo exorcizar a través de mis obras. Ellas me ayudan a vencer mis temores y yo, en compensación, las pinto como quieren ser, libres, seguras y valientes. Son mis alter ego o quizá, a veces, yo soy el de ellas. Como un Gepetto que las crea de la nada y las humanizo cada vez más, haciéndolas día a día más fuertes y seguras de sí mismas. Es una retroalimentación que nos favorece y nos ayuda a ambas.

¿Dónde podemos ver la próxima exposición de Ana Hernández San Pedro?

A.H.: En poco más de un mes expondré en León, en la galería Alemi y poco después en Santander en la galería Este. Estoy muy ilusionada con exponer en el norte ya que desde que estoy en España siempre he expuesto de Madrid hacia el sur y estas dos serán mis primeras apariciones en el norte del país. Estoy además, esperando confirmación para exponer de nuevo en Cáceres donde, como dije antes, siempre me hace especial ilusión. Algunas de mis obras de pequeño formato se podrán ver en el Mercado Solidario de Navidad situado en la calle San Pedro, número 8, hasta Reyes aproximadamente. Es una oportunidad de primera para hacerse con una obra a un precio muy asequible donando parte de ello a las becas de alimentación para familias necesitadas.
ANA LA ESPIRAL

Por último, ¿Cuando Ana Hernández no sueña con pintar, con qué sueña?
A.H.: En esto soy muy del montón, muy sencilla. Sueño simplemente con poder llevar una vida serena junto a la gente que quiero y poder realizar mi trabajo con éxito por muchos años. Con disfrutar de mi marido, mi familia, mis amigos y mis seres queridos, poder visitar el mar todos los años, jugar con mi perrita y ver una peli con una copa de vino sin que el mañana me agobie.

Entrevista y redacción:

M.J. Trinidad Ruiz
http://www.trinidadruiz.com

Ceguera.

Etiquetas

foto-jose-saramagoSoy mayor, más incluso de lo que mis nietos imaginan y esto junto con el hambre, son los dos factores que me han permitido ver tantas cosas en la vida. Cuando era niño amaba tumbarme en el campo recién arado, alguna mariposa se paraba en mi frente y las mariquitas recorrían mi cuello haciéndome cosquillas como si quisieran verme reír por encima de todo.

Ya adolescente empecé a ver barreras, de hormigón algunas, de humo las que más y tropecé en ocasiones con el desánimo. Madre iba siempre medio paso por delante de mí y preparaba cuentos dulces como chocolate caliente para abrazarme el alma. En casa había tantas carencias de cosas materiales que el ingenio agudizó cada uno de nuestros sentidos. Una vez, madre compró unos zapatos desparejados a una perra chica cada uno. Uno era marrón claro, como el color de la tierra curtida cuando hay sequía, otro negro como el pelo de detrás de las orejas de Farito, el burro de mis vecinos. Sólo madre sabía apreciar que mis pies también eran diferentes entre ellos y sería insensato tratarlos igual. Madre siempre me hacía entender todo, hasta que lo viera con claridad. Hasta la sangre caliente pude ver un día. Me puse los zapatos y me fui a vender algarrobas al mercado. Feliz de sentirme único. También por no tener que clavarme las piedras.

Nadie me dijo nunca nada de mis zapatos desparejados. Me juzgaban por mi ceguera y daban por hecho mi ignorancia.

Yo también les juzgaba por mi ceguera y daba por hecho la suya.

De nada. Desde África.

Etiquetas

, , , , ,

550895_489353574430823_774766624_n

Fotografía: Quim Fàbregas http://www.quimfabregas.org

Es mejor no abrumarles en el primer contacto. Su pueblo ha sido castigado durante años. Tienen los ojos secos, tal vez han llorado mucho y dormido poco. Huelen a coraje, tenaz raza sin miedo a caminar solos. Ahora, que por fin estamos juntos, nuestra misión es hacerles ver la grandeza que encierran.

Se levantan temprano, caminan mucho y sueñan con hacer un mundo mejor en esta tierra virgen que es África, fuerte y vivaz como si fuera un país infancia, con todo por descubrir, y de la que tenemos tanto que aprender. Conforme pasan los días, semanas y meses, sus ojos brillan como los nuestros, van ampliando la sonrisa como la mirada de los niños el día que abrieron la escuela en Amdalai. Paso a paso, aprenden a gestionar este gran proyecto que es la vida y sienten la felicidad de saber que siempre les acompañaremos. Estén donde estén.

Nuestros pies están descalzos para que nuestras raíces siempre tengan vida y nuestros brazos siempre abiertos para recibiros, vengáis de donde vengáis. Profesionales con alma, cooperantes, voluntarios, las entrañas lloran de emoción y alegría por saber que amáis nuestra tierra tanto como nosotros. Os llenaremos de amor, color e inmensa paz para que al volver a vuestro pueblo lo podáis inundar de pasión.

Ningún ser debería estar jamás solo.

Un Ford para Fernanda

Etiquetas

, , , , ,

Resultado de imagen de minas de riotinto año 36

El ferrocarril en las minas de Riotinto

 

Sólo sé una historia, la de mi madre. Antes de que me la contara sabía muchas más, pero ya no las necesito.

Tengo una única fotografía de ella, ya amarilla, en papel grueso y con los bordes ondulados, en la que enseña la mano derecha fingiendo ser un gesto natural, para enseñar los dos anillos que siempre llevaba, uno en el dedo anular, de oro blanco con montaje en filigrana y otro en el dedo corazón de un material menos noble, de latón, una aleación de cobre y zinc, que a veces le hacía tener un cerco negro alrededor del dedo y que ella lo restregaba con jabón casero.

– “Esto es porque se acuerda de mí Yo también me acuerdo de él, pero no hay recuerdos tan fuertes que puedan soportar ausencias tan largas. “

Le gustaba pensar en alto, filosofar sobre la vida, la muerte y la familia. Era una mujer inteligente, taciturna y a mí me llenó de amor como si fuera al único ser que pudiera dárselo. Me sentía en deuda con ella. Deseaba que el resto de la gente la conociera pero nunca permitió que lo hicieran. Más tarde comprendí que era dichosa así, era una mujer callada con mucho que decir, y esa era su felicidad.

Por cierto, se llamaba Fernanda.

En el año 1936, Fernanda tenía diecisiete años y vivía en Nerva, un pueblecito de Huelva, donde su familia se instaló justo el año de su nacimiento. Su padre era un empresario de la Compañía de Ferrocarriles Andaluces y controlaba el movimiento ferroviario de la mina de Riotinto con los diferentes pueblos de la comarca y con el puerto de Huelva. Existía una tensión palpable en el plano político que auguraba nuevas revueltas y los rumores de que se estaban fraguando motines cobraban cada vez más fuerza, por lo que sus padres, mandaron a Fernanda a vivir a Madrid junto con sus tíos maternos, pues en el caso de enfrentamientos la zona minera era un lugar peligroso. Era hija única, y el temor de que algo le sucediera, a su padre le quitaba el sueño. Fernanda no acogió de buen grado irse de su pequeño pueblo, pero acató la decisión sin muchas preguntas. Cuando su padre sentenciaba, era más inteligente no gastar energía en contrariarle.

Viajó a Madrid en un coche con chófer particular, un Ford V-8 Cabriolet, que supuso un desembolso de 250 pesetas, la mitad del salario mensual como jefe de la compañía de ferrocarril, pero ellos que no eran de alta alcurnia, necesitaban más que nadie de la altanería que se paga, para prevalecer en el circulo social al que les había costado años acceder. Así fue su padre, perfeccionista e impecable, en lo bueno y en lo malo.

Y así llegó Fernanda a Madrid, a la calle del Vergel número 9, con un traje de lino azul, que le hicieron con el corte de vestido que su padre le trajo de Santander hacía un año; en un Ford negro reluciente, con la inocencia intacta y el corazón soberbio deseoso de hazañas.

Llevaba una semana en Madrid cuando su tía le pidió que la acompañara a los merenderos de la Castellana, para comprar marisco fresco a los hombres que se paseaban con cestas de mimbre vendiéndolo, allí era más barato que en el mercado. Entre la multitud, Fernanda pudo distinguir a un muchacho del pueblo. Estaba sentado en un banco, escondido tras unos mendigos y muy sucio, con las ropas raídas, demasiado andrajosas incluso para él, un minero de Riotinto. Mientras su tía regateaba el precio del marisco, ella se acercó al joven minero para preguntarle por su situación. Vicente había huido de la mina y con ello había traicionado a sus compañeros. Era uno de los voluntarios combatientes que formarían más tarde la Columna Minera del 36 y que pretendían combatir la sublevación militar en Sevilla. Pero Vicente no podía luchar, era singularmente un hombre pacífico, incapaz de encarar un arma. Su padre había sido asesinado semanas antes y su familia puso la losa de la venganza sobre él, empujándolo a ser lo no quería, una vez más. Él se sentía cobarde y el único acto de valentía del que era capaz, era quitarse la vida, allí en Madrid, donde nadie le echara de menos, cosa que sería fácil. Las contiendas se vivían a diario y morirse, cuando la muerte gobierna, no alarma a nadie.

La historia de Vicente era larga y necesitó varios días para contársela a Fernanda. Los encuentros se fueron alargando y las palabras fueron cesando para dejar lugar a los silencios y los silencios a los besos y los besos a la pasión. Llevaban viéndose tan sólo unos días cuando le regaló un anillo que él mismo hizo cuando tenía 16 años pensando en la mujer que un día le acompañaría en sus días. Un anillo de latón que él mismo cinceló, demasiado basto pero tan lleno de sueños que parecía mágico.

Vicente, que hace semanas creía que era el fin de su historia, sentía ahora que era el inicio de su verdadera vida, había conocido lo que era amar a una mujer.

Fernanda se enamoró desde el primer momento, del hombre, del adulador, del revolucionario fiel a su alma pacífica, de sus historias… cuando pensaba en su padre, sabía que este romance pondría fin a su cómoda y consentida vida, hecho que le daba mayor romanticismo a su historia, en su mente de muchacha joven y lectora de novelas victorianas.

Todo se truncó el jueves 09 de Julio de 1936, en el que Fernanda se armó de valor para decirle a su amado lo que llevaba dos semanas sospechando. Estaba encinta. Iba calle abajo dos pasos tras su mente y con el corazón en una mano, hasta la esquina de Recoletos donde él la esperaba como cada tarde a las seis en punto. Él siempre la esperaba, menos aquella tarde.

Vicente murió en una trifulca ajena a él. Dos hombre ebrios se empujaban y uno de ellos cayó encima de Vicente que iba andando aprisa a su cita de las seis; cayó sobre el borde del acerado y el golpe seco en la nuca le dejó sin vida. Así de ridícula le llegó la muerte a aquel hijo huérfano ignorante de su paternidad.

Su amada estuvo en estado convaleciente más de una semana, alegando tener una gripe muy extraña hasta que una carta de su padre la levantó de la cama. Un capitán del ejército que había sido herido en un reciente combate, quería tomarla como esposa, con la condición de que debía ser inmediato. Ella, que no había contado a nadie lo de su embarazo, clamó al cielo agradeciendo el parche que taparía su vergüenza y salvaría su vida. Esperaba encontrar a un hombre mayor, feo, lisiado y con la mejillas enrojecidas debido a la bebida. Nada le parecía demasiada penitencia comparado con decirle a su padre que estaba embarazada de un cobarde y pobre minero que además estaba muerto.

El estado de Fernanda cuando regresó a Nerva es difícil de explicar. Resoplaba nerviosa, con la mirada triste y en parte el corazón alegre, pero sobre todo incrédula.

En lo de lisiado fue en lo único que acertó. El capitán Laureano estaba en sillas de ruedas, con nula movilidad en la pierna derecha y con sólo un veinte por ciento de movilidad en la izquierda, debido a un embiste con una bayoneta en un combate, pero era atractivo, joven y cortés. La boda se organizó de forma presurosa y muy íntima en el pueblo natal de ella. Fernanda se sintió feliz con el acontecimiento, lo tenía todo pensado para salir airosa de la novela de la que era protagonista. Ella misma era sietemesina, ¿por qué no había de serlo su hijo?

El capitán Laureano le regaló un anillo de oro blanco con montaje en filigrana. Ella iba radiante, con el vestido que había usado su madre dieciocho años antes, apenas asistieron una decena de familiares y después se fueron cada uno a su casa, pues el país en esos momentos no estaba para celebraciones. Fernanda y el capitán Laureano se fueron ese mismo día a Sevilla donde se alojaron en una habitación de un piso de una tía de él, que les cedió hasta que acabara la guerra y pudieran buscarse un hogar.

La noche de bodas, el capitán la pasó en su silla de ruedas, bebiendo vino con la mirada perdida. Fernanda ni se le acercó ni le habló. Daba gracias por estar casada y porque su hijo tendría un apellido y un futuro.

Varias noches paso así el capitán, en la silla, con la mirada perdida, bebiendo y sin pronunciar palabra alguna. Durante el día, era amable con ella, incluso iniciaba algunas conversaciones sobre sus viajes, su familia o las historias de algunos de sus compañeros del ejército, pero por la noche un incómodo silencio llenaba la alcoba y la inmensa distancia entre ellos. Dos semanas de casados y el capitán no había rozado siquiera el cuerpo de su mujer.

No podía mantener relaciones sexuales. El traumatismo en la cadera que le causó la bayoneta, le causó una disfunción erectil definitiva, además de la parálisis. Laureano era un hombre físicamente débil y no sabía muy bien si debido a su lesión en combate o a su propia naturaleza, cada día estaba más desmejorado y hundido. Su familia, de extirpe militar, habían sido regios en su educación y ahora, no quería volver a depender de ellos, no podía soportar la idea de la vergüenza que le suponía no sentirse un hombre completo al que además habrían que asistir. El capitán, al fin, lloró como un niño y rogó a su esposa que no le abandonase y que encubriera su falta.

Fernanda sentía que repetía una escena ya vivida, escuchando durante días la historia de un hombre desconsolado, de un alma herida que sólo busca cariño.

  • No tienes que agradecerme nada. Eres el mejor padre que nuestro hijo hubiera podido desear.

Con esta sentencia ambos descansaron y acataron. Ni él malhadado plato de segunda mesa ni ella mártir subyugada. Unirse fue el milagro que les salvó de la deshonra, del remordimiento y de la culpabilidad frente al otro.

Fernanda guardaba los secretos de los dos únicos hombres que amó en su vida. Ambos frágiles y sometidos por los que más les querían, encontraron en ella su refugio y entre los tres construyeron una vida.

Mi padre murió diez años después de casarse. Ella siempre le llamaba el capitán, y así le llamo yo. Se amaron inmensamente y yo les amé tanto por ello.

A Vicente, no llegué siquiera a tenerle cariño, tal vez porque supe de su existencia cuando ya nada me podía sorprender.

Cuando yo crecí, mi madre se dedicó a ayudar a los demás con lo que mejor sabía hacer, escuchar. Cada tarde iba a la iglesia de Santa Ana, en el barrio de Triana y se sentaba en los últimos bancos, donde al principio acudían mujeres y hombres de extrema pobreza, que le contaban sus problemas no sólo de las necesidades básicas no cubiertas, también de amor, de rencores, de traiciones. Los pobres, por increíble que parezca, también sienten. Poco a poco se fueron acercando a ella principalmente mujeres de clase media y alta a contarle sus preocupaciones, confidencias, y a hablarle de sus fantasmas, sobre todo de los vivos. Los hombres lo hacían a escondidas y ella les daba consejos que parecían de estraperlo. A todos les concedía lo mismo, el consuelo de escucharles sin enjuiciarles, de la compañía y acaso algunas mullidas palabras de una mujer que se sentía libre y había escuchado a tantas almas enjauladas que ponía y quitaba lo que a uno le sobraba donde al otro le hacía falta.

