19895055_10213297272329038_8278569410837412642_n

¿Quieres saber qué puede hacer la música por ti? ¿ Y lo que puedes hacer tú por ella? Estas dos preguntas encabezan la web de Pilar Vizcaíno y con ese abrazo de bienvenida, nos abre las puertas de su casa, de su escuela de música.  Ella se define como maestra, y esa credencial es la que mejor le representa, por su sencillez y rotundidad.  

Con una trayectoria intensa y extensa, esta emeritense,  ha sido la primera mujer extremeña en poseer la Licenciatura Superior en Dirección de Orquesta. A través de la lúdica de la música, desarrolla talentos.

Con diez años, encontró su  sitio en la banqueta frente al piano, aunque esa banqueta se torna batuta, compañera y directora que con pulso de arquero traza líneas nunca rectas, para que el camino jamás torne tedioso.

 

Pilar, con qué mención te encuentras más cómoda:  profesora de música, directora de orquesta, pianista, artista, creadora, …

Pilar Vizcaíno: Pues te falta una que creo que es la que mejor me define: maestra. Mi vida es la música y la educación. Me encanta enseñar y aprender cada día de todo lo que mis alumnos tienen para ofrecer.

Vibras como apasionada de la música que eres. Esta pasión, la has heredado de tu abuela Pilar, ¿Fue ella quien también te inculcó el tesón necesario para el desarrollo de tu carrera musical?

P.V.: Fueron ella y mi madre las que me han inculcado el tesón necesario para desarrollarme en todos los aspectos de mi vida. Son 2 mujeres luchadoras que me han enseñado que puedo conseguir lo que me proponga sin miedo y con mucho trabajo.

¿Quién o quiénes son tus referentes dentro de tu ámbito profesional?

P.V.: Tengo la suerte de tener muchos “maestros” que me acompañan en este camino. Mi carrera en la dirección empezó con Jesús Amigo que me descubrió este mundo apasionante y continuó de la mano del maestro O. Calleya y de Silvia Olivero. Aprendí a ser maestra gracias a Chisco Álvarez y a un montón de profesionales maravillosos de la educación que tenemos en nuestro país y eso me ha completado como directora y músico.

 Cuando empezaste a caminar en este mundo, ¿lo hiciste con objetivos definidos, o nunca imaginaste llegar a donde estás ahora?

P.V.: En realidad empecé por casualidad pero pronto me atrapó tanto que se convirtió en una manera de vivir. No sé muy bien si he llegado a algún sitio. Lo que si tengo claro es que me encanta mi trabajo y disfruto con él cada segundo. Subir a una tarima y tener un montón de músicos en frente a los que poder dirigir es un sueño cumplido.

He buscado información acerca de mujeres directoras de orquesta. Haberlas hailas, reconocidas profesionalmente, pero desconocidas. ¿Te has encontrado en la tesitura de sentir que laboralmente tenías techos de cristal sobre ti por el hecho de ser mujer?

P.V.: Haberlas hailas y muchas pero el techo de cristal sigue siendo todavía muy grande. Lo que pasa es que creo que todas tenemos un denominador común: somos cabezotas y conseguiremos acabar con él poco a poco. Sólo es cuestión de trabajo y tesón.

Hace poco he asistido a un concierto en el Auditorio Nacional que dirigía una mujer, Karina Canellakis. Fue un concierto espectacular con una segunda parte dirigida de forma exquisita. Cuando salí escuché muchos comentarios y casi todos decían lo siguiente: “con lo jovencita y lo poquita cosa que es, qué bien lo hace”. Eso no se suele decir de un hombre pero a nosotras nos toca, así que, poco a poco y luchando mucho.

Con la Joven Orquesta Ciudad de Mérida (JOCME) has interpretado algunas de las bandas sonoras de conocidas películas en el festival de cine inédito de Mérida.  ¿Has colaborado en algún film u obra teatral con alguna de las manifestaciones artísticas que desarrollas?

P.V.: Pues todavía no pero hay algún proyecto gestándose para no dentro de mucho tiempo.

Y con esta orquesta, también estuviste en la entrega de las medallas de Extremadura 2017 ¿Qué supuso para vosotros este acontecimiento?

P.V.: El teatro Romano para los emeritenses es un lugar de referencia y tocar allí para un músico es un paso gigante en su desarrollo profesional y personal. Fue un día muy emocionante para todos nosotros.