Nunca llegué a saber el motivo que le empujó a contarme su historia poco antes de morir, tal vez quiso honrar la memoria de mi padre y … bueno de mi otro padre también,… tal vez no quería llevarse secretos a su tumba o tal vez como decía ella, quien siempre tiene algo para contar nunca puede ser infeliz. Al fin y al cabo la historia también me pertenece. Siempre nos serán ignoradas las motivaciones de los muertos.

Pienso en ella cada vez que veo a una mujer de esas que pisan sin hacer ruido. El mundo se enriquecería mucho si todas esas mujeres sencillas y discretas que intentan pasar desapercibidas nos contaran su historias.

Sevilla, 12 de Enero de 1996

Fernando Fernán-Gómez. El tiempo amarillo.

 

dav¿Qué eres tú, el protagonista de tu vida o una comparsa de la mía? Pregunta Fernando Fernán-Gómez a un amigo,  encerrando en esta frase mucho de lo que es él: teatro, cine, literatura, ironía, insolencia y genialidad. En plena guerra civil,  su amigo le contesta: Como no tenía ya problemas, añades uno nuevo.

¿Lo es? ¿Es un problema para nosotros sentirnos comparsas de otras vidas y no protagonistas de la nuestra? Lo que somos y lo que creemos ser a veces guarda distancia. Fernán-Gómez quería llevar una vida de lujo, escalar socialmente y por encima de todo, ser un personaje con trascendencia. Lo consiguió y así lo relata con la tozudez que le llevó a no cejar su intento, pero vacío de vanidad. Muchas veces le faltó el dinero pero nunca fue pobre.  La guerra frustró su adolescencia y años después aún recuerda que ese hecho es lo que percibía como más grave de aquel terrible suceso histórico por encima del drama de la tragedia. Recitaba poesía o jugaba a leer en voz alta con el traqueteo de ametralladoras de fondo. Fernán-Gómez nunca dejó de avistar la línea divisoria entre su realidad y su objetivo siendo éste es el paso más importante para poder saltarla. 

El Tiempo Amarillo es su autobiografía, sus memorias contadas con su peculiar manera de ver la vida y  de estar en el mundo. Ardua tarea la de ser fiel a sí mismo. ¿Puede interesar a alguien la vida del hijo de un cómico y que al llegar a su jubilación sigue siendo eso, un cómico? Si, interesa. Tanto como para que el documental La silla de Fernando, testimonio de un artista, cautive al público y se proyecte en el cine. Para llegar a  Fernando Fernán-Gómez, hay que leerle, verle y escucharle; sin prejuicios y con el alma y la curiosidad abiertos de par en par. 

Fernando Fernán-Gómez, perspicaz adolescente, llamaba a las puertas de sus criadas por la noche, cuando todos dormían, pero ellas nunca le abrieron, o al menos María. Las costumbres se acomodan en nuestro ADN como el óxido en las rejas de los balcones, revistiéndolas primero con suavidad corcomiéndolas después con saña. Helo aquí. 

Lo crió su abuela, Doña Carola, y este hecho no necesita adornos. Su madre era la belleza y el enigma, en una ausencia constante.  Concibe una mujer teatralizada e inverosímil,  una Marlene Dietrich imperecedera, el amor como destrucción y atracción a partes iguales, promiscuo y vividor. El pudor, la timidez y el temor a represalias le hacen callar situaciones comprometidas, o eso dice él. Saber que alguien guarda silencio ya es saber.

Un actor con vocación por el cine que pasó por el teatro de forma obligada. “No me agrada el contacto con el público. Lo que menos me agrada del teatro es que mientras uno trabaja el público esté”. Detestaba el añorado calor del público que tanto ansían los actores. Con un mal carácter, eso sí cultivado a conciencia (palabras suyas), su legendaria antipatía troca en leyenda cuando rascas en su razonamiento sostenido en su profesionalidad, como estar días sin hablar con nadie, inmerso en su personaje, tal y como requiere el método Stanislavsky. 

Una visión carente de tópicos, estereotipos o ideas generalizadas. La falta de filtro embelesa a veces desde la incomodidad ya que posee el extraordinario don de dejar de mirar lo que otros ven, para proyectar su propia mirada sobre ello. 

De tanto escucharlo he descubierto lo que sucede. Las ganas de ser te hacen creer serlo. La similitud no es si no admiración.  La claridad en sus palabras, en sus ideas, en sus sentimientos tiernos y amables en ocasiones, irreverentes  y procaces los más. La mediocridad no llegó a alcanzarle, siempre voló más alto. Fernando Fernán-Gómez, una mente brillante y un trabajador incansable.

 

“Mi querido nieto, hoy recibo carta de tu madre, de Santander, en la cual me dice que ha visto las fotos para el estreno de Cristina y que estás muy bien, que, si puede irá a verla. Y hoy 15 también me han pedido tus señas de Barcelona. No sé quién será pero me figuro será cosa de películas, pues yo quisiera que te hicieras popular lo antes posible. Estudia bien la mímica y no abandones tu porte de buena figura. Tu madre ha mandado de Gijón un poco de mantequilla, ¡no sabes lo que siento el que tú no la comas también! Cuídate lo mejor que puedas, y a vivir y hacerse célebre. Cuida la ropa, que cuesta muy cara. Recibe el cariño de tu abuela que es el más verdadero. Yo voy estando algo mejor, pero tengo dentro de mí un cuerpo extraño que me preocupa; sobre todo por las noches, me quita el sueño. Te quiere. 

Carolina Gómez. 

16 abril 943″

 

 

 

.

 

Decrecer. En busca del sentido propio.

23561610_1741216435909354_9026127801714411885_n

Artist: Ana Hernández San Pedro “Omnia Vanitas” www.anahernandezsanpedro.com

En O Grove (Pontevedra), hay un local, El Naútico, que tiene su mirada puesta en decrecer. Un empresario que busca reducir el negocio, menos público, menos movimiento,…  Allí aman la música, pero sobre todo a las personas y el disfrute del momento. Un estilo de vida que es el timón de este negocio entre chiringuito y sala de conciertos, por el cual andan como en casa, Marlango o Jorge Drexler.  El poder de atracción de algunas cosas a veces es inexplicable, en ésta, glorioso.

El decrecimiento en el ámbito económico busca una producción sostenible y un enfoque de la economía al servicio del ser humano (no viceversa). Padecemos una crisis de representación política en la que estamos  aún con el gotero puesto tras el virus de corrupción del que nadie salió indemne y  ahora nos toca revisar expedientes académicos de políticos con egos inflados que eligieron un camino demasiado corto para un trabajo tan importante, respaldados por catedráticos con tarjetas black, que gastan miles de euros, en frivolidades prohibitivas para universitarios que sí deben estudiar para conseguir sus másteres.

Sumamos la contaminación, las desigualdades económicas, los cambios sociales y culturales o el consumismo feroz que tanta frustración siembra y el resultado pide a gritos una reflexión profunda, sensata y con una mirada global, para así encontrar nuevas soluciones adaptadas a nuestro siglo. No se puede crecer infinitamente en un mundo finito. En 1970 nace esta corriente, el decrecimiento, término obús para contrarrestar el desarrollo sostenible, y uno de sus ideólogos, Serge Latouche, nos hace reflexionar con planteamientos  que encuentran la convergencia entre el consumo y la felicidad.

Hay una parte del decrecimiento  aún más apasionante, menos racional, como bien lo define Sergio Ayala Climent  “Comenzar a decrecer para volver a rozarnos la piel, y sentir, sentir de cerca… hemos crecido demasiado, eso está bien, pero volver a la esencia, eso es lo más…” Este abogado, que nunca ha ejercido, es un avezado comercial, conferenciante y mentor de nuevas emprendedores. Positivo, bienhumorado y procaz lleva a cabo su propia empresa asumiendo que ésta tendrá un final. Con esa premisa asumida, el humor y buen rollo son prioridad en su vida. Y en su trabajo.

Buscar bien adentro quienes somos es un acto de valentía, encontrarlo, una suerte, y vivir fiel a ello, un prodigio. Requiere quitarse los miedos y estar dispuesto a  andar por el mundo sin la impostura de un traje a medida para cada ocasión. Reconciliarse con cada pequeña cosa que nos hace sentir bien, vivir con franqueza y en paz contigo mismo. El gusto por las cosas sencillas, es el más exquisito de todos los gustos. Decrecer en emociones tristes y sentimientos caducos, los caminos se abren a cada paso y ser positivo y generoso son buenas opciones.

Uno de los suertudos, que huye de solemnidades detrás de una poblada barba con tantas canas como su cabeza, nos insta a hacer las cosas con integridad, sin buscar la aprobación de los demás. Y no es una simple declaración de principios porque Antonio Muñoz-Molina, asegura vivir así. El consumismo al que este escritor se refiere, llega más allá de las cosas materiales, no sólo en lo frívolo está el afán de poseer. También en la arrogancia de creer que ver, saber o viajar mucho, te sitúa en un plano superior; o la idea errónea del genio que cosecha méritos propios con el trabajo de otros. Cuando el sentido común habla, el resto de los sentidos callan y aprenden.

La serenidad empieza a recobrar la épica que tuvo hace tanto tiempo, donde correr no era necesario. La ausencia es una paradoja, pues a quien mucho se le echa en falta, se le deja de necesitar. Después del camino recorrido, encontrarnos a nosotros mismos y compartir tiempo con los que nos hacen sentir bien, es la mayor de las victorias.

“Casi nada es de una sola manera, casi nada es una sola cosa, casi nada es bueno o malo continuamente…” A.Muñoz Molina. HAY FESTIVAL Segovia.

 

M.J.Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

La línea divisoria

Etiquetas

,

caligrama

Entre lo que te ata a tierra y lo que te empuja a volar, hay una línea divisoria que es necesario saltar.

Hay líneas como muros, que no dejan escapar lo más cercano a ti, la seguridad de lo conocido, donde permaneces desde hace mucho,  donde las respuestas brotan antes que las preguntas. Aquí se mantiene una  rutina sibilina, llena de costumbres y de la certeza de lo que sucederá cada día, cada semana… cada vida. El muro que no permite salir. A nadie. Tampoco a ti.

Visibilizarla permite encuadrar las partes que la componen y el todo desglosado es más fácil de digerir, así se puede valorar de forma independiente y optar dónde quieres emplazarte en este momento preciso. La cantante Rosario Flores,  en sus conciertos  mira lo que hay antes de llegar a la línea y ve en primera fila a su familia y amigos, sus raíces y sus ramas, coge aire, mira más allá de la línea y está su público, su sueño, su pasión y ahí comienza el vuelo. “No hay que pensar, sólo se trata de disfrutar”, nos dice la hija de la faraona.

No son livianas las raíces que se agarran a los tobillos, pero pesarán tanto como les dejemos. En plena guerra civil, a la par que sucedían bombardeos en Madrid se representaban obras de teatro; actores y escritores seguían reuniéndose en el histórico (que no emblemático) Café Gijón  u otros, o frente a ellos, pues no tenían dinero, y el tejido cultural se mantenía vivo, aunque raído y zurcido, como los pantalones que llevaban los niños que en esos años jugaban en las calles, no ajeno pero sí paralelo al caos de la desgracia y desolación de la guerra con la que convivían.

En ese Madrid, Fernando Fernán-Gómez, recitaba poesía, leía y acudía a teatros, no terminó sus estudios y el hambre acechaba en las  noches, pero la determinación le tendió largos puentes con el que cruzar más allá de la línea. Desde pequeño soñaba y se visibilizaba en un plano exitoso, y veía con tal claridad su futuro,  que nadie le pudo decir que no era posible.

Estaría bien que la línea fuera bruma, tan alta como deseemos, que nos permita ver lo que hay al otro lado, para que estemos donde estemos, sepamos que hay dos partes antagónicas y complementarias. No olvidar lo que fuimos ni lo que somos, que puede ser lo mismo o cosas dispares y ambos seremos.

Hoy es el único día posible  para  saltar la línea divisoria, encontrarte y  disfrutar de la incertidumbre que se encuentra más allá de ella. Corres el riesgo de equivocarte y cometer muchos errores y con suerte, así sucederá.

No traspasar la línea, por temor a la desaprobación de los demás o a hacer el ridículo, es darse más importancia a sí mismo de lo que nadie hace. Hombres más grandes andan estos caminos y ni siquiera quedan surcos, agila p’alante que con poco aire se borran tus huellas. Y si necesitas certezas, piensa en tu muerte, pocas cosas tan seguras son tan imprevisibles.

“- Cuando uno se muere… ¿se muere o no se muere?
– ¿En su casa qué dicen?
– Mi madre dice que los buenos van al cielo y los malos al infierno.
– ¿Y su padre?
– Mi padre dice que de haber juicio final los ricos irían con sus abogados, pero a mi madre no le hace gracia.
– ¿Y usted que piensa?
– Yo tengo miedo…
– ¿Es usted capaz de guardar un secreto? Pues en secreto. Ese infierno del mas allá no existe. El odio, la crueldad, eso es el infierno. A veces el infierno somos nosotros mismos.”
 

Manuel Lozano -Moncho 
Fernando Fernán-Gómez – Don Gregorio
La lengua de las mariposas.

M.J.Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

 

 

Ligeramente. Hacia arriba.

Su pijama hace tiempo que no se arruga. Se acuesta lentamente, boca arriba y con los brazos pegados al cuerpo, como si estuviera preparándose para el ataúd. Es joven y sano, por eso piensa tanto en la muerte. Y en Fernando. La elección despreciada, el dulce sueño de lo que hubiera sido que en la lejanía se antoja rabioso y bello. Reconstruye su no historia una y otra vez, tiene sus no hijos con Fernando,  va a trabajar a su no trabajo,… ríe, llora y tiene problemas en su no vida. Ahí, en la nada que es su todo, no compra ningún libro y se visualiza con una mancha siempre en la camisa. El encanto perdura en lo que nunca fue.

Ella recela de sus pensamientos sin conocer siquiera qué  los ocupa, pero sea lo que sea hace tornar la comisura de los labios de su marido. Ligeramente. Hacia arriba. Como las torna en las noches que duran muchas horas y las lágrimas muchos días.

Le ha visto la cuerda escondida en el baúl de la cochera y no va a hacer nada. No quiere saber lo que sabe, porque llegado el momento desea llorar bajo el manto de la ignorancia que siempre nos exculpa de todo.

No sabe que traje ponerse, si el de la lástima o el de la venganza. Pero tiene la seguridad de su imagen erguida frente a la de él tumbado. Y eso le hace tornar la comisura de sus labios. Ligeramente. Hacia arriba.

 

 

 

 

 

Lo que tienen en común Dabiz Muñoz y Stephen Hawking

Carece de sentido preguntarnos cuál es el camino correcto, simplemente hay que preguntarse si lo amamos, y mientras sea así, será valido.

Dabiz Muñoz

Dabiz Muñoz. Cocinero.

Él sabía perfectamente que cuando tienes pequeñas ideas que cosquillean en tu cerebro y se niegan a abandonarte no hay que ignorarlas, pues en ellas yace las semillas del destino.  La primera vez que se le ocurrió la idea la descartó por extravagante y aún así persistió en su memoria.

Podría ser el comienzo de la gran lección de vida y obra del astrofísico Stephen Hawking, o la obstinencia triunfal del carismático chef tres estrellas Michelín, Dabiz Muñoz, sin embargo, es el relato del granjero  de la película Babe El Cerdito Valiente. En la mayoría de las ocasiones, lo que nos lleva a reaccionar no se encuentra en las alturas o en el concepto idealizado que tenemos del camino correcto, por el contrario son esas grandes verdades que subyacen bajo la piel de lo cotidiano las que despiertan con la más virulenta de las fuerzas los motivos por los que seguir, a veces soterrados.

Poseer talento es innato en el ser humano y el desarrollo del mismo es la llave, que unos despliegan, otros inventan,  algunos olvidan y los más, no saben siquiera que la tienen. El hilo conductor de los que conquistan el camino es la disciplina de galeote.

Dabiz Muñoz, asquerosamente exigente, perfeccionista y generoso.(Textual). Inquieto, sesudo y con gran determinación. Obsesivo. Nunca tuvo miedo a despeñarse  por el precipicio de un sacrificio íntegro, en compensación por un éxito  impredecible. Sus restaurantes  de Madrid y Londres resumen además de la idea de fusión gastronómica, su principio de libertad como persona y la confianza ciega en sí mismo y su meta.

Hawking  defendió el realismo dependiente del modelo, que traducido desde un sentido científico a un carácter práctico sería: El modelo de vida perfecto para llevar es el que necesites en ese momento, y este no es de por vida, se puede cambiar según tus circunstancias; la única pregunta necesaria es si se adapta a lo que sentimos. A este visionario, le dieron su vida por terminada en plena juventud y vivió 50 años más a esa sentencia, con gran limitación física, para hacernos ver nuestras invisibles barreras.

La esencia es maximizar el presente. La esencia no tiene forma, ni de cresta como la del cocinero, ni de silla de ruedas como la que tuvo que llevar el genio matemático. Me quedo con ellos dos, de much@s, por diferentes, por imperfectos, por ser una muestra de la juventud y la insolencia que con fortuna vivimos junto con la experiencia y la muerte que siempre llega. Carece de sentido preguntarnos cuál es el camino correcto, simplemente hay que preguntarse si lo amamos, y mientras sea así, será valido.

El depredador de todo es el reloj, que dice la escritora Lea Vélez que ha dicho su hijo. El reloj, el paso del tiempo, de la vida y de las ganas. Menos mal que siempre hay niños que aún no han crecido y podremos seguir aprendiendo de ellos,  oteando el presente sin recordar, ni desear, ni esperar, tan sólo viviendo. Y en ellos descubrir talento, y avisarles de lo de la llave, darles herramientas y guiarles de la forma menos bochornosa posible, antes de que sea tarde y se queden ciegos, varados y desnudos, en el desconcierto de intentar averiguar el camino correcto, donde ya no hay  más opción que la de ser generosos con los niños, y en ellos descubrir talento, y avisarles de lo de la llave,

Cada vez me gusta más el silencio, escuchar mis pensamientos, recuperar todo ese tiempo que he perdido rodeado de demasiado ruido que me ha impedido tomar conciencia de tantas cosas.” Ni pena ni miedo. Grande-Marlaska.

María José Trinidad

http://www.trinidadruiz.com

 

 

 

Cuestión de perspectiva.

PERSPECTIVA.jpg

“Perspectiva”. Paula de Miguel

La soberbia de Urdangarín pretende denostar la poca dignidad que  yergue sobre su séquito. Corruptos, pelotas y ahora con tan poco entendimiento que confunden sugerencia con coacción. Muchas de las empresas que sobreviven tiñosas tras el rastro de éstas u otras corruptas zarpas,  no siempre eligen si no que fortuitamente cruzan su camino con el de la avaricia, y en la encrucijada cualquier titubeo es herida sangrante. Empresas en la que golpean los nudillos y sugieren la contratación de sus servicios. ¡¿Sugerido?! Con lo fácil que es decir no, y cerrar la persiana de tu empresa por hoy. O para siempre.

 

El que cede tiene la misma responsabilidad que el que coacciona porque el peso de la palabra es el mismo para todos.

Pues no. La palabra tiene perspectiva.

Si fuera en otro modo, el sí contra el no diario de padres e hijos, irían al Supremo en busca de resolución.

El dinero, el poder o la posición, aportan fuerza a la palabra, a las opiniones y obviamente a las acciones. En la jerarquía de vínculos familiares, se abonan despotismos enmascarados; en relaciones marcadas por la admiración unidireccional o distinta posición en el mismo ámbito laboral o social, la compostura no cuesta mantenerla igual a todos. Los aranceles a pagar tienen códigos internos, más arraigados de lo que quisiéramos, al parecer como el agua de lluvia, que cae para todos, pero se queda en la parte más baja.

El corrupto camino a la fama hollywoodiense,  que observábamos cual una película en blanco y negro, se ha convertido en un actual éxito taquillero. Una ristre de cochambrosos relatos, sin número determinado porque siempre hay bocas que callan, mantienen el foco sobre misóginos directores, como Harvey Weinstein y otros hombres con poder  que perpetran delitos sexuales bajo el manto impune de su puesto, es decir, que sugieren a las actrices y actores, ¡sugieren!, la contratación del Instituto sin ánimo de lucro que él mismo preside.  The show must go on! Lleno de putas que está Hollywood. De puta miseria y puta ambición.

El abuso está marcado por el encuadre. Sobre un mismo plano hay dos dimensiones e infinitos puntos y rectas, cuando un perfil está en un punto que culturalmente creemos aventajado marca una distancia imponente sobre los demás. La cultura y las creencias deben ser cuestionadas incansablemente.

La muerte relativiza nuestra existencia, nuestra palabra y nuestras perspectiva. En la posguerra civil, republicanos acudían forzados en un peregrinaje diario a que le dieran una paliza y así se lo dicen a su vecino. “Mariano, voy a que me peguen”. Palabras textuales que una nieta relataba en un programa de radio la semana pasada.  Voy a que me peguen. Ante la imposibilidad de elección, convierte en voluntaria la obligación. Cómo el ser humano asume, disiente y asimila el infortunio de su destino en manos de su propia especie que desarrolla sendas posibilidades en la virtud y en la maldad.

Y no es esto un canto a favor de pusilánimes y cobardes que  no se atreven a decir que no, más bien pretende ser una humilde arenga en favor del que tiene menos recursos, pues el otro no necesita que le jaleen.

“Si el líder dice de tal evento esto no ocurrió, pues no ocurrió. Si dice que dos y dos son cinco, pues dos y dos son cinco. Esta perspectiva me preocupa mucho más que las bombas.” George Orwell.

Ciudadanos del mundo.

22228397_10210526479666944_8942639462009870364_n

Hay quien escribe deseando que sus palabras muevan al menos a una persona en algún lugar del mundo y hay quien mueve su mundo y deja sin palabras a todos.

Estas dos mujeres promulgan unidad, tal vez por ellas mismas, que pertenecen a sendas partes implicadas, tal vez por sus familias o tal vez por la preciosa hija que les une, a la que no quieren privar de sentimiento de pertenencia a ninguno de sus orígenes. Ellas son mi familia, y el motivo por el que muchos no engrosamos la miríada de declaraciones henchidas de orgullo vertidas en las redes, con flechas venenosas, que van y vuelven sin diana fija, dardeando y arañando a quien tenga un mínimo de sensibilidad. No conozco territorio sitiado exclusivamente por autóctonos.

La mesura es una responsabilidad que tampoco podemos llevar al límite, posicionarse y opinar es libre, necesario y constructivo, la mayor miseria es la imposibilidad para emocionarse, más la convivencia y el respeto deben marcar los pasos. Tu libertad termina donde empieza la mía. Más que nunca, me asquean los políticos que intentan arrastrar en masa  azuzando con la miseria del odio, mientras planean la siguiente estrategia en sus sillones catetos de polipiel, el diseño lo quedarán para otras sustancias, que es la única razón que explica ciertas declaraciones. Esto no es una partida de Risk , la contienda pasará y las personas quedaremos.

Lo único valioso es hacer cosas valiosas. Las palabras y los gestos reconfortan en el camino, pero esa senda sólo se abre con hechos.

Algunos aún conservan el trozo del extinto muro de Berlín, que Tribuna regaló a sus lectores hace ya 27 años. El muro de la vergüenza, del odio y del sometimiento. El muro no desapareció, que para eso es materia, se transformó y es más, se convirtió en un emblema. Examinar ese hormigón grafiteado es como mirarte en el agua de  un pozo, profundo y oscuro, del que te debes retirar pronto porque sientes como te absorbe.  La historia nos deja tanto como nos quita el hacerla.

Rosa Montero ha lanzado en twitter que en este momento se sentiría más a gusto siendo canadiense o australiana, y yo que adoro a Rosa, me estoy fijando ya pecas en las mejillas,  pero por otra parte sé que para ser mejor, no necesito dejar de ser lo que soy.

Cuando el delirio humano pisa la vida, me siento como Óscar, el niño de Günter Grass, que se niega a crecer y desde su tierna y pequeña postura ve la loca forma en que el mundo se desarrolla y huye hacia donde sólo se puede huir en estos casos, hacia ninguna parte.

“El aire es de gran valor para el Piel Roja,

pues todas las cosas participan del mismo aliento:

el animal, el árbol, el hombre, todos participan del mismo aliento.

El hombre blanco parece no considerar el aire que respira;

a semejanza de un hombre que está muerto desde hace varios días

y está embotado contra el hedor.

Pero quizá es porque yo soy sólo un salvaje, y no entiendo nada.

Yo soy un Piel Roja y no entiendo esto.”

Mensaje del Gran Jefe Seattle al Presidente de los Estados Unidos de América 1855

 

María José  Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

 

 

Estos yanquis, listos y comprometidos que mueven el mundo.

18119463_1369827369778223_5271169902250397519_n

Muro Crítico. Artista: Daniel Muñoz   www.eseaene.com

 

Los machos son las borlas del traje de torero y éstos se las ajustan cuando ven que la faena va a ser peligrosa o dura, cuando hay que bregar y sudar la gota gorda. Pues eso, ajustaros los machos, respirad hondo y levantad la cabeza valientes, que los mortales os seguimos.

Desde Thomas Edison, que nos dió luz a todos sin rescindir clases ni ideologías, siguen brotando celebridades que contribuyen en la mejora de este mundo con sus habilidades, sabiduría y esfuerzo, no siempre conscientes de su benévolo fin. Son cuantiosos, de todos los países, subvencionados o adinerados, cosmopolitas o locos e introvertidos visionarios, y entre ellos un puñado de americanos, que refulgen a la par que embaucan. Estos yankis, listos y comprometidos que mueven el mundo.

Como ese chico sencillo con ideas propias y valores arraigados que empezó a estudiar y a compartir sus conocimientos y los frutos que daba. Fue llevado ante la ley por difundir sus propios programas de forma gratuita (el sistema prefiere restricciones) y retomó los estudios universitarios después de conseguir el puesto número 10 en la lista Forbes de las personas más poderosas del mundo. Éste es Mark Zuckerberg, creador de Facebook. Se sospecha que quiere presentarse a la presidencia de EEUU. No hagan comparaciones con la actualidad, acabarán en lloros.

Bill Gates, cofundador de Microsoft, ha encabezado la lista de los hombres más ricos del mundo durante años y preside junto con su mujer Melinda una fundación que respalda la salud y la educación. Intermediario del sistema MS-DOS, que compró a bajo precio y vendió a IBM, sagaz en la incipiente explosión del mercado tecnológico e ídolo de masas, fama acrecentada por su soltería de oro. A todos los informáticos, Bill Gates, nos hizo soñar con Seattle, con su visión de futuro, con su forma de trabajo distendida y cercana. Él era un ejemplo y así lo seguimos viendo 20 años después.

Mellody Hobson, mujer de negocios, presidenta del consejo de administración de DreamWorks Animation y parte del cuadro directivo de varias organizaciones. Elegida como “Global Leaders of Tomorrow” por el Foro Económico Mundial, y en plena gloria se casó con George Lucas, que le acompaña en su comprometida andadura profesional y personal.

Warren Buffets, Judy Faulkner,…

Todos ellos  son parte de una campaña filantrópica The Giving Pledge (La promesa de Dar), en la que se comprometen a ceder, al menos, el 50 % de sus fortunas con fines benéficos y ello puede ser en vida o en el momento de su fallecimiento. Es un movimiento de generosidad y responsabilidad moral, que tiene letra pequeña para limar el desagravio del desprendimiento económico, las fundaciones están protegidas,   mas preguntemos al que necesita si quiere el pan que llega aunque migas hayan caído en el camino. Yo me quito el sombrero ante estos magnates estadounidenses, que no exentos de sombras, enfermedades y dificultades, rehúsan de la ambición y comparten lo que ellos por mérito propio han conseguido, con quien no degustó el placer de poder aspirar a algo más que nada.

En las antípodas de este movimiento solidario se encuentra Steve Jobs. Procede de una familia muy humilde, pero parece que corrió mucho en sentido opuesto para olvidarlo.  Cierne sobre él  la sombra de una dirección agresiva sobre sus empleados y míseras relaciones con los suyos. El narcisismo de las personas con éxito puede ser tan fructífero laboralmente como cruel en el aspecto humano. Desde el garaje de su casa al estrellato mundial, cofundador de Apple, Pixar e integrante de ésta en Disney. Puso el mundo en nuestras manos con los ordenadores personales y todo invento que haga accesible la información, educación y cultura, debe ser alabado. Sus intereses estaban ajustados a la línea de ambición del genio, al avance y descubrimiento, mas pisó y escupió sobre la compasión, la generosidad y la empatía del ser humano. Steve Jobs, nos dejó frases que bien podían ser mandamientos para las empresas, incluso cuando la enfermedad hipotecó su energía. Las empresas desaparecen pero no el rastro de las personas. El doloroso despertar tardío es el impuesto de quien burla la aduana de la razón de Cortázar.

¨La cosa ahora está donde está; mas concluirá en lo fijado por el destino; ni el que quema ni el que hace libaciones mitigará la inflexible ira de las ofrendas que no arden” Esquilo.

M.J. Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

 

 

 

 

 

Entre medallas , Savater y amigos placebos.

despreocupadainocenciaóleosobretela

Pintor: Manuel Luna  www.mluna.es   Pintura sobre óleo: “Despreocupada Inocencia” 2014

 

Pepa Bueno regala discursos junto con pomadas inocuas; untó al presidente con una de ellas para  reivindicar féminas en su puesto. Adoro a la gente que no usa pomada aunque en algunas ocasiones, como Pepa, guarde formas y use placebos. Reivindicativa y con tronío, mujeres, tren, Extremadura y conciliación en el trabajo para  madres después de los 30,… ay, hueso duro.  Y se creían que  sólo en Cádiz nació una gran Pepa, pues toma ya, que en Extremadura hemos criado a otra.

 

La educación es pública y gratuita, al alcance de todos. De todos los que tengan una media de 260 €  por niño para pagar los libros. Porque ya no vale el Alpino de grafito con punta gruesa, ha de ser Easygraph Black para diestros, gravamen de la excelencia 7 € unidad. La cuesta de Septiembre es más insoportable que la espera del nuevo capítulo de Juego de Tronos. Meñique muere. Perdonaremos a los malos, pero nunca a los aburridos.

Savater es intenso. Él lo intuye, pero se disecciona, se estudia y así asimila su propio alcance. Escribe La aventura de pensar, en el que analiza a los principales filósofos de todos los tiempos y pretende que yo lo entienda, yo, que quiero comprender cada línea, que no sé leer por encima, y quedarme con la idea global. El Espidifen se terminó acabando de disgustar, perdón de degustar a Henri Bergson, pero Savater  siempre lleva gafas chulas, esta noche continuo.