21314708_1662862027066486_2238605375560631067_n

Trabajar con artistas debe ser enriquecedor, pero cuando además esos artistas son niños, doy por hecho que tienes la mochila repleta de momentos entrañables. ¿Recuerdas  alguna experiencia con especial cariño?

P.V.: Recuerdo muchísimas y siguen pasando día a día. Tengo la suerte de estar rodeada de unos músicos y unas familias maravillosas que hacen que mi trabajo sea facilísimo. Últimamente recordamos mucho nuestros inicios que fueron duros pero muy entrañables. Éramos 15 y casi no teníamos instrumentos pero construíamos música desde la humildad y el cariño y eso nos ha llevado a donde estamos hoy, 47 músicos que trabajan, ríen, comparten y disfrutan con la música día a día.

Desde Octubre del pasado año diriges la escuela de música Pilar Vizcaíno ¿Qué directrices u objetivos relevantes marcas en ella para conseguir que tantos padres la elijan, para la formación musical de sus hijos?

P.V.: Disfrutar con lo que hagan sus hijos cada vez que cruzan la puerta de la escuela y que compartan música con quienes tienen cerca. Ése es mi principal objetivo y el de todo el equipo que trabaja conmigo.

Una vez despierto el interés por la música, ¿es algo que acompaña siempre a la persona o el porcentaje de niños que abandona el seguimiento en su formación es superior al que continúa de una u otra forma ligado a ella?

P.V.: Ser músico exige un gran esfuerzo. Muchas horas de estudio, soledad y renuncia y para eso lo tienes que tener muy claro. Son muchos los que empiezan y cada vez más los que continúan.

Eres componente de la formación Caesar Ensemble, de la que podemos disfrutar en eventos públicos o privados, con incursiones en distintos estilos. ¿Qué nos ofrecéis con esta agrupación?

P.V.: Pues una forma de hacer inolvidable el evento que acompañamos. La música siempre hace que cualquier celebración sea especial. Hacemos muchas bodas y esas son todas especiales. Los novios cada vez le ponen más cariño a su día y quieren que para todos los que los acompañan sea inolvidable y eso la música lo consigue siempre.

Algunas de las cosas que dices del Coro, formación distinta a la anterior, es que en los ensayos encuentras amistad, cercanía y curiosidad por aprender. ¿En qué grado están unidos los valores de las personas al valor de la música?

P.V.: En todos. Mis “jóvenes” cantores buscan un rato de diversión y esparcimiento en su semana llena de trabajo y obligaciones y en el coro encuentran el sitio perfecto para desconectar y disfrutar cantando. Se crean lazos de amistad fuerte a través de la música y además aprenden a conocer la técnica vocal y se dan cuenta de que les quedan muchas cosas por aprender, que son capaces de aprenderlas y que nunca es tarde.

 Creadora y miembro de las diferentes composiciones que hemos visto, la JOCME (Joven Orquesta Ciudad de Mérida), Caesar Ensemble, el coro, la escuela,… ¿Cuál de ellas es tu ojito derecho, la más mimada?

P.V.: Esa es una pregunta difícil porque cada una de ellas aporta mucha riqueza a mi vida, pero la principal es la escuela, ése sí que es un sueño cumplido que me permite seguir luchando por todos los demás. Y encima tengo la gran suerte de estar rodeada por un equipo maravilloso de profesionales que me ponen la vida muy fácil.

¿Dónde os podemos escuchar y ver próximamente?

P.V.: El siguiente reto es el Palacio de Congresos de Mérida el día 16 de Noviembre. Seremos los encargados de inaugurar la edición de este año del Festival de Cine Inédito de Mérida.

¿Tienes algún proyecto futuro donde pisar tierra y así poder avistar el siguiente destino?

P.V.: Lo bueno de dirigir esta escuela llena de niños y adultos locos por la música es que cada vez que abres la puerta los proyectos entran con ellos así que alguno hay y estamos trabajando para que se hagan realidad.

Por último, ¿con que sueña Pilar Vizcaíno cuando no está envuelta entre notas musicales?

P.V.: Suele ser raro que no esté envuelta en notas y soñando con seguir compartiendo música con todos los que nos acompañan en este camino, pero una playa y un buen libro es uno de ellos también.

 

Entrevista y redacción:

M.J.Trinidad Ruiz

http://www.trinidadruiz.com

 

Anuncios