Simone Weil murió con 34 años y su obra es más extensa que la de muchos afamados autores. El día tiene las mismas horas para tod@s. Quedar esta afirmación en suspenso hasta recabar pruebas. Los psicólogos deberían recomendar ciertas lecturas para espantar fantasmas y realizar el aterrizaje de vuelos forzosos. Activista, filósofa y visionaria, tenía una gran capacidad de vivir para los demás, símil a Mª Victoria López Blázquez, médico cooperante de Medicus Mundi, medalla de Extremadura 2017. Y lo que nos emocionó esta mujer…. ¿no es nà tampoco? Ahí, visibles, referentes, orgullo.

Los chalecos para el verano me horrorizan.

El huracán Irma y las mujeres de Rohinya me remueven en la silla,  pero escribir no es frívolo, desde la época de las cavernas, siempre ha habido alguien que cuenta historias para apaciguar los miedos.

Busco alquimista para convertir amigos placebos en pomada, prefiero buenos enemigos que te mantengan alerta. Después de tantas tormentas, lo bueno es saber que pase lo que pase, siempre estaré a mi lado.

Y en esto pensaba yo la mañana del sábado mientras guardaba el turno para conseguir el mejor  pescado en la plaza de abastos. O al menos el más barato. Esto del pescado es lo que realmente me tenía el alma en vilo en esta angosta esquina de la tierra, que diría Cavafis.

“Y así, a veces recordamos por ejemplo lo que sentimos ante un atardecer hace muchos años, pero no recordamos nada de aquel atardecer. Nada. Todo ha desaparecido menos la emoción.”Luis Landero.

M.J.Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

 

 

Chloé Bird. Artista.

chloe_2

Determinación, sería una de las palabras que la definen. Tiene una elegancia innata que despliega al hablar, al cantar y al moverse. En las entrevistas, los silencios los hace suyos y esperas hasta que vuelva a abrir la boca, porque sabes que aquello que va a hacer brotar será sin duda, sencillo, certero y bello. Chloé Bird, es una cantante apasionada de su trabajo, diligente, con formación y talento musical.

A esa pulsión instintiva , que pisa zarzales hasta acercarme allí donde se respira belleza le debo mis minutos de felicidad.  El camino está repleto,  apreciarla es el trabajo que nos corresponde. Abre los ojos, aunque gran parte de ella sólo podrás verla con el corazón.

Bird. En inglés por sintonía con Chloé pero, ¿qué representan para ti los pájaros?

Chloé Bird: Para mí son un símbolo de libertad. En muchas culturas, los pájaros representan las almas, el lado espiritual humano, la sabiduría. Además, las aves son de los pocos animales que cantan.

En tu niñez disfrutabas de la época estival a caballo entre el huerto de tu abuela en Cáceres y viajes a Francia a un pequeño pueblo lleno de encanto. ¿Cuál es tu recuerdo más preciado?

C.B.: Tengo muchos y me sería muy difícil elegir sólo uno, considero que he sido una niña muy feliz. Estar en contacto con la naturaleza es sin duda una de las experiencias que más he disfrutado.

La conexión con la naturaleza, ¿qué importancia tiene para ti?

C.B.:Muchísima. A veces se nos olvida lo que somos y la Naturaleza siempre está ahí para recordárnoslo. Y como no puedo vivir en el campo, he decidido llenar mi casa de plantas.

Estás viajando continuamente,… ¿Cuál es el destino que más te ha impactado?

C.B.:Quizá Colombia, que ha sido el país más lejano que he pisado por motivos de trabajo. Me quedé con muchas ganas de conocer esa tierra más en profundidad.

¿ A qué edad descubres que te quieres dedicar a la música?

C.B.:Di el paso real a los 20 años, más o menos. Pero si lo pienso detenidamente, es lo que siempre he querido, desde que soy muy pequeña. He querido dedicarme a otras cosas en mi vida, he ido cambiando de parecer, pero la música siempre ha estado ahí.

Además de estudiar piano en el Conservatorio, has estudiado Arte Dramático. ¿Compaginas la música con la interpretación o la has dejado aparcada de momento?

C.B.: Estudiando Arte Dramático fue cuando descubrí que siempre había querido dedicarme a la música, y me dio una formación muy necesaria para estar encima de un escenario y comunicarme con el público.  Con «Un mundo de niños raros», mi último disco, dirigido a público familiar, he vuelto a recuperar esa parte teatral que había dejado a un lado y que empezaba a echar de menos. La protagonista de ese espectáculo es Greta Maleta, mi alter ego transformada en exploradora intrépida. Gracias a ella mezclo esas dos facetas que tanto me interesan, la música y el teatro.

Muchas de tus canciones son en inglés, ¿es el idioma donde te expresas más libre?

C.B.: Suelo componer en inglés por muchos factores: porque tengo una afinidad especial con ese idioma, porque me permite distanciarme del texto y jugar con él de una forma más melódica, …

Pero no le tengo miedo al resto de idiomas. También he compuesto en español y he incluido en mis discos alguna canción en francés. La música es el verdadero lenguaje universal.

Entre todos estos campos, en cual te sientes más cómoda: compositora, música, intérprete, actriz,…

C.B.: Aunque estén relacionadas, son facetas muy distintas y cada una tiene sus virtudes:

La magia y la intimidad que se crea cuando estás componiendo es algo difícil de explicar, una conexión total entre el universo y uno mismo. Como músico, me lo paso genial acompañando a otros músicos en sus proyectos. Y por supuesto, estar encima de un escenario es un privilegio, pero hacerlo con tus propias canciones lo es aún más.

Actualmente tienes tres álbumes: October Moon, The darkest corners of my soul y Un mundo de niños raros. En el último, pones voz y música a los poemas del escritor Raúl Vacas. ¿Los dos primeros son íntegros compuestos por ti?

C.B.: Así es. «October Moon» fue mi tarjeta de presentación en el mundo de la música, con mis cuatro primeras composiciones. «The darkest corners of my soul» fue un trabajo más maduro. De las nueve canciones que lo componen, ocho compuse íntegramente yo. En «Demain», una canción en francés, la letra es de mi madre y la música mía.

y ¿qué sentimientos genera una y otra situación (poner voz a tus composiciones y a composiciones ajenas)?

C.B.: Para mí, los sentimientos no varían. Siento como mías igualmente las canciones a las que les he puesto letra y música o sólo música.

Chloe-Bird-web

Las letras de Chloé Bird nos hablan de valentía, de hablar con el corazón, pero sobretodo de…

C.B.:Las relaciones personales y la búsqueda de uno mismo.

¿Dónde podemos escucharte próximamente en directo?

C.B.: El 01 de septiembre en Cáceres, el 11 de septiembre en Valencia del Mombuey (Badajoz), el 13 de septiembre en Tornavacas (Cáceres) y el 24 de septiembre en el Gran Teatro de Cáceres estaré con «Un mundo de niños raros».

Has confesado que te has sentido rara y que incluso te costó tiempo encontrar el grupo de personas que encajaba contigo. ¿Tienes algún consejo para todos los adolescentes que se sientan igual?

C.B.: Seguramente habrán escuchado esto mil veces, pero: paciencia. Hay que ser fiel a uno mismo. El tiempo, afortunadamente, pone las cosas en su lugar.

Respiras arte desde pequeña. Tu padre es fotógrafo, tu madre cantante y tu hermano pintor. ¿Es una gran ayuda para tu desarrollo profesional estar rodeada de ese espíritu creador?

C.B.: Absolutamente. Mi familia ha sido imprescindible en mi desarrollo profesional, pero sobre todo en mi desarrollo personal. Jamás me han puesto ningún problema por querer dedicarme a la música, todo lo contrario. Contar con un apoyo así es algo por lo que estarles infinitamente agradecida.

¿Has sentido alguna vez la responsabilidad de querer estar a la altura?

C.B.:Continuamente, desde que soy muy pequeña llevo esa carga encima. Con los años, he aprendido a aligerarla, pero es muy difícil. Además, como mujer, siento que esa responsabilidad  aumenta exponencialmente. El referente de “perfección” que nos inculcan desde que nacemos es irreal, y comprender eso cuesta muchísimo.

Cuando Chloé Bird no trabaja en su sueño, ¿Con qué sueña?

C.B.: Cuando uno se dedica a lo que le apasiona, es complicado pensar en otras cosas…

 

Entrevista y redacción:

M.J.Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

Ni pena ni miedo. Grande-Marlaska.

Etiquetas

, ,

img_22701.jpg

Tenemos en común más cosas de las que nos diferencian. Todos. Incluso Grande-Marlaska y yo, viva la osadía.

Cubiertas las necesidades básicas,  básicamente necesitamos cubrir más necesidades. Que Maslow me perdone. Me gusta leer biografías, historias personales, victorias y lamentos, ora prodigiosos ora perturbadores.  Ahondar en el de enfrente, para llegar a entendernos nosotros mismos. Y sólo me interesa aquello que quiere contar, el resto siempre debe ser suyo,  no caed hermanos en la trampa del juicio.

La figura del juez Fernando Grande-Marlaska, nos llegó a través del plantel mediático al que le llevó algunos de sus más célebres casos. Su perfil de hombre inteligente, cosmopolita, trabajador, intelectual y comprometido en la defensa de los animales y de la libertad sexual, consigue poner un vasto grano de arena en pro de la visibilidad y normalización de la homosexualidad siendo el primer magistrado que se declara gay de una forma clara y abierta.

Y la figura un día nos presenta a la persona.

Protegido por grandes amigos, con una sensibilidad infinita semejante a la suya.  Leer a Rosa Montero o Nativel Preciado las palabras que le dedican, reafirma las sospechas, Grande-Marlaska es especial. Centro del universo de los que nunca saben que lo son. Ni pena ni miedo, es un geoglifo que se encuentra en el desierto de Atacama, en Chile, y es la bandera que ondea el juez junto a un puñado de amigos que conforman uno de los pilares de su vida hoy en día.

De nacionalidad europea, nos acerca a la experiencia de vivir de cerca el hostigamiento del grupo terrorista ETA como conciudadano y a su vez  juez que ha dictado valerosas sentencias. “Este mundo pequeñito y ramplón representado por el nacionalismo…” y sus múltiples ramificaciones, añadiría yo, localismos retrógrados. Lo vive sin miedo, curiosamente más ahogado por el hecho de llevar escoltas, que por necesitarlos. La tasa que pagan los impávidos  se cotiza alta y se resarce únicamente por la complacencia de ser fiel a la honestidad propia.

Las cicatrices más que dirigir, guían el camino. A él, al igual que a nosotros, no era tanta la osadía, le sucede lo mismo. No hay batalla aislada, en cada una encuentra vestigios de la anterior. Desglosa puntos importantes de su vida personal y de la situación política y social en la que vivimos, mostrando su posición en cada uno de ellos, y cuanto más ahonda y desgrana, más unidos y entrelazados se encuentran. El cristal con el que miramos el mundo se abrillanta con experiencias. No está nada mal tener la oportunidad de ver a través de las gafas de Fernando Grande-Marlaska.

Su batalla más dura, tal vez sea la librada consigo mismo. En su entorno familiar abordaron el tema de su homosexualidad con estupor y rechazo y le costó perdonar a tiempo.  Nada se olvida; uno se acostumbra, nada más. La costumbre sale cara, desaprender lo aprendido es la mejor de las terapias. Alexandr Milov hizo de esta congoja una escultura: “Love

Me encuentro en él. En el amor a amigos que desean que forme parte de sus vidas, en el desconcierto ante tantas injusticias sociales, en el sentimiento de pertenencia al mundo sin entender bien las fronteras,

en la orfandad que tanto nubla.

Yo también he llorado Nativel. Imposible no hacerlo mientras lees Ítaca y le imaginas recitándolo frente a su dolor. Pero sus palabras son inspiradoras, porque hace algo esencial para seguir caminando en el sendero de la felicidad, toma decisiones.

 “Alejar la tristeza y ser valientes es una bonita manera de vivir” Nativel Preciado.

M.J.Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Violaciones como arma de guerra.

La lágrima de la novia. Angel Cortés

Cuadro: Ángel Cortés “La lágrima de la novia”

A veces madrugo de forma voluntaria cuando me acuesto muy tarde, y la presión que me genera  en la cabeza, me hace bendecir cómo sale el sol, que veo afortunadamente aparecer desde la ventana donde me encuentro y me siento cómplice de la vida. Como si supiera yo más de ella, que todos vosotros, que aún estáis descansando en vuestras camas. Este viernes fue una de esas veces, con varios periódicos en las redes, intentando parir una noticia única de cada hecho, juntando los relatos de cada uno de ellos, con sus partidistas opiniones, en la mayoría de los casos.

Este viernes pude haberme ahorrado el madrugón y con ello el sofocón, pues engullí el relato de primera mano de mujeres y niñas usadas como arma de guerra que fueron agredidas sexualmente en una cadena de violaciones sucedidas en Birmania contra los rohingya. Humillaciones que las estigmatizan, siendo repudiadas por los suyos después de haberlas sufrido, por si no tuvieron bastante con padecerlas.

Soy de mecanismo básico y repetitivo, si se me revuelve la bilis, ahondo en la llaga. Violaciones a mujeres como arma de guerra. Busco en lo ya sabido. Sí. Hay más. Siempre lo hay. La mujer es vejada como castigo a un pueblo entero, a una comunidad, a una raza, a una religión o creencia e incluso a toda una nación. La mujer y la niña, ente creador presente y futuro, es maltratada como venganza y representación del daño que quieren ocasionar contra su país, sus maridos, sus padres y sus hijos.

Yo me follé a tu madre y después a tu mujer. Tu hija se la dejé a mis amigos. Sus cantos de victoria arañan el alma.

  Salvajismo engendrado en manada y eso es lo más vomitivo. ¿Hasta que célula madre (y volvemos al género femenino) está instaurado la violación como arma contra otra persona que no sea primero la persona misma? ¿Cómo un hecho tan aberrante e inhumano lo realizan cientos, miles de hombres en grupos? Cuando el ser humano subsiste en la barbarie, ¿pierde todo código de honor y la crueldad le embarga o son instintos salvajes que albergamos todos y que se abonan y desentierran en instantes en esos terrenos monstruosos?

Otros individuos que han crecido en situaciones de no necesidad, al ejercer su labor en países con conflictos, buscan igualmente el cobijo del camarilla creando banda con códigos de deshonor, insultando a su cuerpo militar y a su nación. O los cuerpos de policías mexicanos, denunciados por vejaciones sexuales a mujeres en los interrogatorios como método de extorsión para obtener información de las mafias. En los datos que proporciona Amnistía Internacional, se encuentran testimonios que narran la violación en grupo de 6 policías a una mujer de 26 años para que confiese. Muchas denuncias, ninguna investigación, juicio o castigo, que transmiten el mensaje de que estas prácticas son admisibles.

Y las entrañas se abren con el silencio revelador de la prole. Esa prole presente en la tragedia observando con un sólo ojo entreabierto, oyéndolas, consiguiendo parar la respiración de forma tajante hasta parecer muertos, que padecen una  vergüenza cultural execrable, y desarrollan semillas de locura y odio. La prole de madre deshonrada que se asoma a un abismo con fácil caída en la reincidencia de la crueldad o en la desesperación de saber sin comprender.

Mujeres de Alemania, Brasil, Sudáfrica, México, Birmania, Estados Unidos, Irak,…. España…. perdonadme. No os puedo leer a todas. Nadie os podrá leer a todas, pero seguro que siempre habrá un oyente para cada una de vosotras. Son hombres, mi especie y la vuestra, la misma de quien os engendró, la de vuestros hijos, y la de miles de hombres adorables que nos acompañan en nuestro día a día, no sé la causa ni en qué momento esos en concreto, degeneraron en deleznables monstruos.

“No recuerdo haber gritado ni una sola vez. Estaba aterrada”, dice. A sus 84 años, recuerda los hechos mientras limpia sus manos, una y otra vez, en la cobertura que protege el reposabrazos del sillón en el que repasa sus recuerdos. Cuando regresó a casa no se habló jamás del asunto, ni jamás desde entonces se le ha ocurrido reclamar ningún tipo de reconocimiento o indemnización. “Algo quedó muerto en mí”, trata de explicar ahora. “Perdí la sonrisa para siempre. Después perdí las lágrimas. Y le voy a decir una cosa: se puede vivir sin sonreír, pero no se puede vivir sin llorar” Elfriede Seltenheim  

Miriam  Gebhard “Als die Soldaten kammen”

M.J.Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

Jose Luis Alonso de Santos y mi yo inexistente.

IMG_7329

Una clase magistral de Jose Luis Alonso de Santos, es asomarse de puntillas a la inmensidad de su conocimiento. Se adueña del silencio. Del tuyo, del suyo y del que venga. Traza una línea recta donde  los demás hacemos un garabato y esa sencillez abruma por su verdad y su contenido.

Dramaturgo, director escénico, guionista, actor y psicólogo, entre otros, definiéndose como autor, sin interés alguno en hablar sobre sí mismo. Así, tal cual.

Su primera regla ha sido que borre una línea sí otra no de todo lo que escriba, sin mirarlo. ¿O no os parece igual?

Insta al estudio de la profundidad implícita de las palabras, a la duda de la duda, al riesgo, al atrevimiento, al trabajo, al esfuerzo, a la comunicación, al positivismo y a la ironía. Socarrón, carismático y listo,… muy listo, tanto como para llevar un barco desde la India al puerto de Barcelona, con el dedo meñique del pie, mientras escribe el guión de su próxima obra de teatro.

Embaucada por su capacidad para simplificar y para dirigir personas. En este orden. Simplificar en el más amplio y profundo de los sentidos es uno de los conceptos que te mejora la vida visiblemente :

reducir necesidades diferenciando las mismas de los deseos (el deseo es algo controlable, la necesidad nos agobia, Rafael Santandreu);

controlar el lenguaje usándolo con propiedad, si no sabes que decir, cállate, no dejes que el horror vacui te invada;

positivismo, ahorro de gasto energético innecesario. Dejad las tragedias griegas para los escenarios, preferiblemente espacios interiores;

bien, mal, todos, justicia, tópicos,… echa pa’ fuera telarañas. Desaprender para aprender. No cerrar caminos al pensamiento;

distinguir lo principal de lo secundario. Priorizar y relativizar;

sintetizar hasta exterminar: el olvido del yo. Dos letras sin significado. No vivir con apego a estas dos letras que no son nada. Una Y y una O. Jose Luis se paseaba con un YO grande escrito de su puño y letra de forma apresurada sobre una libreta de cuadros, acercándola a nuestras narices gritando: “Esto no es nada. ¡Nada! Una Y y una O. Una trampa de vanidad y orgullo. ¡Nada!” Gritaba, a la vez que se movía de forma rápida, entre agachado y encorvado,  con aspavientos y una sonrisa cómplice y sapiente. “¡Nada!” Y a mí se me saltaron las lágrimas. No por mí, ni por mi yo, al que empujé de mi silla avergonzada de que estuviera sentado dentro de mí, fue por ese punto de emoción, de saber que presencias algo excepcional, grande, irrepetible, y te dices, bendita la hora que me apunté a este curso, cuando aún tenía yo, que ahora que ya no tengo yo, no sé bien como hubiera resuelto el tema de inscribirme, sería algo así como Sosia en Anfitrión, confuso, sin identidad. Un brote de síndrome de Stendhal, pero sin el yo de Stendhal. Eh… Tenemos todo el verano.

Dirigir compañías de teatro, series televisivas, producciones de cine y hasta algún circo, de forma no autoritaria, efectiva y eficiente avalan consejos sobre como conducir personas ante los que abrir las orejas y cerrar la boca. Vuelta a la simpleza, las ordenes claras y el no dar por hecho lo que no está hecho. No perder de vista el objetivo, sin dejar que el ruido te haga perder el rumbo, y hacer que el puto barco llegue al puerto de Barcelona, pase lo que pase.

Nos ha hablado de teatro, con sus fases de planificación, dudas, decisiones y última parte de relajación hasta llegar al estreno. La necesidad de estudio de muchas artes, como filosofía, literatura, pintura, música,… El peligro de confiar a la inspiración la parte del trabajo. La seguridad en el trabajo, en el desarrollo de tu arte, la autoestima. La empatía con el público, amigo omnipresente. Ha mencionado obras y frases de Kant, Sócrates, Descartes, Sartre, Shakespeare, Cervantes, Woody Allen,… y en todo momento decía que hablaba de teatro.

Cualquiera diría que hablaba de la vida misma .

No será mi yo quien se atreva.

Qué vida ésta, eh hija.

Sí, que vida ésta. Que vida ésta.

Jose Luis Alonso “La estanquera de Vallecas”

María José Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

 

La mediadora. J.Sánchez Adalid

LA MEDIADORASe presenta a un premio de novela, escribiendo para ello y lo gana. Con su experiencia como jurado y su curiosidad o rebeldía por salirse de su línea de novela histórica que tantos éxitos le ha traído. No puedes leer la novela y apartar su imagen de tu mente. La figura del narrador se hace física enfundada en su persona y se sienta a tu lado, desde una perspectiva superior, implantando su carácter. Detrás de cada joder, puto o coño, se atisba una necesidad de normalidad, y sonrisa complaciente. Mavi, la protagonista, tiene algo de él, o de ti, o de mi, que atrae sin duda al lector, aunque con mesura e interés contenido, por temor a reconocernos. Una mujer inteligente, impetuosa y pasional (“…siguiendo los variables designios de su temperamento: sus excentricidades, sus caprichos, sus ideas geniales, sus repentinos cambios de humor… Vivir junto a ella fue durante años un auténtico torbellino.”), que da un cambio a su vida, cuando parece que el camino elegido era la única opción ya existente. Condecorada con medio siglo encima, dedicarse a una nueva profesión, vivir en otra ciudad y enamorarse de nuevo es tan idílico como difícil, pero a veces se hace necesario. Necesario, es dejar de buscar lo que has perdido en la oscuridad e irte a un sitio donde haya luz, como nos cuenta Nasrudín, maestro sufí.

Adentrarte en un cortijo extremeño, pudiendo oler cantuesos y jaras, con sus gentes campechanas y con un raigambre generacional a esta tierra, a su cultura y tradiciones. Con gente auténtica, con miedos y errores.

Nunca el tiempo es perdido… canturrea Mavi parafraseando a nuestro gran Manolo, y como mantra improvisado se hace un hueco en tu día comprendiendo que cuando consigas descifrar esta frase, has descifrado el contenido de la mediación que es el tema central de la novela. La mediación como excipiente, como medio, como manera, para gestionar  y resolver conflictos dentro del núcleo de la familia. Aunque más que para resolver, y dar una sentencia o dictamen del problema, su uso es el de abrir el corazón del involucrado y desinflar el orgullo del herido, dejando así, que nuestra vivencia en primera persona del conflicto nos ayude a discernir y ser justos con nuestra situación y la persona con la que tanto compartimos. Cuando se quiebra o termina una unión de pareja, son muchas las cosas a repartir, siendo las más difíciles aquellas en las que no es posible distribución alguna. ¿Cómo repartimos los amigos? ¿Cómo repartimos los recuerdos?  ¿Quién sacrificó más por esta relación? ¿Quién debe compensar el desequilibrio personal que la ruptura causa? ¿Y los hijos,… tienen voz, son moneda de cambio o deben tomar parte? Demasiadas preguntas con respuestas enfrentadas, aderezadas de rencor, decepciones y dolor, mucho dolor. Todo esto se une, a que la vida no se detiene, que tus obligaciones diarias prosiguen su camino y no permiten que te bajes del tren para tu desasosiego. Las decepciones no germinan en un solo sitio, sobre todo cuando el ánimo decae y somos propicios a ver oscuridad en cada recodo.

Todas las novelas nacen de una insatisfacción con nuestro propio mundo, nos dice el escritor, como sentimiento e impulso para su escrito. El lector continua con la vida de esa novela, con esa insatisfacción con el mundo en el que se encuentra, buscando en cada frase el significado que más se acerca a su realidad, en cada historia, la sombra de sus historias.

“La soledad es un estado subjetivo, propio de los que ya consideran huera la vida, de quienes están enfadados con ella, de quienes se han quedado a oscuras, o de quienes, hartos tal vez de brillar, han decidido descender hasta las sombras..”

El narrador te lleva por todos estos pasajes, entrelazados entre ellos por pertenecer a la historia de una misma persona, y algo de poso queda en tu alma, siempre que lees un libro. Efectivamente no acabaremos con la guerra simplemente con la lectura, pero puede alimentar muchas conciencias  que darán la mano a otras tantas y seguro que muchas soledades se harán más livianas. El perdón como necesidad para vivir en paz, la paz como fin y deseo para este año recién estrenado y lleno de esperanza.

“Fue una gran idea romper, dijo él. Sí, pero recuerda que la idea fue mía, dijo ella”. Marta y Marilia.

M.J.Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 í

Crear hogar, construir pilares.

IMG_6574

Pintura: Paula de Miguel.

Aquellos que ya  o aún, según quien lea, tenemos hijos en edad escolar, la pasada semana en la que nos dieron las notas vivimos momentos de reflexión y no por el 20D. A la presión de querer estar a la altura, por amor propio y deseo visceral, en el terreno afectivo y personal, de intentar motivar, alentar y a la vez acurrucar y hacer sentir amados a nuestros hijos como lo que son, niños, le debemos sumar, el ejercer adecuadamente de tutores responsables y estimular positivamente en sus estudios, experimentando sus triunfos y fracasos como nuestros.

En las reuniones de fin de trimestre, algunos tutores,  nos sermonean como si hubieran esperado todo ese tiempo para ello. Nos hacen llegar que son demasiado habladores, desobedientes e incluso, a veces dejan de realizar tareas conscientes de ello e intentando engañarla, haciéndola pasar así como si ella fuera tonta (palabras textuales de tutora). Los niños no preguntan como debieran, ni hablan en el tono adecuado: o gritan o hablan para el cuello de sus camisas. Son indecisos (como si eso fuera malo) y les privan las nuevas tecnologías (idem). Treinta y cinco minutos de reunión, monólogo para ser exactos, y ni una cosa positiva sobre esos niños. De allí sales triste. Triste y cabreada.

Pido disculpas a todos. A todos esos profesores que señalan a padres como culpables de tanta culpa. A los que tienen las gafas empañadas y sólo ven por el poquito cristal que deja ver defectos y fallos. A aquellos que las formas les empobrecen aún más el discurso. A esos que levantan la voz a niños tímidos para sacarles su carácter. No me olvido de los que ridiculizan y excluyen a los que se mueven más de la cuenta y molestan a sus compañeros con la insana intención de hacerse notar.  A todos ellos, perdón. En nombre de los que nunca lo harán, os pido perdón por no haber tenido la oportunidad de una mejor educación. Os suplico que perdonéis el daño que os hicieron al inculcaros ciertas creencias sobre los niños y sus infinitas maldades.

Por mi parte también os perdono, te perdono, y así se lo hago ver a mi hija. Que entienda que tu carácter desmedido no está relacionado de ninguna manera con su forma de comportarse. Que ella sea justa e intente comprender que los adultos a veces son superados por sus incapacidades. Tus quejas, gestos de hastío y aburrimiento se los he traducido en admiración hacia toda la clase, por su gran acogida a compañeros nuevos, procedentes de otras culturas y que se han integrado de una forma admirable. Tus críticas a las nuevas tecnologías se las expliqué haciéndole comprender que lo desconocido a veces da miedo y rechazo, pero que gracias a los niños el mundo está salvado. Tus reproches sobre el silencio que guardan cuando preguntas la lección, y ellos abren la boca y ojos, entre miedosos, dormidos y sobresaltados,  los trasladé a modo de felicitación por los preciosos trabajos navideños que han llevado a clase con tantísimo trabajo y compañerismo.  Fíjate si te he perdonado, que hasta le he dicho que al final nos felicitastes las fiestas y nos deseaste todo lo mejor para estos días tan especiales.

Fuera de alusiones personales, me interpelo a mí misma, contestando por omisión: ¿Si a un niño no le gusta leer es debido a que no ve a sus padres leer? ¿Quiere  decir esto que mi generación, la cual tiene a muchos padres con estudios básicos, ha alcanzado nivel universitario de oida? ¿Y los hijos que toda la vida ven a su madre cocinar sin descanso, por qué no son unos grandes cocineros?

Abogo por crear hogar, generar confianza y libertad y enseñar valores. Buscar de forma obligada un tiempo de NO prisa con los niños, para leer, o hablar, o dibujar, o no hacer nada, que es lo más dificil de todo.  Que sería perfecto poder hacerlo a diario, pero que hay padres que trabajan de forma incompatible con esos horarios utópicos de actividades extraescolares para realizar toda la familia feliz junta, sin margen de cambios. Flexibilidad que los tiempos mandan. Y las mochilas ya pesan demasiado como para cargarlas de culpas.

Mi respeto y admiración por todos aquellos profesores que motivan y enseñan caminos y opciones cada día a todos los  niños que van a clase con los ojos iluminados. Y mi aplauso para todos aquellos que son inspirador de inspiradores, como pueden ser César Bona  o Manu Velasco.

Por mi parte, reconozco que nunca supe más sobre como educar a mis hijos que cuando no tenía ninguno.

“Los maestros somos sembradores que sembramos semillas en el corazón de nuestros alumnos. Es allí, y no en la cabeza, donde realmente  se comprenden las cosas que nos hacen ser felices y disfrutar de la vida.” Manu velasco.  www.elblogdemanuvelasco.com

M.J. Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

Orologio.

fAW3B7X0

Fotografía: Andrea Mazzocchetti.
http://andreamazzocchetti.zenfolio.com/

Al acostarte todo son proyectos. Mientras abrazas el sueño y estiras las piernas que pueden llevar 16 horas, sin exagerar, danzando por este mundo, ya sean dobladas, rectas o en movimiento, la parte de tu mente más ingenua diseña el plan del día siguiente, realizando un bosquejo a medio camino entre lo que sabes que va a ser y lo que te gustaría que fuera. Probablemente, los más ordenados y meticulosos, sean ajenos a este sufrido revival de frustrados proyectos.

Imaginas poner el despertador una hora antes, así empiezas el día robando tiempo al tiempo, y en la tranquilidad de esa madrugada, tender la lavadora de la noche, poner otra, preparar los desayunos, las meriendas, la comida del mediodía y si apuras quedas hasta la cena lista. El horario del trabajo lo saltamos, pues ahí ya tenemos claro que va a ser un caos de prisas y urgencias sin remedio, por lo que no necesita estructuración. Te organizas después de la comida para hacer lo más provechoso posible el margen de tiempo en el que los niños están perfectamente sentados haciendo los deberes sin levantar la cabeza de sus libretas. El pequeño duerme una siesta con cronometración suiza de exactamente una hora y veintitres minutos, que es lo que necesitas para leerte medio libro, recoger el salón, ponerle la equipación de ballet a una de tus hijas y ayudar con el inglés a la otra. (Donde comen dos, comen tres. Descansado se quedó.) Aún te queda media tarde, por lo que puedes llevar a los niños a sus correspondientes actividades extraescolares, hacer la compra, ir al gimnasio o a clase de portugués (idioma tan necesario para mantener los puestos de trabajo como profesor de cursos del INEM), o retomar tu trabajo dejando estas tareas anteriores a un tercero en discordia o parte vinculante de las mismas. Después de la cena, recena, orden y desorden, aseo personal de toda la cuadrilla, y correspondientes cuentos, te queda aún una hora y diez minutos para la medianoche en la que retomas la lectura, la escritura, el montaje de tu drone, o retomar el curso de la virtualización al uso de la arqueología. Cuando el drone sobrevuela la habitación, justo cuando va a pasar de canto entre las puertas del armario, en el mejor momento, te despiertas.

Todo un organigrama, con una jerarquía de ejecución aleatoria según la urgencia de lo inmediato y con un bucle sinsentido que no tiene la opción de finalizar, si no que cae desfallido, cuando ya no puede dar más vueltas el elemento principal de su existencia: Tú. O yo.

“Nadie te recordará por lo que querías haber hecho”, lees, mientras  dudas si dejar que esta frase ocupe un espacio en tu memoria o es demasiado pretenciosa, asumiendo que formarás parte del recuerdo de alguien que no te haya llorado desde el corazón. Porque las personas lastimadas por tu ausencia, sí que te recordarán, a tí y a tus sueños. Esta frase encierra, el afán, la ambición, de realizar algo por lo que serás recordado fuera de tu entorno afectivo. Mas creo,que esconde el deseo sublime de realizar aquello que anhelas en lo más profundo de tu ser y por lo que te gustaría ser valorado. Ahora o mañana, o tal vez un día que tú ya no estés para dar las gracias de palabra, pero tu obra lo hará por tí, porque cuando alguien se interesa por aquello que tú haces, siente que él es el afortunado por disfrutar de tu legado.

Debemos conciliar nuestra idea y nuestra realidad, nuestros sueños y nuestras circunstancias, sin que en el camino se nos queden extraviados deseos tan profundos que acallamos con obligaciones y nos olvidamos de que ellos son la base de lo que somos, y que sin nosotros, nuestras obligaciones no son nada.

“Hay que ponerse manos a la obra, siempre. El tiempo conspira contra todos, la guerra ya sabemos que vamos a perderla pero quizás en alguna batalla consigamos doblegarlo durante unos minutos…” Hilario J.Rodriguez.

M.J. Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

Ni siquiera vivió su último día.

IMG_6559[1]

Ni siquiera vivió su último día. Lo pasó de forma ordinaria, pasiva e inútil, como otros tantos. Tal vez incluso más indecoroso.  Cinco años sin trabajar y con las esperanzas ahogadas. Los sueños se fueron perdiendo por el camino. En este duro trayecto tuvo tiempo de sobra para pensar en el momento de su muerte. En un accidente, en un hospital, rodeada de los suyos, mayor o tal vez no demasiado. Algo digno, impactante, inesperado o el final de una espera larga, pero trágico y dramático. Y no. No fue así. Nunca es así. Su último aliento y sus últimas carcajadas estrépitas y chocarreras apenas distaban dos minutos entre sí.

Se levantó tarde y perezosa, cansada de no hacer nada y de esperar menos. Desayunó a las doce en punto.  Mientras tomaba un café y comía cualquier cosa dulce que no estuviera caducada, dejaba como siempre que su mente volara sin rumbo, procurando que aterrizara en tierra firme lo más tarde posible, y así ganaba esos segundos a la vida. ¡Qué pulso más ridículo!, sabiendo ahora que la vida pone fin al juego cuando ella quiere, sin estar supeditada a nuestros actos. Cinco galletas tomó esa mañana. Rellenas de chocolate. De la marca más barata del supermercado. Era azul el envoltorio, un azul oscuro, profundo y con brillo, que le sumía en el pensamiento sobre quién y cómo habría elegido ese color para unas galletas de chocolate. Y por qué. ¿Será un color atractivo para niños? ¿O tal vez un color que inspire a los padres cierta calidad del producto? ¿Genera en nuestro cerebro este color una confianza tal, que hace que nos olvidemos de que los nutricionistas desaconsejan tomar estas galletas a diario? Y la última del paquete, ¿por qué no la descontarán del precio? Siempre viene aplastada. Tres minutos ganó a la vida con este debate y eso era más que  suficiente para hacerle meritorio de su existencia.  La mañana y primeras horas de la tarde, las pasó  frente al antiguo televisor, en el sillón color granate que le había regalado su madre. Hipnotizada en la misma cuantía que asqueada, cambiando de canal sin pretensión de ver más de quince minutos ninguno de aquellos magazines matutinos en los que los presentadores reían como  si estuvieran en el sofá de su casa, echando sus cuerpos hacia atrás en las sillas, exagerando su euforia hasta convertir en teatro sus presencias en estudios limpios y bonitos, fríos como quirófanos. A media tarde comió un bocadillo y miró el reloj, pensando en hacer algo. En salir a la calle, dar un paseo e intentar no pensar en el enorme peso de lo que hizo mal, o lo que no hizo para evitar verse en su situación. En el momento en que comenzaba a pensar en sus problemas, en su pasado, en su presente, todo retornaba oscuro, triste, sórdido y difícil. Se quedaba quieta, acurrucada, sin hacer ruido para que los fantasmas pasaran a su lado y le tocaran lo menos posible. Respiraba despacio y lloraba sin lágrimas, tan sólo gimiendo para oirse la pena y satisfacer su locura. Se le olvidó el paseo. Siempre se le olvidaba.

Su mente tomó tierra después de hacerse daño con desmesura; vapuleada el alma y con el corazón despedazado, arrastró los pies haciendo equilibrio para que el cuerpo los siguiera y se aproximó a la jaula de Cele, un pequeño verderón color verde oliva, que encontró en el parque el pasado otoño con una pata rota, y que se había convertido en el único ser vivo de la casa, incluida su dueña.  Le abrió la puerta y le dejó revolotear por el salón durante un buen rato. Casi todos los días lo hacía, y eso era una de las cosas que le daba un atisbo de felicidad, si es que la felicidad se puede tener en porciones tan ínfimas.

Estaba ya el sol despidiéndose y pensó que ya no se ducharía, porque hacía mucho frío y era mejor por la mañana, aunque tenía el pelo algo sucio y eso siempre era algo que le daba pudor, por si alguien que la viera pensaba que no era una mujer limpia. Este recuerdo lo tenía de su madre y nunca quiso perderlo.

Volvió a su sillón granate, como destino hasta la madrugada, abandonándolo, tal vez, para levantarse a la cocina y rebuscar algo salado como patatas fritas y Coca-Cola para beber. Aquí estaba en su zona de confort. Ésta era la más cómoda de sus rutinas. Ahora sólo tenía que esperar a que pasaran estas horas, entretenida con programas de frívolos contenidos, que le llevaban incluso a reirse con tanta tristeza que sus carcajadas hubieran herido hasta la risa de Chavela.

Y la muerte se le presentó, rápida y con prisas, maleducada, sin respeto ni contemplación. Esa noche, que aún no había pensado en todo. Esa noche que ya casi tenía acabado el día, tan sólo le quedaba pasar esas horas de forma huera. Y no le dió tiempo de recoger un poco el salón, para cuando viniera el forense. Ni siquiera se pudo poner el jersey negro que le sentaba tan bien. Y se tuvo que morir con el pelo sucio. Y ahora estará toda la eternidad con el pelo sucio. Y a su madre que la estará esperando, le tendrá que dar explicaciones.

Esos últimos segundos fueron los más felices de sus últimos años, porque se dió cuenta de algo que hasta entonces no había reparado: Cele la echaría de menos.

 

María José Trinidad.

“Vive hoy, ahora. Como si fuera tu último día. Con la esperanza de que jamás lo sea”

 

 

 

Las decepciones liberan.

Cuando dices adiós sin marcharte a alguien que ya se fue estando presente, es liberador, reconfortante, agradecido e incluso te devuelve una confianza en tí mismo perdida.

Las decepciones puedeIMG_6471n llegar a ser liberadoras, te sueltan de lazos absurdos a personas que no responden ni responderán nunca a tus necesidades. Los sentimientos son libres y no podemos obligarnos ni obligar a nadie a encauzarlos en caminos forzados pues se volverán vacuos y hueros.

Nuestros actos son dependientes de las personas que tenemos al lado. Quién albergue un mínimo de empatía, tiene en cuenta la opinión de los demás y con ello sus actos, ya sea en el trabajo, en tu centro de estudios, en cualquier organización o grupo que compartan una afición o fin y por supuesto en tu familia. Ser honesto y sincero no siempre está recompensado. Tener una relación con alguien que sólo mira su propio bienestar y no equilibra la balanza del bienestar común, es una relación estéril y a veces dolorosa.

Una persona, a la que tienes en cuenta y te devuelve indiferencia, puede marcar tus pasos acentuando tu amabilidad y disposición hacia ella o llenando de frustración y rencor tus gestos, o ambas cosas. No puedes caminar con tanto peso. Puede suceder que la visión que tengas de vuestra relación, no esté en el mismo escalón que la suya. Su energía, su tiempo y sus necesidades se concentran en otro punto que dista mucho del que te encuentras tú.

En cualquiera de estos casos estás condicionado a vivir sin motu proprio. Las emociones negativas nos impiden caminar libres y también cerrar circulos que son necesarios clausurar. Para ello debemos decir adiós sin odio ni reproches, sin esperar explicaciones, ni ahondar esperanzas de  reencuentros. Despedirte de quien ya lo había hecho hace mucho sin decirlo, o decir adiós sin irte a ninguna parte.

En ese momento te sentirás libre, entenderás incluso a la otra persona y desatarás sogas que hacían daño a tu alma. Podrás tener una relación mucho más sana, ocupando un nuevo lugar perfecto para la situación de ambos, como piezas de un puzzle que no hay que forzar para encajar en un lugar inadecuado. Tu sitio no sólo depende de tus sentimientos, si no que debe acatar la voluntad de tu afín de manera natural.

Tu felicidad no la puedes poner en manos de los demás, está en ti, en tus manos, en tu interior. Nadie como tú la cuidará y sabrá satisfacer sus necesidades. Tú eres el responsable de tu felicidad y no tengas miedo a ello. Probablemente empezarás a encontrar más en los demás, cuando tu búsqueda se centre tan sólo en tí mismo.

Disfruta de tu vida, con serenidad y autenticidad. La perfección no existe. Ni siquiera en tí.

María José Trinidad.

“Es erróneo suponer que toda la gente tiene la misma capacidad de sentir.” Erich Maria Remarque.

Madre sin madre.

FullSizeRender (2)Yo también he sido madre sin tener madre. He parido a dos de mis tres hijos, huérfana de madre. Y el dolor es sibilino. Eres adulta, no una niña, y te vienen a la mente esas frases dichas por tu madre, que nunca imaginó que esa niña las recordaría tanto. Pero los niños cuando pasa el tiempo, recordamos y mucho, porque al crecer, madurar y comprender, buscamos en nuestra infancia la respuesta a todo lo que ahora se nos escapa de las manos y antes no veíamos. Y arropamos a nuestros hijos con nuestras lágrimas, y la debilidad la pintamos de color fortaleza, que ayer éramos los que se acurrucaban bajo la rama y hoy somos el árbol. Y quisiera tener a mi madre, para decirle que me las apaño perfectamente sola. Para no llamarla cuando vaya al médico, pues puedo ir perfectamente sola. Para decirle las cosas que no se le debe dar de comer a los niños, y no se les debe decir para no consentirlos. Para ser una ignorante hija, que cree saber más que su madre que la mira con ojos sabios y expertos, resignada con su cercana partida, sufridora del dolor de sus hijos más que del suyo propio.

Me gustaría no saber lo que es echarla de menos. Me gustaría no haber aprendido a hacer dulce de membrillo, porque solo ella lo hacía, y en su falta suplo carencias. Tenerla para decirle que el domingo tampoco puedo ir a comer a casa, pues he quedado con amigos, que también tienen niños y así juegan juntos. Porque hay muchos domingos y ella es eterna. Tenerla, para ir a todos los sitios sola, fuerte y segura, porque sé que tengo madre y está y estará siempre esperándome. Ahora ya no tengo opción. Voy sola, porque no hay otra opción. Soy yo la que de vez en cuando consiento a los niños que coman lo que les de la gana, porque tengo que hacer su imprescindible papel, el de abuela. Cuando voy al médico sola, no me siento como la piadosa hija que no preocupa a su madre evitándole ir al médico con ella, si no como una huérfana, débil y vacía. Mientras he hecho largas esperas en consultas de embarazadas, llenas de futuras mamás, con sus madres al lado, reconozco que siempre más jovenes de lo que yo nunca fui, me han enternecido hasta el infinito esa relación de tres generaciones.

Soy madre sin madre, y lloro por lo que mis hijos se han perdido y se perderán y ahora no echan en falta porque nunca tuvieron. Esos abrazos, esas historias, ese amor incondicional, infinito, arraigado profundamente a tí, a tu madre, a tus principios.

Mi segunda hija nació el mismo día y a la misma hora que enterré a mi madre justo un año antes. A esta casualidad como esperanza me aferro, como protección sobrenatural y alimento de fe para mi alma. Sin ser creyente voy a templos y esa paz me da sosiego. Como quién cree en su dios, o en el destino, o en sí mismo o en su fortuna, yo creo que me protege desde algún sitio quién me dió la vida. Y no me protege de la enfermedad, o de mis avatares diarios, o de los obstáculos del trabajo y proyectos personales, si no de la soledad y el desamparo de aquel que perdió a alguien sin creer que ello fuera posible.

Y ese vacío, sin darme cuenta lo intento llenar buscando una mano firme y un corazón magnánime en aquellos que me rodean, pesando mi impotencia sobre sus personas, de forma injusta, desolada en la inútil búsqueda de alguien que me guie con pulso de arquero y amor sin condiciones. Y comprendo aunque no quiero, que nadie tiene la culpa, pero enfadarme con el mundo ha sido lo más humilde que he podido hacer en comparación con lo que siento que he perdido.

Porque no había pasado una hora de su muerte y comprendí que jamás ninguna otra persona me querrá como ella lo hizo.

Me faltarían días en mi vida para agradecerle la dedicación y el amor incondicional que me profesó, gracias a lo cual, ahora que estoy empezando a aterrizar en el suelo después de un largo duelo, me hace sentir acompañada a pesar de su ausencia. Estuvo en todos los momentos de mi vida, y sigue estando. Ella jamás permitiría dejar de estarlo, ahora que más la necesito.

Te quiero.

Los domingos hago planes con mis hijos, para que disfruten de su madre.

M.J.Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

“Mantecadas de Melancolía”

receta-antigua-en-carton-waly-mantecadareceta-antigua-en-carton-waly-mantecada (1)

 Mientras las miro,  sin darme cuenta, aspiro profundamente. Evoca olores y sabores de antaño.  El recuerdo me regala  la imagen de mi madre, en esa cocina grande, llena de harina, huevos, almendras, manteca, y  cajas con dulces ya horneados que duraban semanas sin ponerse duros. Tardes enteras disfrutando de estas recetas, manchadas a veces de aceite, pero mimadas siempre por su dueña. Algunas de ellas las tenía anotada en una pequeña libreta, con una letra impecable, dulce e infantil, con esas medidas hoy imposible: un vaso de harina, tres cascaras de huevo de vino,…

DOLOR.

IMG_2726[1]

El dolor es egoísta, acaparador, absoluto. Arrasa con el resto de tus sentimientos y movimientos. Cuando tu cuerpo está lleno de dolor, no tiene cabida para nada más, ni siquiera para el disfrute de una imagen, de una canción, de un libro o de una persona. Tu cuerpo no puede almacenar una gota de rencor, ni de odio, ni de amor. Tienes dolor y tus cinco sentidos están pendientes de él, sin más. Cierras los ojos y en la breve tregua que te concede de apenas tres segundos descansas y deseas que se alarguen durante al menos otros tres segundos más. Tienes dolor y no tienes vida mientras lo vives, porque no puedes saborear, sentir, ni mirar.

Ni mirarte puedo, mientras me observas, dolorida, agazapada entre mis propios brazos, queriendo huir del mundo en busca de un poco de paz.  Y quien te contempla se apiada, se empequeñece, se llena de impotencia porque ese dolor es tuyo y él no es ni causante ni tiene armas suficiente para hacerlo desaparecer. Te dan la mano como queriendo compartir el peso, deseando poder arrancarte algo, y en parte así sucede.

El dolor es primitivo, visceral y fuerte. Arma amenazante de verdugos sobre víctimas en todos los tiempos, desconsuelo de padres al verlo albergardo en sus hijos, desamparo de hijos al verlo en su madre.  Une a parejas en ese abismo, temerosas de sus consecuencias y con una lucidez recién estrenada de los verdaderos valores de la vida, de la simplicidad de la misma y de las preocupaciones estúpidas que nunca debieran haber existido. Entristece el alma de familiares y amigos, pues los ojos de tu allegado dolorido no los olvidas, ni sus palabras ni sus quejidos. Y el alma entristecida con una cicatriz camina toda la vida.

El dolor te revuelca, destroza y despoja de orgullo, te arranca preocupaciones vanas y te devuelve llano,azarado, exhausto y sin ganas de nada, de nada que no merezca la pena.

El quirófano se torna recuerdo amargo, pero el corazón llora por aquellos que ni siquiera pueden tener esa oportunidad. No es humano, con toda la extensión de esta palabra, consentir dolor en nuestros semejantes si pudiera ser evitado.

Un mundo en paz es la única solución, decía Nelson Mandela, anoche mientras yo dormitaba. Un mundo en paz. ¿Qué inconsciente buscaría el dolor ajeno, a riesgo también de encontrar el suyo propio? Por desgracia, muchas respuestas a esta pregunta.

El dolor te devuelve llano, azarado, exhausto y sin ganas de nada, si acaso te devuelve.

M.J.Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

Firenze, amore mio, mia morte,…

Veduta-dallalto-ponte-vecchio-Firenze

– Güelfo, no me aburras con puritanismo. Déjalo para el pueblo. No pretendo llevar una vida ascética, para ello está ya el padre Gregorio. Si mis ausencias de alcoba te ofenden, no aceptes mis presencias en ella. Monta tu caballo y haz algo digno si no quieres ser recordado únicamente como el marido cornudo de la Duquesa de Toscana.

Le decía yo de manera pedante y con la mayor soberbia posible a mi segundo marido para ver si conseguía levantarlo de su poltrona y que estuviera a la altura de las circunstancias. Nunca lo conseguí. Tanto me quejé del que me coronó como viuda, el detestable “Jorobado” por su duro carácter, que creí que este alma sin vida sería mi salvación. En plena época de las Cruzadas y yo con este dundo, embrollón, engendro malnacido.

Entre mis amores, Firenze, mi pueblo por el que luché hasta que la maldita gota me llevó bajo tierra desgarrada de dolor y sufrimiento. Y con el mismo sufrimiento nací,en la vía Storta (calle torcida)…

-“ Señora Beatriz, que está aquí el retoño. No se canse y dele fuerzas al fruto que ya bastante dura le será la vida naciendo en la calle Storta, pues Storti tendrá sus días.” ¡Furcia partera! , que atendió a mi madre, la bella Beatriz de Lotaringia, y envenenó mis días con su premonición, maldita, envenenada, cruel …  y … certera.

Soy,aunque muerta, Matilde de Canossa. Pues digo yo, que el nombre me lo puedo quedar, ya que es lo único que puedo arrastrar sin que mis herederos se saquen los ojos por él. A mi tataranieta le pusieron Matilde, para ser justos, pero le añadieron Willia Beatrice Leopolda delante, por lo que tal vez fuera el páter de su bautismo el único que pronunciara mi nombre.

Nueve siglos sin descansar que llevo en mi tumba y esperando venideros. Tan hecha estoy al rencor que la paz ya no ansío ni aguardo. Llena de inquina, resentimiento y odio, sentimientos los cuales no tuve en vida, más en mi agonía aparecieron y a la tumba me los llevé por culpa de una traición impensada. Si bien, si la hubiera esperado aunque dolorosa no hubiera sido desgarradora. ¡Cuanto dolor ahorraríamos si nada esperaramos de nadie! Pues todos somos susceptibles de traicionar si la oportunidad se nos pone delante, si se alían las circunstancias con el tiempo adecuado, un segundo y ya. El que fuimos antes no es el mismo de ahora. Sin más. Sin preveerlo ni siquiera desearlo.

– Paolo, amor, no quieras saber tanto, que ni mi marido es consciente de cuán largas son las telarañas que tejo y aún menos de todos los que protejo bajo mi manto. El papa y lo que representa está a salvo y así seguirá mientras yo me mantenga en pie. Mi labor de intercesora es constante y confío en que mi fe me ayude para refrenar a este emperador, ávido de guerra, porque  ya estoy harta de sangre, aunque temblarme el pulso no sucedería, si tuviera que empuñar otra vez la espada.

– Mi señora, este cielo que ahora miro es el mismo que mirarán dentro de 900 años los que pisen estas tierras, mírelo y tenga la seguridad de que él será testigo de mi lealtad infinita y mi  amor por encima de todos los tiempos futuros. La gloria de su valentía traspasa todas las fronteras y yo, su humilde siervo, me siento indigno y a la vez halagado por su calor y generosidad. Disponible cuando la señora anhele, servicial siempre y pío de su persona y su bravío en la alcoba.

Tuve siervos, tierras y posesiones por las que el sol danzaba durante dieciocho horas al día. Me serví de favores de quien sólo los recibía, se ajustaron las vestiduras a mi paso ejércitos de hombres temerosos, y fui libre con hombres temerarios. Ahora todos los días sentada en el Ponte Vecchio meto los pies en el Arno sin que se me mojen, diviso mi amada Firenze desde lo más alto del Campanile, y cuando la campana suena aprovecho para gritar y remover las podridas entrañas  del cuerpo antes hediondo y ahora inexistente del malnacido Paolo Silmonte, enterrado bajo este suelo inmerecidamente. Me traicionó, delató y deshonró, con desprecio y rencor por su ensombrecida hombría ante mi persona y un mísero puñado de monedas. Me humillaron, despojaron de mis bienes e insultaron ensañándose con todo aquel que le corría mi sangre por sus venas. No lloré delante de ninguno de aquellos traidores, pero  juré vengarme del mayor de ellos.

-¡Sacrificaría el descanso de mi alma con tal de que la suya tampoco lo hiciera!

Y allí arriba que me debían favores, éste me lo concedieron. Desde entonces, ando errando, algo cansada de ver siempre lo mismo, viandantes cada vez con menos viveza en los ojos y espiritus menos libres. Todas las épocas han tenido su encanto pero la actual me fascina. Llegan orientales que pasan veloces ante la iglesia de San Lorenzo, pero pasan horas en cuchitriles de donde van cargados con vetustos ropajes descoloridos y hasta raídos. Otros comen en trattorias, en donde descargan comida que parece recién sacada de estercoleros y a las que nunca llegan los tesoros frescos de los campos de nuestra Toscana. Los duques visten como lacayos, y los sirvientes se empeñan en parecer condes. Otros… otros tienen en su cara la traición como destino y los más desdichados van tomados de sus manos ignorantes unos, consentidores otros.

A veces cuando veo uno de estos traidores actuales, me pongo a su lado y…

-Perdonadme, las campanadas de las siete. TRAIDOOOORRRRR!!!!!!!!!!!!!!!!

M.J. Trinidad Ruiz.

http://www.trinidadruiz.com

Y tú, ¿sigues vivo?

image

Ayer cumplí años. En mi busca propia de la felicidad, me dejo sentir el pulso de aquello que me llena y aquello que me incomoda. Y el pulso tiembla de forma irregular, agobiado y fatigado cuando el tiempo se llena de cosas superficiales, de frases profundas de bocas desconocidas que nada transmiten, o rostros conocidos que albergan corazones ingratos. El pulso baila, goza y disfruta cuando se abren los ojos a las cosas sencillas que nos rodean y que forman los mejores recuerdos. Esos amigos imperfectos que no dejan de estar ni aún cuando están ausentes, que no son pocas veces, pero todas ellas están disculpadas, pues el podium de despistado y ocupado está reñido cuanto más pasa el tiempo. La familia, generosa e incondicional, con sus costumbres y tradiciones propias tan amadas como odiadas,  tus raices y la base de tu felicidad. Y tus brotes, tus descendientes, tu razón y sinrazón.

Hacer un café a tu pareja y tomarlo juntos, sin más, sin pretensiones. Hacer el café tú porque hoy es tu cumpleaños y no hay mayor regalo para uno mismo que la generosidad con los demás. Ayúdame y te habré ayudado, nos cantaban los secretos hace décadas y hoy resuena en mi cabeza con más fuerza que nunca. Y tal vez ese sea el secreto: ahondar en tu memoria para encontrar aquello que nos hacía sonreir, el origen del sosiego que nos permitía disfrutar del momento. Disfrutar de lo que se tiene y disfrutarlo ahora. Sin perder el horizonte de vista, sin perder las inquietudes y motivaciones. Cuando nos quedaba más tiempo que ahora y nos preocupábamos menos por el futuro y más por el presente, ejerciendo el mindfulness sin necesidad de libros de autoayuda.

Y al escucharlo has de sentir el vértigo de saber que ese pulso es finito y con suerte será más tarde de mañana cuando dejes de sentirlo, cuando dejes de ser persona para pasar a ser recuerdo, añoranza o sonrisa, en el mejor de los casos, e invisible para tantos que ahora sientes como jueces y para los que no te debes ni acicalar ni justificar pues nada le importan tus actos.

Y si el pulso late con la curiosidad aún estamos a tiempo de salvarlo y en ese embrollado camino me dispongo a andar con la esperanza de contribuir a hacer feliz a aquel que desee mi felicidad.

El descubrimiento más grande de todos los tiempos es que una persona puede cambiar su futuro por un simple cambio de su actitud“. Oprah Winfrey.

Tú, mujer, respeta.

dia-de-la-mujer6.jpg_640_640“El día internacional de la mujer”, antes conocido como “El día de la mujer trabajadora”, ha llevado a cabo su festividad hace alguna semana, y en la indigestión de frases hechas, cartelitos y sermones tuiteros y parrafadas interminables de facebook, he tenido que tragarme alguno más original y al menos propio, pero no por ello más agradable. Para empezar agradezco que ese día exista, pues seguro que el mérito se debe a más de una gran mujer y a más de un gran hombre de hace ya algunos años, que lucharon por sacar a la mujer de la miseria física, moral e intelectual en la que vivía.  Un tiempo de guerra, de hambre, de oscuridad y de miedo. Mujeres (y hombres) que se sacudieron los prejuicios vecinales y se echaron a la calle a poner su granito de arena en el avance de la humanidad; intelectuales, maestros, poetas, feministas, valientes de verdad, que no señalaron a la mujer que no se enroló en su marcha, si no que lucharon por ella y tantas otras a las que respetaron y con las que empatizaron, dando su vida en su beneficio. Mujeres (y hombres) consecuentes, que sacrificaron a los suyos en pro de sus ideales, cuidado, que en este caso el orden de los factores sí altera el producto.

Y esto viene a que en este momento de comodidades tan incómodas, es muy fácil ponerse detras de este antifaz pantalla y escribir acerca de lo que es una mujer de hoy en día,  una chica moderna, del siglo XXI, feminista, con capacidades, cualidades, actitudes y aptitudes,que viaja, que ha realizado unos estudios, si puede ser de letras mejor, más intelectual, máster, pareja  y tal vez hasta un loft, sencillo, casual y con grandes copas para gintonics afrutados. Bien. Me encanta. Maravilloso. Pero falta lo más importante: el respeto a esas otras mujeres que también viven en este siglo y tienen los mismos derechos y son igual de modernas, pero han decidido parir jóvenes y crian a sus hijos con una devoción admirable, dulces y protectoras, educando a niños y niñas que serán grandes hombres y mujeres, o han decidido casarse con su pareja con la cual se trasladan de ciudad en ciudad porque él o ella tiene un trabajo que así lo requiere ,  o con 20 años se enfrascó junto a su familia en una gran aventura y pusieron un supermercado en su barrio dedicándole 15 horas diarias y ahora que consiguen vivir de ello se sienten triunfadores,o tal vez a alguna le gustaría tener tu loft para beber en él esos gintonics afrutados, pero el camino no es igual de llano para todos ni hemos tenido la misma educación y respaldo para hacer frente a adversidades.

Y por eso me pronuncio en el día de la mujer, y felicito a todas y cada una de nosotras,con nuestras diferentes realidades y nuestras diferentes formas de pensar y de vivir. Felicito el que hayamos llegado hasta donde lo hemos hecho en diferentes ámbitos, la política, la cultura, la ciencia, el ejército, la tecnología, el arte, el diseño, el mundo de la empresa,… todo lo que era antes el mundo reservado para los hombres, pero no nos olvidemos  que cuando una mujer lucha por los derechos de la mujer, lo hace por los de todas, y que siempre habrá mujeres, como siempre habrá hombres en todos los ámbitos y todos ellos son igual de necesarios, igual de respetables y con el mismo derecho de voz y voto. Si una mujer pone límites a los derechos de otras, estaremos dando un paso atrás. Anteayer, muchas mujeres tuvieron que luchar para que la sociedad les dejara vivir, a ellas, a sus vecinas, a sus hijas y a sus nietas. Les dejaran estudiar, les dejaran trabajar, les dejaran ser militares, autónomas, solteras, tener a otras mujeres como pareja, escribir, o ser militantes de partidos políticos. Y lo consiguieron. Lo conseguimos. Ahora no podemos echar por tierra todo esto. Nosotras somos ellas, sus vecinas, sus hijas y sus nietas, y ahora somos nosotras las que debemos dejar vivir al resto de mujeres, saber que la libertad consiste en eso. Seguro que muchas madres, amas de casa, incansables trabajadoras, han contribuido mucho más por el movimiento feminista que muchos de los mensajes hirientes y altaneros que podemos ver en las redes sociales de mujeres subyugadas a su imagen in que para mi están off.

Y cierro con el poema que Miguel Hernández dedicó a una de las grandes: Matilde Landa, extremeña, feminista, madre y luchadora. Unas cuantas como tú en cada siglo y estamos salvadas.

A Matilde.

En la tierra castellana
el castellano caía
con la voz llena de España
y la muerte de alegría.
Para conseguir la libertad de sus hermanos
caen en los barbechos los más nobles castellanos.
No veré perdida España porque mi sangre no quiere.
El fascismo de Alemania
junto a las encinas muere.
Para hacer cenizas la ambición de los tiranos
caen en las trincheras los más nobles castellanos.
Españoles de Castilla
y castellanos de España
un fusil a cada mano
y a cada día una hazaña.
Voy a combatir al alemán que nos da guerra
hasta conquistar los horizontes de mi tierra.

“LA POBREZA TAMBIÉN SE HEREDA” ¿Se deberá pagar impuesto de sucesiones?

En noticias recientes encontramos este titular tan tremendo como simple puede parecer a primera vista: “La pobreza también se hereda”. Comprendemos que el que nada tiene, nada deja, pero no es ese tipo de pobreza al que se hace referencia, si no de personas que viven en condiciones de sanidad, higiene y alimentación por debajo de los límites establecidos como mínimos para cualquiera de los que podemos estar leyendo este artículo.

Según los trabajos presentados sobre este tema y estudiando las causalidades de la transmisión de la pobreza entre generaciones, hay un punto en el que varios de los estudios se ponen de acuerdo y que a mí me resulta el más estremecedor y me llega y golpea el corazón y es que no se hereda tan sólo  el hecho económico si no también la actitud con la que los hijos que han vivido situaciones de pobreza, se enfrentan en el futuro a la misma realidad de sus padres. La asumen y la hacen suya, como situación innata en la naturaleza de su persona. “Soy pobre, mis padres lo fueron pero mis hijos no lo serán”. Pero eso no es así. Sus hijos también llevan grabados en su conductas  la pobreza  como opción y forma de vida. La pobreza, aislando la situación económica y formación y estudios de los padres, también es un factor genético heredado. Quién ha sufrido pobreza en su adolescencia, posee un 25 % más de probabilidad de sufrirla en su madurez. Las prácticas y conductas aprehendidas durante la infancia y adolescencia son las herramientas que poseen los componentes del patrimonio humano del futuro de este mundo para hacer frente a las adversidades. Quien vive o ha vivido en un ambiente hostil, castigado o resignado y sin ganas ni fuerzas para luchar, crece creyendo que ese es el camino, probablemente renegando de él, pero nunca sin hacer nada para cambiarlo.

Esto una vez más nos lleva a la conclusión de que el fomento de la educación y la inversión de tiempo en formación es el camino, pero como instaurar la educación del esfuerzo y trabajo, de la no resignación, de la constancia y el buen hacer, cuando estamos hablando de personas que no tienen hogar, aunque en el mejor de los casos pudieran tener techo. Cómo enseñar habilidades y recursos para andar hacia delante a personas que se pararon y se dieron por vencidos o peor aún, fueron sus padres quienes lo hicieron y ellos ni siquiera saben que existe otro camino.

En este punto, los que estamos de espectadores de este espectáculo bochornoso debemos actuar. En primer lugar y como acción necesaria, aquellos que nos gobiernan y representan. Existen ciertas políticas que evitan la movilidad socieconómica, creando clases sociales muy definidas e imposibilitando que se pueda salir de las más desfavorecidas. En las regiones donde existen altos niveles de desigualdad, hay menor desarrollo económico y como consecuencia menos opciones de salir de situaciones de pobreza.

Y si la empatía con el prójimo no es nuestro fuerte, podemos ser egoístas y pensar que tal vez no es una realidad tan lejos de la nuestra. El responsable de Assis, un centro de acogida de Barcelona, nos dice que muchos “sin hogar” eran como nosotros, son como nosotros, que nunca creyeron verse en esta situación. Que a veces los mira y tienen actitudes de personas tranquilas y felices, aunque es sólo una fachada. Los mira y se pregunta ¿cómo pueden ser felices viviendo así?.

Yo me pregunto que ellos cuando nos vean, totalmente ajenos a su realidad, ignorando su presencia y saturados de cosas materiales, también se preguntarán ¿pero cómo pueden ser felices viviendo así?

M.J. Trinidad Ruiz.

PRÉSTAME TU HÉROE.

Tenemos sed de héroes.  En un momento crítico, en el que tenemos la respiración parada, para no hacer ruido y cerramos los ojos para que no nos vean, como cuando eramos pequeños, pues los principales dirigentes políticos del país, incluida la oposición confirman todos a una que la economía está resucitando de entre las más oscuras cenizas. Ahora, que estamos dispuestos a quitarnos estos sayos de conformismo, y salir a la calle con rabia e indignación por la bandada de cuervos que saquean todas las arcas de nuestro país, desde las del estado a la corona, indignados por tanta corrupción y tanto consentidor untado con manteca hasta el tuétano, ahora que íbamos a poner la península patas arriba (porque las islas ahora que llega la temporada fuerte no están para reivindicaciones utópicas) ahora… ahora van y nos dicen que la economía va mejor. Que el paro está menos mal, que es como decir, que estamos muertos de hambre, pero con menos hambre que ayer. Por primera vez en mucho tiempo, oposición y gobierno coinciden en datos. Deseo que eso sea así. No vamos a pensar mal y creer que es porque han visto una orejas muy grandes asomar, con pelo largo y gafas de empollón erudito profesor de universidad. Podemos confiar en ellos. Sí, seguro que podemos.  Y es que estamos desesperados y necesitamos un líder, un mentor, un coach, un patriarca si me apuras. Necesitamos un héroe. Alguien al que sigamos sin temor, sin resquicias, como un fan, como un seguidor, como un niño de la mano de su madre, seguro, confiado, entregado y ocupado en sus quehaceres, con la tranquilidad de que su protector vela por su seguridad, por sus intereses, por su bienestar y por su futuro. Y en esta búsqueda ansiosa, nos encontramos por el camino con muchos candidatos que tienen adeptos debido a su carisma, sus seguidores ven en ellos ese carácter entregado y con fuerza que nos hace falta. Independientemente de la ideología que profesen y por supuesto sin valorar la veracidad de sus discursos, todos tienen en común un mismo patrón, distinto del que comulgaba hasta ahora y tanto mal nos ha hecho, esa pasividad en actos, esa tontuna compartida y permitida, poca cualificación, caracter descafeinado y vacío de valores.

Buscamos nuevos héroes, ya puede ser Pablo Iglesias con su grupo de intelectuales sin chaquetas que arrasan y promenten el cambio, lo que aún no quedan claro el cambio que traerán, Pedro Sánchez, guapo, atlético y con humor,… lo más parecido a un Obama español, Yanis Varufakis, (está permitido que sea extranjero, mientras no sea americano) que queda claro con esa chaqueta de cuero que no lo va a parar nadie y sacará a Grecia del hoyo y seguramente con tanta fuerza que saldrá toda Europa agarrada a su tobillo. Y no me refiere sólo a heróes políticos, eso sería para salvar nuestro país, y en estos momentos queremos salvarnos nosotros, nuestro yo más profundo, y para eso necesitamos héroes en todos los ámbitos. Jordi Évole, aunque a él también le podríamos englobar con los políticos, pues entiende de política más que ellos mismos; Dani Rovira, como voz del pueblo y de nuestra necesidad más intrínseca de reírnos de nosotros mismos como instinto de supervivencia; Rafa Nadal y su envidiable perseverancia y talento, que tanto nos gustaría tener y tan lejano lo vemos; la jueza Alaya, y este caso es hecho empírico, pues esta señora tiene hasta club de fans. Y es que estamos sedientos de héroes y heroínas, de esos de las películas, que acaban con todos los malos y siempre salen ganando los buenos. Aunque en esas mismas películas, los buenos son íntegros y valientes. No consienten injusticias ni se quedan callados o miran hacia otro lado cuando ven agredir al de al lado. Los buenos muchas veces han de pasar por el camino de la vergüenza y la humillación hasta conseguir su victoria que es lograr que la verdad, la honestidad y el buen hacer queden por encima del mal. Los buenos han de ser honestos y honrados, con el amplio, virtuoso y a la vez difícil campo que ello comprende. Y eso, señores es un camino que pocos quieren recorrer, como diría su señoría Doña Mercedes C.Alaya.

M.J. Trinidad Ruiz

EN ESTA PAREJA SOLO SOY YO.

Aferrarse a lo que ya se ha ido aunque  aún esté presente. Por supuesto no  me refiero a la muerte de un ser querido, que en ese caso y dependiendo de las circunstancias todas las emociones se disparan y justifican a partes iguales, si no al amor ciego, desesperado y verdadero  de una pareja a otra que está porque aún no ha tenido ocasión de irse. Porque la cobardía le impide dar los pasos que el otro dará en un ataque de orgullo aprendido de peliculas de serie B. Ataque que tapará con suplicas, lloros y desconsuelo, sabiendo que ya se ha ido, aunque siga presenta en el día a día. Que ya dijo adiós, el día que confesó que no te amaba, el día que sollozó que esa otra chica había sido un error y que no sabe bien como pasó todo. Tú no le has creido, pero tu humillación es la única artimaña de retenerlo y de intentar poner en pie todo este mundo de lego destruido en un segundo. Esto es aferrarse a un clavo ardiendo. Y no es la otra persona la que arde, si no la falta de confianza en uno mismo. A veces tu vida va dando tumbos y cuando creemos que lleva un camino firme, un camino con patrones ya andados y fáciles de narrar, comprensibles para todo el que te rodea y arropado por esta hipócrita sociedad, es muy dificil romper este cruel mapa, sin caminos opcionales.

También se puede mantener una amistad muerta. Muerta de cariño, de comprensión, de discusiones por ver quien tiene la razón o quien está envejeciendo mejor.  Ella ya se fue. Ya no es tu complice. Entiende tus bromas, como las podría entender cualquier mujer de tu edad, casada y con hijos. Bromas de mujeres que aún siendo autónomas, trabajadoras, que han viajado, han leido y han observado, conservan las retahílas machistas de sus madres sobre el hombre y el hogar, y añaden los chistes escandalosos fueras de tono que en su juventud las hicieron reir sin tapujos. Tus anécdotas actuales resbalan por sus oidos sin llegar siquiera a asimilarlas. Le contarás con gran pudor alguno de tus miedos y comprobarás que se le han olvidado en un par de días. Te ignora. Lo sabes. Tú, ella y todo el que te rodea. Bueno tú haces como que no lo sabes. Pero lo sabes.

El apego más cruel es aquel que se hace a un hijo que se quiere despegar de tí. No hay consuelo. O tal vez eres tú el que no ha sabido madurar. Nunca entendimos que los hijos no son nuestros, si no que están en nuestros brazos para criarlos, amarlos y darles alas. Malditas alas. Como las hicimos tan fuertes.  Y vamos detrás de ellos, como mendigos llamando a puertas ajenas, aguantando las caras hediondas de sus parejas que nunca nos tuvieron el mínimo cariño, porque siempre te tendrán la mitad de amor que tu hijo. No significa que no te quiera, simplemente no te necesita en su vida. Tendrás que revisar si alguna vez desde su vida adulta lo hizo.

Puedes sentirte dependiente incluso de un compañero de trabajo o estudios. Aquel con el que tomas café, pero solo si tú te unes a su marcha, porque jamás te invitó. Al que le preguntas por sus hijos, su perro y su prima de Valdemorillo, pero al que no le importas que te quedes apartado en el rato libre de la reunión de trabajo, mientras él lidera corrillos y va quedando para tomar una cerveza para ver el partido del viernes. Al que le haces todos los favores posibles y le cambias turnos como moneda de cambio a su amistad sociable, necesaria y sana para poder desarrollarte en el ámbito en el que pasas tantas horas y marca en gran parte el ritmo de tu felicidad. Y él te devuelve la moneda, creciéndose ante su súbdito, con el amor propio el doble de ancho, porque está relleno también del tuyo y solo para él. A veces ignorando, a veces consciente, pero siempre huidizo.

Que exagerado se ve todo en el papel. Y que reales son. Y que podemos hacer en estos casos, cuando somos nosotros los únicos que mantenemos este apego. Tenemos que finalizar con esta relación dolorosa, estéril y manipulada por el otro.  Podemos jugar a un juego con ellos. Retémosles. Quedamos para tomar un café en un bar a medio camino, cada uno con una lista de como mejorar nuestra relación y posibles soluciones. Si alguno de los dos no va, es que da por finalizada la relación o que se niega a cambiarla porque no ve la necesidad y se siente ofendido por la continua evaluación. Para siempre.

Déjalo. Te comprendo. Tal vez hemos exagerado los sentimientos.

M.J.Trinidad Ruiz

HUMOR Y RESPETO, SÍ QUIERO.

¿Claves para que una relación sea perfecta? Pues primero habría que analizar a los sujetos de la misma. Si es una relación de pareja, padres e hijos, amigos/as, compañeros de trabajo e incluso vecinos de habitación de hotel. Dependiendo de cual sea variarían muchos detalles, pero hay dos imprescindibles: el humor y el respeto. El humor entendido desde la fina ironía hasta la carcajada estrepitosa y chirriante que desestresa de forma inmediata y abre la puerta a la relajación. La risa une, crea vínculos de felicidad, nos encanta estar rodeados con gente que nos hace reir, con la que reimos, a la que hacemos reir. La sonrisa fruto del humor irónico, de la fina interpretación de lo que sucede en el momento, del adjetivo amable que se le pone a algo que sucede delante de nuestras narices de forma esperpéntica, de la crítica agría que hacemos directamente al buen trabajo ajeno para dar palmadas en la espalda sin querer ser palmeros.

Respeto. Miramiento, consideración, deferencia… incluso diría, una base de amor a nosotros mismos. Quien respeta a los demás de una forma íntegra, firme y con orgullo, tiene una parte de sí mismo perfectamente desarrollada. Un respeto sin saraos ni florituras, que cuando no está la otra persona crece y se envalentona, llegando a convertirse en admiración, si es compañero de relación duradera. El respeto debe ir acompañado de la no crítica gratuita a espaldas de la otra mitad del convenio, de la consideración de opiniones distintas de la nuestra aún cuando conlleven una discusión sin acuerdo. Quien respeta no puede ridiculizar bajo ninguna excusa ni pretexto a la otra persona, porque esa parte perfectamente desarrollada que tiene en su interior y le lleva a respetar a esa persona, se lo impediría. Le impediría agredir verbalmente a quien tiene delante que es igual que él, comprendiendo que el ataque es una defensa de sí mismo contra el mundo.

Ríe y respeta, no es necesario compartir la vida con él si no te apetece. Hazle sonreir y respeta sus opiniones aunque no vaya a ser aquello que tú no fuiste capaz de ser.  Sonrei y respeta los tiempos porque la vida pasa y no podemos estar siempre donde estuvimos.  Haz sonreir y respeta que cada uno cumpla sus obligaciones con un tempo diferente.  Ríe y respeta que a veces, tus carcajadas molesten a tu vecino de habitación de hotel.

M.J. Trinidad Ruiz

VUELTA AL DATE PRISA

imagesEncantados con sus libros nuevos y el reencuentro con viejos amigos. Mochila a estrenar, peinado pulcro, zapatillas del cumple e ilusión renovada. Llegamos temprano, que este año no se diga que somos los últimos siempre de la fila, saludamos con sonrisas interminables y contamos nuestros casi tres  meses de verano en diez segundos de conversación mientras nuestros hijos e hijas de colocan tímidos en el lugar correspondiente algunos y otros charlan de forma animada. Perfecta vuelta al cole. Mentira. Estamos ya estresados antes de empezar porque sabemos que llegaremos tarde todos los días como sucedió el año pasado y el anterior y el anterior. Este verano ha sido todo un jaleo de colocar a los niños entre los abuelos y los campamentos de verano, o estábamos de ellos hasta la coronilla todo el día en casa con el “me aburro” a  cuestas, pero este detalle lo obviamos y preferimos hablar de nuestras maravillosas vacaciones: dos días, una noche y bocadillo de calamares que no está el asunto para más . (Este último detalle también lo obviaremos). La cuesta de Septiembre supera a la de Enero con creces: libros, ferias,  uniformes, matrículas para extraescolares,… Las editoriales se empeñan en que realicemos todo tipo de colecciones, desde el esqueleto humano, colección ya rancia de usada, hasta la alucinante y emocionante ¡colección de las matemáticas! Los estudiantes desde 0 a 25 años chillaron de miedo al escuchar esto. Colección de libros de matemáticas… ¡Qué miedo! Pero que ser tan enrevesado puede tener eso en su salón ¿Stephen King? ¿Bram Stoker?¿Jorge Javier Vázquez?

De vuelta a la rutina, tan buscada como asqueada se vuelve. Y para hacer honor a las mencionadas matemáticas, puedo confirmar un hecho empírico, la frase que más diremos este otoño-invierno es… ¡Date prisa!